Invitamos a la serenidad y a la ponderación: Corte Constitucional

Invitamos a la serenidad y a la ponderación: Corte Constitucional

El presidente de la Corte Constitucional asegura que la decisión sobre Arias no abre un boquete.  

Magistrado Alberto Rojas Ríos

Presidente de la Corte Constitucional, el magistrado Alberto Rojas Ríos.

Foto:

Néstor Gómez. EL TIEMPO

Por: Milena Sarralde Duque
24 de mayo 2020 , 03:16 p.m.

En entrevista con EL TIEMPO, el presidente de la Corte Constitucional, Alberto Rojas Ríos, asegura que la decisión de la Corte no abre ningún boquete ni es el apocalipsis.

-1. ¿Cuáles fueron los principales argumentos de la Corte Constitucional para encontrar que a Arias se le vulneró el debido proceso?​

La Corte Constitucional estimó que la decisión de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de negar la impugnación interpuesta por el ciudadano Andrés Felipe Arias contra el fallo que lo había condenado constituye una violación directa de la Constitución. Dicha determinación no tuvo en cuenta que el Estatuto Superior había reconocido el derecho fundamental a la doble conformidad en el artículo 29, así como en los artículos 14.5. y 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y en  la Convención Americana sobre derechos humanos. Este caso se resolvió de acuerdo con la evolución que ha tenido el derecho a la doble conformidad en la jurisprudencia de internacional. En ese contexto, la Corte recordó que el mencionado derecho había progresado hasta decantarse en una garantía amplia e integral que opera a los casos fallados en única instancia por los máximos Tribunales en materia penal de los Estados. Dicho cambio paulatino significó que el ordenamiento jurídico colombiano ajustara su estándar respecto del derecho a impugnar la primera sentencia condenatoria. 

(Le sugerimos leer: Claves para entender qué pasó en caso de Andrés Felipe Arias).

¿Por qué la mayoría de los magistrados concluyeron que el efecto debía ser inter partes, y no inter comunis, como usted les había propuesto?​ Es decir, fue solo para Arias y no para todos los casos en igual situación...

La Mayoría de la Sala consideró que era acertado limitar los efectos del fallo al caso analizado, debido a que ello garantizaba la vigencia de la Constitución y del derecho a impugnar la sentencia condenatoria del ciudadano tutelante. Al respecto, indicó que, por regla general, las sentencias proferidas en acciones de tutela tienen efectos inter-partes. Ahora bien, entendió que la posición judicial decantada en esta oportunidad podría resolver los demás casos similares a los del ciudadano Arias a través de la figura del precedente judicial. De ahí que cualquiera que se encuentre en las mismas condiciones fácticas y jurídicas puede solicitar al juez ordinario o constitucional la aplicación del estándar de protección del derecho a la doble conformidad.

Invitamos a la serenidad y a la ponderación

En su comunicado, la Corte Suprema dijo que se cambiaron las reglas de juego para favorecer exclusivamente a Arias. ¿Cree que esto se habría solucionado si el efecto se hubiera extendido de forma automática a todos los que estaban en la situación del exministro?

Deseo precisar que las reglas de juego jamás cambiaron de forma intempestiva. La decisión que adoptó la Sala Plena de la Corte Constitucional en el caso del señor Arias es resultado del avance progresivo del derecho a la doble conformidad que se viene decantando desde tiempo atrás. Quiero recordar que la Corte Interamericana reconoce el derecho a impugnar la sentencia condenatoria como mecanismo amplió e integral para los aforados que fueron juzgados en única instancia desde el caso Liakat Ali Alibux vs. Suriname. Esta decisión, además, refleja las consideraciones que al respecto ya había realizado la Observación No. 32 del 23 de agosto de 2007 del Comité del Pacto Internacional de Derechos Humanos, y la Sentencia de la Corte Interamericana del 17 de noviembre de 2009, en el caso Barreto Leiva vs. Venezuela. A nivel interno, en las Sentencia C-792 de 2014, la Corte Constitucional reconoció el derecho a impugnar la sentencia condenatoria en el estándar similar al internacional, y con base en esa decisión, el Congreso expidió la ley de doble instanica del 2018, el cual se aplica hacía el futuro. 

(Lea también: Arias: un caso que dividió al país, la política y a las Cortes)

¿Cuáles fueron sus razones para salvar su voto?

Algunos magistrados, Alejandro Linares, Antonio José Lizarazo, José Fernando Reyes y yo, consideramos que este asunto implicaba resolver una serie de problemas que requerían regulación del legislador, de acuerdo con los exhortos que la Corte habría enviado al Congreso en repetidas ocasiones. A título de ejemplo, dichos inconvenientes son: determinar el juez competente para resolver la impugnación; establecer cuál es el plazo para promoverla; precisar qué sucede con la prescripción; y regular sobre el régimen de libertad de condenados en única instancia. Entonces, consideramos que era necesario la regulación por parte de Congreso para zanjar cualquier discusión, como había ocurrido en el acto legislativo 01 de 2018.

Andrés Felipe Arias y su escándalo de Agro Ingreso Seguro, en fotos

Andrés Felipe Arias y su escándalo de Agro Ingreso Seguro, en fotos

Foto:

Ana María García

Por mi parte además de las razones enunciadas, quería que se ampararan los derechos de los demás ciudadanos que se encuentran en la misma situación que Andrés Felipe Arias. Ello se conoce como amparo con efecto inter comunis, protección que la Corte ha proferido en otras oportunidades, por ejemplo en la Sentencia SU-214 de 2016. Esta decisión determinó que las parejas del mismo sexo podían contraer matrimonio en garantía del derecho a la igualdad. A su vez, extendió la protección a las demás personas que se encontraban en similar situación. Con ello, no volvieron a llegar a la Corte Constitucional más acciones de tutela de ese grupo poblacional reclamando ese derecho. 

(Le recomendamos leer: Pese a discrepancias, relación seguirá siendo cordial: Corte Suprema). 

Invito a la Corte Suprema de Justicia a observar con serenidad, ponderación, sin ofuscación y con templanza la decisión del máximo tribunal.

¿Por qué la Corte Constitucional tiene en cuenta en su argumentación un precedente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, como la decisión en el caso contra Suriname, del 30 de enero del 2014?

Las decisiones de la Corte Interamericana son relevantes en el ordenamiento jurídico interno por disposición de la misma Constitución de 1991. Ello se conoce como Bloque de Constitucionalidad. La Convención Americana sobre derechos humanos y el Pacto de San Jesé de Costa Rica son uno de esos tratados que Colombia ha ratificado. En otras palabras esos instrumentos vinculan al Estado Colombiano.

El jueves en la rueda de prensa usted afirmó que esto no implica un choque de trenes con la Corte Suprema, ni se está descalificando su trabajo, porque ese alto tribunal no actuó arbitrariamente e hizo lo que tenía que hacer. ¿Pero entonces, por qué aún así se concede la tutela de Arias?

Las decisiones que emite la Corte Suprema de Justicia tienen presunción de legalidad y de acierto, como sucede con los demás jueces del país. La Corte Constitucional no realizó ningún análisis sobre la valoración de las pruebas o del razonamiento jurídico que sustentó el fallo sobre la responsabilidad penal de Andrés Felipe Arias. Sin embargo, ello no quiere decir que se avale un desconocimiento del derecho a impugnar su condena.

 En su comunicado, la Corte Suprema asegura que acata pero no comparte el fallo. ¿Qué opina de eso?

Tengo un profundo respeto por la Corte Suprema de Justicia y sus decisiones. He sido un abogado litigante por de más 30 años de experiencia, tiempo en que ha estudiado y celebrado muchas de las decisiones de la Sala Penal de la Suprema Corte. Es un buen síntoma para la institucionalidad acatar las determinaciones de las autoridades judiciales, como advierte el comunicado de la Corte Suprema. Es más, resalto de forma superlativa ese fragmento del comunicado. Ahora bien, en el derecho es normal que existan desacuerdos o debates jurídicos. Como dije, respeto esa opinión y la entiendo como fenómeno propio y normal del derecho.

¿La Corte Suprema aseguró que esto crea inseguridad jurídica, que es un precedente peligroso, pero usted mismo aseguró que esto no es el apocalipsis en la justicia. ¿No cree que, como algunos han dicho, se está abriendo un boquete?


La decisión que tomó la Corte Constitucional no es el apocalipsis ni el Leviatán. Solo se garantizó la vigencia de la Constitución y de los derechos fundamentales de un ciudadano. Me han contado que el fallo adoptado el jueves implicaría revisar alrededor de 30 o 40 casos, lo cual jamás aparejaría el colapso del sistema judicial, ni implicaría abrir un boquete. Este tipo de afirmaciones son opiniones respetables, empero no reflejan los efectos de esta sentencia. La Corte solo tuteló una garantía procesal que conduce a revisar un fallo condenatorio y no a la injusticia. Invito a la Corte Suprema de Justicia a observar con serenidad, ponderación, sin ofuscación y con templanza la decisión del máximo tribunal. No está bien que se piense jamás que nuestros jueces en las más altas instancias obran en sus decisiones con pasión, y sin la ponderación y el juicio sereno que los colombianos esperan de nuestros jueces.

(Lea también: Términos en procesos judiciales seguirán suspendidos hasta 8 de junio)

La Corte Constitucional dejó muy claro que el fallo de Arias queda en firme, que no hay posibilidad de prescripciones ni de libertades ¿Cree que esto debería darle tranquilidad a ciertos sectores que advertían posibles efectos de impunidad?

En efecto, la Corte precisó que en este caso no operaba las figuras jurídicas de la prescripción o los fenómenos similares del paso del tiempo. La Sala Plena dio un amparo integral que no permite extinguir la pena o la acción penal, ni apareja la libertad de Andrés Felipe Arias. Lo único que hizo la Corte Constitucional fue reconocer el derecho a impugnar el fallo condenatorio a un ciudadano. Tales previsiones dejan a salvo la justicia en los casos que han sido fallados e impiden la impunidad en los mismos.

¿Cómo explicarle a la gente que esta decisión, como usted lo dijo el jueves, no es de izquierdas ni derechas, sino que la mayoría decidió proteger un derecho que encontró vulnerado en ciudadano que lo reclamó?

La Corte Constitucional amparó el derecho fundamental de una persona y aseguró la vigencia de la Constitución. Los derechos humanos no son de una sola persona, son de toda la humanidad, por lo que deben ser protegidos con independencia de la corriente política y sin distinción alguna. Deseo llamar la atención a los principios de universalidad e de igualdad de los derechos humanos, los cuales otorgan una defensa a cualquier persona. Quiero recordar que el único partido del juez constitucional es la Carta Política y garantizar su aplicación. Esos mandatos fueron defendidos por la Sala Plena de la Corte Constitucional en el caso del señor Arias.

MILENA SARRALDE DUQUE
Subeditora de Justicia
En Twitter: @MSarralde

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.