Este año se han denunciado 129 casos de acoso laboral cada mes

Este año se han denunciado 129 casos de acoso laboral cada mes

Bogotá registra el mayor número de casos presentados al Ministerio de Trabajo, entre enero y junio.

¿Cómo afrontar el acoso laboral?

 

Foto:

123rf

Por: Justicia
13 de agosto 2019 , 09:52 p.m.

Frases intimidantes, gritos y uso de términos descalificativos, prohibición de realizar ciertas funciones y retiro de la carga laboral. Este tipo de conductas fueron denunciadas por una profesora de inglés en Medellín que mediante una tutela, la cual llegó a la Corte Constitucional, pedía que se le garantizaran sus derechos fundamentales.
La docente señalaba que fue trasladada de colegio y que la queja por acoso laboral que presentó no fue investigada adecuadamente.

Y la Corte en una reciente decisión ordenó que ella sea devuelta a su puesto anterior y que su queja se reabra y se investigue de acuerdo a la normatividad vigente.

Ese es uno de los últimos casos sobre acoso laboral que ha llegado a la Corte Constitucional en los que el alto tribunal ha insistido que “el derecho al trabajo no se limita a acceder a un empleo y permanecer en él, sino que incluye la garantía de ser realizado en condiciones dignas y justas. Protección que se extiende a todas las modalidades de trabajo, y que se predica para toda persona sin discriminación alguna”.

El derecho al trabajo no se limita a acceder a un empleo y permanecer en él, sino que incluye la garantía de ser realizado en condiciones dignas y justas

Un documento de la firma de asesoría legal Baker McKenzie advierte que las denuncias de acoso laboral en Colombia se han incrementado desde la expedición de la Ley 1010 de 2006.

El informe señala que en los primeros años de vigencia de la ley, el Ministerio del Trabajo reportó alrededor de 370 querellas; en el primer semestre de 2017 se radicaron 803 denuncias, mientras que a junio de 2018 ya se habían registrado más de 1.400 quejas por acoso laboral en el país. Y este año ya van 775 denuncias.

Bogotá (con 428 casos), Valle del Cauca (111), Antioquia (59) y Caldas (27 casos) son los departamentos con mayor número de denuncias por acoso laboral radicadas hasta junio de este año, según el informe de la firma global de abogados. En el mayor número de los casos la víctima de acoso es mujer.

Igualmente señala el documento que el maltrato laboral es la modalidad de acoso laboral con mayor incidencia en Colombia, “dada la mejor capacidad para probarla, en comparación con otras conductas como la persecución, la discriminación, el entorpecimiento, la inequidad o la desprotección laboral”.

Evelyn Romero, socia principal del área de práctica laboral de Baker McKenzie, señaló que “uno de los retos que presenta la normatividad de acoso laboral es su aplicación práctica”.

Las empresas sancionadas por esto pueden ser obligadas a pagar la indemnización por despido sin justa causa del trabajador que haya renunciado por ese motivo

Y añadió que las denuncias no en todos los casos obedecen a conductas de acoso laboral sino a situaciones relacionadas con “el poder disciplinario o a recomendaciones para los empleados en cuanto al cumplimiento de los estándares de ética y conducta. Es común ver quejas de acoso laboral con el único propósito de buscar una protección laboral o casos sin pruebas que permitan una adecuada investigación”.

La abogada Viviana Plazas advirtió sobre los riesgos que corren las empresas que resulten sancionadas por casos de acoso. “Pueden ser obligadas a pagar la indemnización por despido sin justa causa del trabajador que haya renunciado por ese motivo, así como hasta la mitad del tratamiento médico requerido por la víctima de acoso laboral, en caso de ser requerido”, dijo la abogada.
Para enfrentar el fenómeno del acoso es clave el Comité de Convivencia Laboral que en principio conoce de las quejas.

Cuándo un trabajador es víctima de acoso laboral

Expertos consultados por este diario señalaron que se incurre en acoso laboral cuando un trabajador es sometido a conductas que atentan contra su integridad, su dignidad o su intimidad. Aunque este se se suele relacionar con la relación jefe-empleado, el empleado también puede sufrir acoso de sus compañeros o subalternos.

Si el jefe o los pares se burlan constantemente del trabajador, si lo amenazan con aplicarle sanciones disciplinarias sin justificación; si elevan la voz cuando se dirigen a él, o si por el contrario se niegan a hablarle, se incurre en conductas que, si son repetitivas y sistemáticas, se constituyen en acoso laboral.

Luis Alberto Torres, director del Observatorio de Derecho Laboral de la Universidad Libre, explica que “todo comportamiento que pueda infundir miedo, angustia, desmotivación, cause perjuicio o induzca a la renuncia del trabajador es considerado acoso laboral y deben tomarse las medidas respectivas”.

Incluso, si una persona se siente maltratada física o verbalmente, si es sometida a chantajes, discriminación, violencia psicológica, propagación de comentarios en su contra o si hay brecha salarial por su condición de género, se considera que está siendo víctima de este flagelo.

Torres asegura que aunque en Colombia existe una regulación al respecto, a diferencia de varios países en Latinoamérica, la Ley 1010 de 2006 –mediante la cual se adoptan medidas para prevenir, corregir y sancionar el acoso u hostigamientos en el trabajo– se queda corta al reglamentar la intimidación de la que pueden ser víctimas muchos trabajadores.

Según dicha ley, solo pueden denunciar acoso laboral aquellos empleados que tengan un contrato de trabajo de por medio, con lo cual, explica Torres, quedan desprotegidos un sinnúmero de personas como contratistas, trabajadores independientes e, incluso, aquellos cuya contratación es por prestación de servicios.
Cabe recordar que la Ley 1010 obliga a las empresas a adoptar políticas y reglamentos internos para la prevención del acoso laboral.

La ruta de atención que contempla la ley

1. Si un trabajador siente que sus derechos son vulnerados, debe presentar la denuncia al comité de convivencia laboral de la respectiva organización. Este paso es obligatorio.

2. Adicionalmente, debe poner en conocimiento los hechos ante el inspector de trabajo. Este trámite no es obligatorio.

3. Si la queja no es resuelta adecuadamente por el comité de convivencia, puede interponer una demanda ante un juez laboral o el Ministerio Público, únicos autorizados para interponer las sanciones por acoso.

Tres preguntas a Carlos Alberto Baena, viceministro de Relaciones Laborales e Inspección.

¿A qué se atribuye el incremento en los últimos años en el número de quejas por acoso laboral?

Si bien en lo corrido de este gobierno las quejas han disminuido, muchas veces estas no prosperan porque los trabajadores se dirigen al Ministerio sin haber agotado el trámite ante el comité de convivencia de la empresa o porque el trabajador no aporta las pruebas sumarias o en la mediación que hace el Ministerio se logra una solución para el empleado. Esto es lo que lleva a que el número de conminaciones o requerimientos a las empresas sea sustancialmente inferior al de las solicitudes de intervención de los trabajadores. Es así como en 2017 hubo 169 conminaciones; en 2018, 214 y en el primer semestre de 2019, 144.

¿Qué tanto se ha identificado la aparición de denuncias falsas?


El ministerio no tiene la competencia de declarar derechos, esta competencia le es dada al juez en el caso de un trabajador del sector privado, o a la Procuraduría en el caso de un servidor público. Por esta razón será el juez quien determine si la denuncia se basó en hechos falsos o contrarios a la verdad. En cuanto a la temeridad de la queja, es decir que la queja carezca de fundamento fáctico y razonable, es el juez quien impone una sanción de multa, que puede ir entre medio y tres salarios mínimos legales mensuales. No obstante, una vez se recibe cualquier denuncia o solicitud, el inspector de trabajo conmina de manera preventiva para que se dé cumplimiento al procedimiento preestablecido en el reglamento interno de trabajo de la empresa. Si la empresa no cumple con el reglamento interno, se inicia un proceso administrativo sancionatorio.

¿Se han detectado casos en los que se hayan pagado indemnizaciones con acusaciones que solo buscan protección laboral?

Frente al pago de la indemnización por terminación del contrato sin justa causa, cuando el trabajador haya renunciado por causa de acoso laboral, estas son determinadas por la jurisdicción laboral. En el caso de las indemnizaciones, es dado al juez declararlo. Sin embargo, en caso de querellas por violación al reglamento interno de trabajo, este ministerio puede imponer multas de hasta 5.000 salarios mínimos legales mensuales.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.