¿Uribe podría seguir siendo senador pese a su detención domiciliaria?

¿Uribe podría seguir siendo senador pese a su detención domiciliaria?

Un párrafo de la decisión de la Corte Suprema de Justicia generó dudas al respecto. 

Expresidente Uribe

El expresidente y jefe máximo del Centro Democrático, Álvaro Uribe. 

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Justicia
10 de agosto 2020 , 05:23 p. m.

Hace una semana la Corte Suprema de Justicia resolvió la situación jurídica del expresidente y senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, documento en el que decidió continuar la investigación en su contra por los cargos de soborno a testigo y fraude procesal, y además ordenó su detención domiciliaria. 

Al ordenarse su detención, expertos daban por hecho que Uribe tendría que ser suspendido de su cargo como senador, e incluso algunos ya habían hablado de quién podría reemplazarlo en caso de qué el renuncie. 

Según los expertos, esa salida inminente de Uribe se debía al artículo 359 de la ley 600 de 2000, que  establece que "cuando se imponga medida de aseguramiento en contra de un servidor público, en la misma providencia se solicitará a la autoridad respectiva que proceda a suspenderlo en el ejercicio del cargo”.


Lea también: Los argumentos de la Corte en el expediente contra Alvaro Uribe). 

En el voluminoso documento de más de 1.500 páginas la Corte establece que la detención preventiva de Uribe -argumentada por la Sala de Instrucción en que el senador podría obstruir la justicia- fue sustituida por la detención domiciliaria, "de manera que el senador Uribe Vélez cumplirá la privación de la libertad en el lugar que señale para dicho efecto". 

Pero adicional a esto, la Corte Suprema hace una afirmación que es la que ha generado las dudas sobre si Uribe podría continuar en su cargo como senador. 

(Además: Abecé del caso que tiene detenido al expresidente Álvaro Uribe Vélez). 

El alto tribunal asegura que esa detención domiciliaria se dará "sin que resulte
necesario solicitar de forma previa la suspensión en el ejercicio del cargo,
por cuanto en el inciso final del artículo 359 de la Ley 600 de 2000, se prevé la posibilidad de prescindirse de esta formalidad, pues no se advierte entorpecimiento de la buena
marcha de la administración". 

En efecto, el párrafo que cita la Corte hace parte del final del artículo 359 de esa ley. Y ese párrafo dice que "no es necesario solicitar la suspensión del cargo cuando a juicio del funcionario judicial, la privación inmediata de la libertad no perturba la buena marcha de la administración". 

No es necesario solicitar la suspensión del cargo cuando a juicio del funcionario judicial, la privación inmediata de la libertad no perturba la buena marcha de la administración

EL TIEMPO consultó con algunos magistrados de la Corte Suprema, y uno de ellos aseguró que, en un escenario normal, la función de Uribe como senador sí se vería perjudicada al estar detenido en casa por cárcel. 

Sin embargo, como por cuenta de la pandemia el Congreso ha venido sesionando de forma virtual, dijo que aún no está claro si esa situación implique para la Mesa Directiva del Senado que él puede seguir teletrabajando, aún estando detenido.  

(Lea también: ¿Por qué sesiones virtuales deben ser última opción para el Congreso?). 

Otro magistrado de la Corte Suprema le dijo a este diario que para él, en cualquier caso de detención domiciliaria, aún cuando la Corte no se lo haya pedido directamente al Congreso, el legislativo sí debe proceder a la suspensión porque la detención no es compatible con el cargo. "¿Cómo se vería una persona detenida incitando una reforma a la justicia?", preguntó el magistrado. 

Señaló que es una casualidad que el Congreso ahora sesione virtualmente, por la pandemia, pero si lo estuviera haciendo físicamente no cabría ni siquiera hacerse una pregunta como esta. 

El magistrado también dijo que no se pueden revolver las cosas. Señaló que interprestar el párrafo de la decisión de la Corte como que Uribe puede seguir siendo senador, es equivocado, pues asegura que lo que dice la norma y quiso decir la Corte es que en este caso, como la detención no afecta la función pública legislativa -porque la pueden seguir cumpliendo otros senadores, y en nada afecta la detención de uno de ellos al servicio del Congreso- no había necesidad de pedir la suspensión previamente antes de hacer efectiva la casa por cárcel. 

Según el magistrado, esta figura de pedir la suspensión previa antes de la detención se  había creado por la ley del 2000 como un mecanismo para proteger la función pública, no al funcionario, en los casos excepcionales en los que su detención pudiera afectar la administración, algo que no tiene lugar en el caso de Uribe. 

El director del Colegio de  Abogados Penalistas, Francisco Bernate, señaló que no es posible que Uribe siga ejerciendo como senador en casa por cárcel. "La legislación colombiana es clara en establecer que cuando se imponga una medida de aseguramiento, puede ser domiciliaria o intramural, contra un servidor público, debe procederse a la suspensión", dijo Bernate. 

Lo que sucede, explicó, es que cuando se trata de un delito contra la administración pública, como que el funcionario -como un alcalde- no contestó una petición a tiempo o cometió un abuso de autoridad, en casos muy excepcionales un funcionario público detenido podría seguir despachando desde la casa. Por ejemplo, le dijo a EL TIEMPO, sería la situación en que detienen a un alcalde por una inundación pero le permiten seguir trabajando desde su casa, porque suspenderlo perjudicaría más el interés público.

"Pero la regla es clara en señalar que ello solo aplica en beneficio de la correcta marcha de la administración pública. Así, el delito por el que está siendo investigado el senador Uribe no es un delito contra la administración pública, sino un presunto delito supuestamente cometido como particular contra la administración de justicia, por eso no puede hablarse de la correcta marcha de la administración pública en este caso", dijo Bernate. 

Para Bernate, interpretar lo que dice la Corte como que Uribe no queda suspendido "no consulta el espíritu de este artículo (el 359)" y además advierte "una contradicción interna entre dejar preso a una persona -porque según la Corte puede afectar la administración de la justicia- pero dejarlo en su cargo, porque entonces no afecta la eficaz administración pública. No corresponde y además no es coherente", dijo. 

En todo caso,  en el fallo de la Corte Constitucional que tumbó una parte del decreto con el que presidencia había autorizado las sesiones virtuales -al considerar que no era el presidente el que debía establecer esas sesiones, sino que el mismo Congreso, cambiando su reglamento, podía hacerlo- el alto tribunal dejó claro que la presencialidad es la regla y, la virtualidad, la excepción. 

En ese caso, la Corte dijo que las sesiones presenciales deben privilegiarse y que las virtuales deben reservarse para asuntos menores y de poca trascendencia legislativa.

También dijo que, cuanto antes, el Congreso debía volver progresivamente a una presencialidad total, situación que hace incompatible la detención de Uribe con el Senado. En el Congreso el proyecto sobre sesiones virtuales está pendiente de su último debate en la plenaria del Senado. 

JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.