Secciones
Síguenos en:
Abogada que buscó prohibir el aborto denuncia a tres magistrados
Natalia Bernal Cano

Doctora en derecho constitucional Natalia Bernal Cano.

Foto:

Natalia Bernal Cano

Abogada que buscó prohibir el aborto denuncia a tres magistrados

Natalia Bernal presentó una denuncia ante la Comisión de Acusaciones. 

La abogada Natalia Bernal Cano, a quien el 3 de diciembre pasado la Corte Constitucional pidió investigar disciplinariamente por supuestas actitudes irrespetuosas con el alto tribunal y un presunto abuso del derecho al presentar toda clase de recursos sin sustento ante esa corporación, presentó una denuncia contra tres magistrados del alto tribunal ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes de la Cámara. Los magistrados denunciados por Bernal son Gloria Ortiz, Alejandro Linares y Antonio José Lizarazo.

Bernal es la misma abogada a quien el año pasado la Corte Constitucional le negó dos demandas con las que ella buscaba que se prohibiera por completo el aborto pues el alto tribunal se declaró inhibido ya que no encontró que sus argumentos fueran suficientes para hacer un análisis de fondo y tumbar la cosa juzgada en este caso, en donde desde el 2006 la interrupción voluntaria del embarazo está permitida en tres casos. 

Desde entonces, Bernal ha intentado anular uno de esos fallos señalando que desde que la Corte tomó la decisión hasta que se publicó el fallo pasaron más de 6 meses, y además ha dicho que supuestamente no tuvieron en cuenta sus argumentos que, según ella, fueron manipulados y adulterados en el fallo que fue publicado. Pero además, la abogada ha presentado nulidades en la demanda de Causa Justa que busca lo contrario a lo que ella quería.

(Lea también: Corte pide investigar a abogada de caso de aborto por irrespeto). 

Esta demanda de Causa Justa, que fue admitida para evaluación en la Corte Constitucional el 19 de octubre pasado, pide eliminar del Código Penal el delito de aborto para que las mujeres no sean judicializadas cuando interrumpen su embarazo en circunstancias distintas a los tres casos permitidos. 

Según Bernal, su denuncia en la Comisión de Acusaciones fue presentada por "la gravedad" de las acusaciones de la Corte en su contra, pues en la decisión en la que el alto tribunal le pidió a la Sala Disciplinaria de la Judicatura -hoy Comisión de Disciplina Judicial- evaluar la posibilidad de investigarla, la corporación dice que la abogada ha incurrido en expresiones irrespetuosas y hasta amenazantes contra los magistrados y un abuso del derecho al radicar múltiples recusaciones solo porque los magistrados no son de su agrado.

(Lea también: 'Nunca he consignado injurias o amenazas contra magistrados': abogada). 

Incluso, en ese auto la Corte le dice a la abogada que se "abstenga de formular solicitudes irrespetuosas, amenazantes o infundadas hacia los magistrados y magistrados de la Corte", porque podría ejercer en su contra las medidas correctivas que le permite la ley. 

Por eso, Bernal denunció a los magistrados por presunta injuria y calumnia pues según ella en esa decisión la acusaron "sin prueba alguna" de faltas que ella dice que nunca ha cometido. En todo caso, el pasado 19 de  enero tras conocerse el auto de la Corte en el que pedía evaluar a la Comisión de Disciplina si abría contra Bernal una investigación disciplinaria, ella les pidió "excusas públicas" a los magistrados  porque en sus documentos enviados a la Corte usó palabras como "secreto, engaño, deshonesto, y fraude". 

(Lea: 'La ONU es clara: la penalización del aborto debe desaparecer').

Pero además, en la denuncia Bernal asegura que  la Corte supuestamente adulteró los argumentos originales que ella escribió en su demanda "contra el articulo 122 del Código Penal", que era la que pretendía penalizar el aborto por completo. La abogada también dice que en esa decisión la Corte "ocultó material probatorio de carácter científico médico" que según ella demostraba los daños físicos y psicológicos que causan los abortos legales. 

También por "el retardo injustificado de las firmas y publicación tardía de la sentencia C-088 de 2020 fuera del término legal", pues la decisión se tomó el 2 de marzo y se publicó el 20 de octubre.

Según Bernal, el 20 de octubre cuando fue publicado el fallo que negaba su demanda, se dio cuenta de que "gran parte de la argumentación auténtica de mi autoría, incluida en mi demanda de inconstitucionalidad contra el articulo 122 del Código Penal, se adulteró en la sentencia mencionada". 

(Le puede interesar: ¿Despenalizar el aborto en Colombia? Argumentos a favor y en contra).

"Se desacreditaron intencionalmente pruebas médicas de carácter auténtico de daños provocados por abortos legales que yo misma presenté en mis actuaciones judiciales, al presentarlas en providencias judiciales como simples opiniones personales mías sin valor científico", asegura en su denuncia contra los tres magistrados. 

Se desacreditaron intencionalmente pruebas médicas de carácter auténtico de daños provocados por abortos legales (...) al presentarlas en providencias judiciales como simples opiniones personales

La nulidad que Bernal presentó ante la Corte y con la que ella pretende tumbar el fallo que rechazó su demanda está siendo evaluada en el alto tribunal y está a cargo del magistrado Antonio José Lizarazo, a quien ella recusó pero la Corte rechazó esas recusación firmando que es infundada. 

El negarle esa recusación la Corte no solo dijo que Bernal ha sido irrespetuosa, sino también que ella estaba indicando "sin ninguna prueba de ello" que el magistrado Lizarazo había dilatado injustificadamente la suscripción del fallo que rechazó su demanda para facilitar la admisión de la demanda de Causa Justa. "Este razonamiento carece de toda lógica y es inepto para sustentar la solicitud de recusación", dijo la Corte, pues para poder aceptar una nueva demanda contra una norma no se necesita haber publicado una sentencia si hay otra demanda contra la misma ley, pues todos los trámites en el alto tribunal son independientes. 

(Lea también: En Colombia hay 4 demandas para eliminar el delito de aborto).

También la Corte sostuvo que Bernal está abusando del derecho por sus múltiples peticiones infundadas y sus recusaciones a magistrados por el simple hecho de que no son de su agrado a partir de "prejuicios personales", pues dijo que supuestamente Lizarazo tenía un interés en retrasar la publicación de la sentencia que rechazó su demanda sin demostrar ninguna prueba. 

El alto tribunal también le dijo a Bernal que las razones por las que la Corte Constitucional decidió admitir para estudio una demanda como la de Causa Justa o declararse inhibida en la que ella presentó para prohibir el aborto son objetivas y se basan en la jurisprudencia.

El fallo que negó su demanda encontró que ninguno de sus argumentos logró tumbar la cosa juzgada, es decir, no logró abrir un debate sobre por qué la Corte debía volver a pronunciarse en este caso en el que despenalizó el aborto en tres causales en 2006. Incluso, entidades como la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Justicia, el Center for Reproductive Rights, el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Salud, el Icbf, la Procuraduría y varias universidades le dijeron en ese momento a la Corte que la demanda de Bernal era inepta. 

(Lea: Supersalud ha emitido 4 sanciones por negar servicios de aborto).

La Corte rechazó la demanda de la abogada  señalando que ella no puso de presente cuál era el cambio normativo por el que se tenía que hacer un nuevo análisis sobre el artículo 122 del Código Penal, sino que intentó rebatir las razones por las cuales la Corte despenalizó parcialmente el aborto en tres hipótesis hace 14 años. Pero además la Corte dice que a su demanda le faltó "claridad, certeza, especificidad, pertinencia y suficiencia" porque sus argumentos eran genéricos o vagos, porque no plantean un problema de constitucionalidad, no guardan una coherencia argumentativa y se basó en interpretaciones subjetivas sobre el artículo 122 del Código Penal. 

Además, la Corte ha dicho que las razones por las que el fallo en su caso se tomó en marzo y se publicó en octubre son de carácter "eminentemente procesal y de gestión de los documentos respectivos", y una de las causa de la demora, dijo la corporación, fue la suspensión de términos por el coronavirus que alteró lo que dice el reglamento: que las sentencias deben estar firmadas y publicadas en 15 días, máximo 30.

De hecho la demora para publicar sentencias después de que se toma la decisión no es exclusiva de la demanda de Natalia Bernal. Así ha sucedido en varias ocasiones en las que la Corte toma una decisión, pero la publicación de la sentencia se da meses después. 

REDACCIÓN JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.