Ser absuelto penalmente de un accidente no lo exime de la reparación

Ser absuelto penalmente de un accidente no lo exime de la reparación

La Corte aseguró que aunque alguien sea absuelto en materia penal puede ser condenado civilmente.

Choque

En 2018, 6.476 personas en Colombia perdieron la vida en accidentes de tránsito.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: Justicia
27 de mayo 2019 , 10:25 a.m.

La Corte Suprema de Justicia aseguró que aunque a una persona la absuelvan penalmente de su responsabilidad en un accidente de tránsito, es posible que se apliquen en su contra sanciones en materia civil. 

Eso significa que si bien un ciudadano se puede librar de una condena en prisión o una pena no privativa de la libertad por protagonizar un accidente de tránsito, es posible que aún tenga que responder civilmente por esos hechos, es decir, con indemnizaciones y reparaciones a las víctimas del siniestro. 

Este fallo de la Corte se dio al estudiar el caso que una mujer -junto con varios integrantes de su familia-, presentaron contra dos personas y la aseguradora Seguros Generales Suramericana S.A. 

La familia pidió declarar que eran responsables civilmente por los daños que sufrieron tras un accidente de tránsito que ocurrió en junio del 2007, en la vía que conduce de Copacabana a Antioquia. 

El accidentes se generó cuando el conductor del vehículo perdió el control del coche, invadió un andén y atropelló a Luis Orlando Ramírez Zuluaga, esposo de la mujer que presentó la denuncia y padre de la familia demandante, quien murió en el siniestro. 

En su demanda, la familia pidió una millonaria indemnización para la esposa de la víctima.  

Según los registros de la Secretaría de Transporte y Tránsito de Copacabana, el carro circulaba a una velocidad superior a la permitida (iba a 60 kilómetros por hora en una zona de 30 kilómetros por hora), pero en el proceso también se dijo que al parecer un segundo vehículo habría llevado a que el del conductor que atropelló al peatón, perdiera el control.

Posteriormente, la Fiscalía le imputó al conductor del vehículo el delito de homicidio culposo, pero tras terminarse el proceso penal, el juez decidió absolverlo por "existir dudas en la forma como ocurrió el accidente", es decir, por falta de pruebas que permitieran determinar su responsabilidad. Esa decisión fue apelada, pero confirmada por un Tribunal Superior de Medellín, pese a que la familia aseguró que la responsabilidad del conductor en el accidente era clara, ya que la víctima se encontraba en un andén, al frente de su empresa Constructora Turipana, cuando fue atropellado. Según el Tribunal que lo absolvió, lo que llevó al accidente fue el segundo vehículo en la vía, y no la velocidad en la que iba el conductor. 

Tras la absolución en materia penal, el Tribunal Superior de Medellín se negó a fallar la demanda civil a favor de la familia afectada. Su argumento consistió en que, según la ley 600 del 2000, las demandas civiles no pueden prosperar en los casos en los que una persona haya sido absuelta en materia penal. Según dijo el Tribunal, un fallo en materia civil no puede contradecir lo que indicó un juez penal, por lo que se debía también absolver al conductor de pagar indemnizaciones. 

Pero al estudiar el caso, la Corte Suprema de Justicia determinó lo contrario.

Aseguró que si bien es cierto que la ley 600 del 2000 permitía anular la responsabilidad civil en los casos en los que una persona resulta absuelta en lo penal, esto cambió a partir del primero de enero del 2005, cuando comenzó a operar la ley 906 del 2004. 

Esta última norma, dice la Corte, nunca hizo mención a los efectos que la absolución en un proceso penal tiene sobre los procesos civiles. "En la actualidad en el ordenamiento jurídico colombiano no existe precepto legal que regule específicamente los efectos en materia civil de la absolución penal por los mismos hechos, cuando éstos se hayan presentado después del primero de enero del 2005". 

En ese sentido, la Corte asegura que los efectos de una absolución penal no son absolutos en el fallo de responsabilidad civil, sino relativos. Esto porque, asegura el alto tribunal, mientras el fallo penal tiene un fin de naturaleza pública, es decir, en defensa de los intereses de la sociedad en general, los fallos civiles tienen una finalidad privada, encaminada a satisfacer los requerimientos patrimoniales de las personas afectadas por una acción. 

En plata blanca esto quiere decir que si bien el juez no puede ignorar que existe un fallo penal absolutorio, tampoco puede limitarse a reproducir lo dicho en la decisión penal al estudiar una demanda civil, lo que lo obliga a ver caso por caso qué deberes pudieron haberse infringido. 

Al estudiar el caso concreto, la Corte Suprema aseguró que si bien el conductor del vehículo causante del accidente fue exculpado penalmente, "ello no lo exime de la responsabilidad civil como propietario del automotor, en el cual se desarrollaba una actividad de alto riesgo". 

Desde el punto de vista de la Corte, en las demandas de responsabilidad civil ocasionadas por actividades peligrosas (como lo es la conducción de un vehículo), "la víctima sólo está obligada a probar el daño y la relación de causalidad, mientras que al autor no le basta probar diligencia o cuidado, ni ausencia de culpa -dado que esta se presume-, sino que debe acreditar plenamente la presencia de un elemento extraño como causa exclusiva del daño, esto es, fuerza mayor o caso fortuito, culpa de la víctima o la intervención de un tercero". 

Para la Corte, el Tribunal no explicó por qué la presencia de un segundo vehículo fue la causa exclusiva del accidente, sin entrar a analizar, por ejemplo, la velocidad a la cual iba el vehículo que atropelló al peatón, infringiendo el límite permitido, lo que pudo incidir en su capacidad de maniobra si llegara a ser cierto que había otro carro que le hizo perder el control.

Por esto, afirma la Corte, "no puede deducirse que el efecto del roce se tornó inevitable o irresistible para el aquí invocado, o que la culpa del conductor del otro vehículo fue la exclusiva y determinante causa del accidente". 

Así, la Corte dice que en lugar de entrar en el ámbito de la especulación, en estos casos debe tenerse en cuenta la violación de la norma de velocidad, que es el "rasero más objetivo en orden a definir si el accionar demandado fue o no imprudente". 

JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.