¿El divorcio debe mantenerse con restricciones o debería ser libre?

¿El divorcio debe mantenerse con restricciones o debería ser libre?

La Corte Constitucional estudia dos demandas que buscan eliminar las causales de divorcio.

Dovorcio

La demanda busca que el cónyuge responsable de la separación también pueda presentar la demanda de divorcio.

Foto:

123.rf

Por: Milena Sarralde Duque
17 de marzo 2019 , 10:32 a.m.

Aunque hoy parece un procedimiento sencillo, hace 27 años las parejas en Colombia no podían acceder a un divorcio con todos los efectos civiles. Fue el 17 de diciembre de 1992 que el país logró convertir este derecho en realidad, permitiendo ante la ley el divorcio bajo nueve causales.

Pero desde entonces las leyes del divorcio se han mantenido sin muchos cambios, por lo que, contrario a lo que sucede en otros países como Argentina, Bolivia, Nicaragua, España, Suecia o México —en donde el divorcio puede pedirse unilateralmente de forma libre—, en Colombia las parejas siguen obligadas a que el matrimonio se deshaga de común acuerdo o a cumplir con una de las otras ocho causas por las cuales el divorcio se puede pedir sin el consentimiento de la pareja. 

Esto obliga a las personas a mantener relaciones en las que ya no quieren o no pueden seguir. Por eso, en la búsqueda de un divorcio libre y que le permita a las personas terminar un matrimonio sin restricciones, dos personas demandaron el Código Civil y los casos están en la Corte Constitucional, en el despacho del magistrado Alejandro Linares. Estas demandas serán estudiadas en la Sala Plena de la Corte, por lo que los magistrados tomarán una decisión en los próximos días.

Esos recursos aseguran que impedir el divorcio libre viola derechos como el libre desarrollo de la personalidad, la igualdad, la dignidad e incluso la estabilidad familiar.

Una de las demandas es de Olga Cecilia Lopera Bonilla, quien asegura que es desigual que a los divorcios civiles se les exijan esas causales, mientras que no sucede lo mismo con las uniones católicas. Los matrimonios que se hacen por el rito religioso ante los ojos de la Iglesia no pueden disolverse, pero, según la demandante, sí pueden eliminarse todos sus efectos civiles a través de un permiso que se solicita ante el Tribunal Eclesiástico, sin causales.

Lopera afirma que esto es desigual ya que ambos matrimonios tienen los mismos derechos y deberes, pero a los casados civilmente “se les restringe el divorcio a nueve causales taxativas”, dejando por fuera una gama de situaciones que pueden llevar a querer terminar la vida en pareja.

El otro demandante, Álvaro Janner Gélvez, asegura que el divorcio sin causales es necesario porque con las reglas actuales “solo el cónyuge que no haya dado lugar a los hechos que motivan el divorcio” es el que puede pedir la separación. El cónyuge inocente es el que no cometió el hecho que lleva a querer disolver la unión. Además, dice Gélvez, las personas están obligadas a probar los hechos para poder disolver la unión civil, lo que termina afectando su intimidad al tener que revelar situaciones como las infidelidades o la ausencia de una vida sexual dentro de la pareja.

Divorcios

Crecimiento en divorcios en 7 años.

Foto:

EL TIEMPO

Los que piden mantener las causales

Pese a los argumentos de los demandantes, el Ministerio de Justicia asegura que se deben mantener las restricciones para el divorcio y alega que es válido que en Colombia no sea posible terminar un matrimonio por la simple voluntad de uno de los cónyuges. El Ministerio dice que para terminar ese contrato “se deben valorar los intereses de los hijos y de los propios contrayentes”.

Además, dice el Ministerio, limitar el divorcio busca “proteger la institución familiar” y mantener las obligaciones y derechos que surgen después de contraer ese vínculo.

En otro concepto, la Universidad Externado asegura que se deben mantener las restricciones debido a que el matrimonio tiene una dimensión moral, que no solo implica pasar la vida al lado de otra persona, sino también “asumir los deberes que de dicha unión se derivan, como protección, fidelidad”.

El concepto indica, además, que las causales del divorcio se diseñaron “no para facilitar la terminación del vínculo matrimonial, sino para cumplir con el deber estatal de proteger la familia”.

La Universidad Externado asegura que si se permite una especie de “divorcio exprés”, esto llevaría a reconocer que la única unión válida es la unión marital de hecho, que puede deshacerse sin exigencias legales. Además, dice que las restricciones no violan el libre desarrollo de la personalidad porque el contrato del matrimonio se celebra de forma libre y las personas no están obligadas a vivir con quien no quieren estar, pues una de las causales es la separación de cuerpos.

La Corte Constitucional ha recibido otros conceptos como el de la Universidad Libre y la Academia Colombiana de Jurisprudencia que aseguran que no es cierto que el matrimonio religioso se pueda anular por uno de los cónyuges sin argumentar ninguna causa, pues cuando se activa la propia culpa es porque en el rito católico se establece que el matrimonio nunca existió.

La Procuraduría General asegura que el matrimonio civil y el católico no son iguales, por lo que los efectos de su terminación son diferentes. Afirma que al anularse el matrimonio religioso se establece que este nunca existió, por lo que la forma en la que se da esa separación es distinta.

Divorcio sin restricción

Una opinión diferente tiene el Instituto Colombiano de Derecho Procesal, que asegura que se deben eliminar las causales de divorcio, ya que limitarlo “genera afectaciones a los cónyuges y expone a la familia al escarnio público judicial, lo cual vulnera el derecho a la intimidad de sus miembros y de los hijos”.

Esa institución sostiene que obligar a mantener una relación artificial produce más daños que beneficios, y agrega que “el divorcio libre es la recuperación del destino reduciendo el daño personal y familiar”. Para proteger a los cónyuges que dependen económicamente del otro y que hoy reciben una cuota de alimentos cuando piden el divorcio porque su pareja incurrió en una de las causales, lo que se puede hacer es mantener los deberes que establece la ley, con el fin de reconocer una cuota solidaria para el cónyuge que no quería la ruptura.

El divorcio libre es la recuperación del destino reduciendo el daño personal y familiar”

Así, asegura el instituto, se debería crear una regulación para reconocer indemnizaciones, alimentos y proteger a la pareja que resulte vulnerable tras el fin de la unión.

Para el abogado Helí Abel Torrado, experto en derecho civil, se deben aceptar las demandas que llegaron a la Corte, pues poner límites al divorcio viola el libre desarrollo de la personalidad y les restringe a las personas sus opciones de vida para buscar la protección del cónyuge que no quiere divorciarse.

Torrado asegura que se deben eliminar las causales estableciendo que “aunque el hecho del divorcio pone fin al vínculo existente entre los esposos, no extingue por completo las obligaciones definidas por la ley”.

Las nueve causales del divorcio
  • Relaciones sexuales extramatrimoniales.
  • El grave e injustificado incumplimiento de alguno de los cónyuges a sus deberes como esposos y padres.
  • El maltrato.
  • La embriaguez habitual.
  • El uso habitual de drogas. 
  • Las enfermedades graves o incurables, tanto físicas como psíquicas, que pongan en peligro la salud del otro cónyuge.
  • Las conductas que puedan “corromper o pervertir al otro”.
  • La separación de cuerpos (judicial o de hecho) que se haya dado por más de dos años.
  • Los casos en los que sea de común acuerdo con el consentimiento de ambos cónyuges, manifestado ante un juez.
Lo que se ha dicho en la Corte y lo que viene

El debate entre el divorcio libre o con restricciones ya se ha dado en la Corte Constitucional. En el 2010, al revisar las causales, la Corte determinó que no se le puede imponer un término de tiempo al cónyuge inocente para pedir el divorcio.

Un año después, en un fallo del 2011, aunque el alto tribunal se negó a permitir el divorcio unilateral sin causas, expuso que la legislación colombiana mantiene un vacío normativo, de cara a las nuevas realidades de la sociedad. En esa ocasión la Corte mantuvo las causales afirmando que el derecho al libre desarrollo de la personalidad no es absoluto, pues hay otros derechos importantes como los de los hijos y el del cónyuge.

En el 2017 la Corte Constitucional volvió a recibir una demanda contra las restricciones al divorcio. En esa ocasión, por ocho votos contra uno (el del magistrado Alberto Rojas) mantuvo las ocho causales.

Una vez las personas firman el contrato de matrimonio, aceptan también las cláusulas de las que se derivan las restricciones para su autonomía

El alto tribunal dijo que no se vulnera la libertad de los ciudadanos, pues una vez las dos personas aceptan el contrato del matrimonio, que firman de forma voluntaria, “aceptan también las cláusulas de las que se derivan las restricciones para su autonomía, así como los mecanismos que hoy existen para disolverlo”.

Por eso la Corte insistió en que hay dos vías para que una personas que no quiere seguir en un matrimonio pueda terminarlo: lograr un consenso con su pareja y terminarlo de mutuo acuerdo, o dejar de vivir con el cónyuge para que, transcurridos dos años, se pueda solicitar el divorcio.

Aunque las dos nuevas demandas que llegaron a la Corte se basan en argumentos distintos a los anteriores, es probable que el alto tribunal se mantenga en la posición que ha tenido en los años pasados. EL TIEMPO conoció las ponencias que presentó el magistrado Alejandro Linares frente a las dos nuevas demandas. Esos proyectos de fallo aseguran que la Corte se debe declarar inhibida de resolver de fondo las peticiones de los ciudadanos que piden el divorcio libre, pues es un asunto que debería resolver el Congreso.

MILENA SARRALDE DUQUE
Redacción Justicia
En Twitter: @MSarralde

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.