Secciones
Síguenos en:
Leopoldo López escribe sobre la arremetida de Maduro en Apure
Frontera con Venezuela

Vista de la ciudad de La Victoria, en el estado fronterizo venezolano de Apure, cerca de Colombia, el 25 de marzo de 2021.

Foto:

AFP / Daniel Fernándo Martínes

Leopoldo López escribe sobre la arremetida de Maduro en Apure

Denuncia intereses ocultos en el conflicto que hay en la frontera colombovenezolana.

La guerra que Maduro y sus aliados mantienen contra el pueblo de Apure no empezó el pasado 21 de marzo. El que era un crónico problema –delincuentes que cruzaban la frontera hacia Venezuela para escapar a la acción del Estado colombiano– se potenció a partir del momento en que Chávez asumió el poder en febrero de 1999. Entonces se puso en marcha una operación para despejar el territorio y convertirlo en lo que es hoy: una vasta región donde las narcoguerrillas actúan a su antojo, bajo la protección de fuerzas militares venezolanas.

Apure –más que Táchira o Zulia, ambos estados fronterizos– reúne una serie de atributos que lo convirtieron en un bien altamente apetecible para la mentalidad delincuente de Chávez. Es una región distante de las grandes ciudades venezolanas; de baja densidad –unos 560.000 habitantes, distribuidos en 76.500 kilómetros cuadrados–; atravesada por largos ríos; dedicada, en lo primordial, a la ganadería y la agricultura; con una población históricamente castigada por la pobreza; pero, sobre todo, un estado cuya frontera sur linda con Colombia.

(Le sugerimos: Enfrentamiento en frontera: ¿por qué están las temidas Faes en Apure?)

Quien se anime a revisar los datos de la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida (2019/2020), sobre la situación en que se encuentra la región apureña, podrá constatar la precariedad en la que viven sus habitantes: 93 por ciento lo hace en condiciones de pobreza. Del total, 69 por ciento califica como pobreza extrema. Es uno de los estados donde la oferta de trabajo es más baja: solo 65 por ciento de los hombres y 35 por ciento de las mujeres califican como población económicamente activa. El 84,5 por ciento sufre déficit de los servicios públicos. El 40 por ciento de los niños menores de cinco años tienen una talla inferior con respecto a su edad. Solo el 4,2 por ciento de los hogares tienen acceso a internet.

La política del despojo ha sido sistemática. Se han expropiado fincas productivas hasta conducirlas a su ruina; se han cerrado medios de comunicación; se ha perseguido a pequeños y medianos comerciantes y empresarios, a dirigentes sociales y políticos; se ha obligado a ganaderos de tradición a vender sus fincas; se ha permitido el deterioro de la infraestructura educativa y de la salud. En síntesis, se ha promovido el debilitamiento de la sociedad, para así conducirla a una estado de real indefensión.

Hacen proselitismo a favor de Maduro, rodean sus campamentos de minas antipersonas, detienen y roban a los periodistas que viajan a la zona.

Lo que está ocurriendo en Apure tiene el cariz de una complejísima tragedia, cuyo final resulta, ahora mismo, difícil de prever. No hay, y esto debe quedar claro, ninguna fuerza que actúe para proteger las vidas y los bienes de las familias indefensas. En 2013, tras el triunfo de Lumay Barreto, candidata de Voluntad Popular, en el municipio de Páez –cuya capital es Guasdualito– comenzaron a cambiar las cosas. Pero en el 2015 vino una arremetida que contó con el apoyo del también ilegal e ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, y Barreto fue destituida, para facilitar la acción de los irregulares, presentes en los siete municipios del estado.

Además de los disidentes de las Farc, operan grupos del Eln y de la Fuerza Bolivariana de Liberación (FBL), conocidos también como ‘boliches’. En algunos casos se ha producido este extremo: los criminales se han hecho con el control de pueblos, carreteras y funciones del Estado; imponen la ley, impiden la acción política, controlan la producción, roban o se apropian de los bienes de cualquiera –terrenos, viviendas, vehículos, lanchas, generadores eléctricos, muebles, vestidos, alimentos y más–.

La acción militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) contra uno de esos grupos –me refiero a los enfrentamientos del 21 de marzo y días posteriores– no tiene como objetivo la defensa del territorio venezolano, establecida en el artículo 15 de la Constitución Nacional, sino la de tomar parte en un conflicto entre narcoguerrillas, para favorecer a las bandas de ‘Iván Márquez’ y ‘Jesús Santrich’, que exigen que el grupo de ‘Gentil Duarte’ sea expulsado del territorio que les fue concedido por Maduro.

(Lea también: Así protegen a los refugiados los personeros en la frontera)

Para cumplir con sus obligaciones hacia ‘Márquez’ y ‘Santrich’, uniformados del régimen asesinaron a cuatro miembros de la familia Ramírez Remolina. A continuación falsearon una escena y los acusaron de pertenecer a la guerrilla. Como consecuencia de bombardeos y batallas, varios miles de habitantes de La Victoria, población ubicada del lado venezolano, cruzaron el río Arauca para buscar refugio en la población de Arauquita, en Colombia

Esta nueva crisis de refugiados –4.700 censados por las autoridades de Colombia–, que ha causado la movilización y asistencia de las instituciones de ese país, no ha sido respondida con las elementales demostraciones de gratitud que corresponderían, sino con infamantes acusaciones al presidente Iván Duque y a Colombia, como si esos casi cinco mil compatriotas, casi la mitad niños, no existieran.

Pero los horrores son todavía más. Para cumplir con ‘Márquez’ y ‘Santrich’, ocho soldados venezolanos han perdido la vida –hasta el 6 de abril– y un número no aclarado fueron heridos. Se ha convertido la región en un conglomerado de pistas de aterrizaje para narcovuelos; detienen, torturan y ejecutan a quienes se resisten; establecen rutas de contrabando; crean redes de prostitución de menores; roban reses y otras mercancías; extorsionan y cobran vacunas de forma indiscriminada; acogen a miembros del cartel de Sinaloa y a otros delincuentes que huyen de las autoridades de varios países; reclutan a niños y a adolescentes a la fuerza y los incorporan a sus mafias; saquean las viviendas de quienes han huido a Colombia, e incluso, han quemado algunas de ellas. 

(Le puede interesar: Así funciona el nuevo permiso para solicitantes de refugio venezolanos)

Hacen proselitismo a favor de Maduro; rodean sus campamentos de minas antipersonas; detienen y roban a los periodistas que viajan a la zona a realizar su trabajo; actúan como señores omnipotentes, con derechos sobre el territorio venezolano y las vidas de cientos de miles de habitantes. La reciente declaración de la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, en la que denuncia los evidentes vínculos del régimen con las narcoguerrillas, subraya que la situación de Apure excede el marco nacional y adquiere las proporciones de una real amenaza regional.

Esto debe quedar claro: está ocurriendo una acción, en lo militar y policial, desproporcionada en contra de civiles indefensos. Una vez más, el régimen aplasta a miles de familias inocentes. La solidaridad con el pueblo de Apure es urgente, como urgente es la denuncia, en todo escenario posible, de este gravísimo capítulo de violación de los Derechos Humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro.

LEOPOLDO LÓPEZ
Para El Tiempo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.