De la esperanza al dolor: hace 29 años mataron a Bernardo Jaramillo

De la esperanza al dolor: hace 29 años mataron a Bernardo Jaramillo

El asesinato del líder de la Unión Patriótica fue declarado de lesa humanidad. Recordamos quién era.

Bernardo Jaramillo Ossa

Bernardo Jaramillo Ossa fue asesinado por un sicario el 22 de marzo de 1990.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: ELTIEMPO.COM
22 de marzo 2019 , 04:02 p.m.

En la memoria de parte de una generación colombiana está grabado un eslogan que representa al mismo tiempo esperanza y dolor: “Venga esa mano, país”. Esa frase encabezaba el afiche verde con el que la Unión Patriótica (UP) hacía campaña presidencial en favor de su candidato, Bernardo Jaramillo Ossa. "Porque Colombia es un sueño de todos", era el otro eslogan en la pieza en la que se veía al entonces líder de la UP con una camisa amarilla lanzando un saludo con su mano arriba. "Bernardo Jaramillo, presidente", cerraba el afiche. Pero a Jaramillo lo mataron, un día como hoy, y el sueño de esa colectividad política se sumió todavía más en la frustración por el asesinato sistemático de sus miembros, desde los de base, hasta sus candidatos presidenciales.

Bernardo Jaramillo Ossa

Una persona simpatizante escribe "La lucha continúa" en una valla publicitaria de la campaña para el periodo 1990-1994.

Foto:

Archivo EL TIEMPO.

La esperanza

Serían los últimos años del bipartidismo. La izquierda irrumpía como una tercera opción después de años de disputa política entre liberales y conservadores. El gobierno de Belisario Betancur emprendió procesos de paz con las guerrillas, y de la conversación con las Farc surgió, en 1985, el partido político Unión Patriótica. Del seno de este partido, un manizaleño católico, abogado de profesión y militante comunista, emergería como figura de liderazgo nacional: su nombre era Bernardo Jaramillo Ossa.

Había nacido en 1955, en Caldas, donde comenzó su formación política desde la juventud. Su "vena contestataria" venía de su abuelo paterno, quien había sido un líder comunista, según le dijo Bernardo Jaramillo Ríos a EL TIEMPO en el 2015, cuando se cumplieron 25 años del asesinato.

Desde esa época ingresó a la Juventud Comunista (Juco), donde llegó a roles de liderazgo, mientras adelantaba su carrera de Derecho en la Universidad de Caldas.

A comienzos de los años 80, fue concejal del Partido Comunista Colombiano (PCC) en Apartadó, municipio del Urabá antioqueño donde los movimientos de izquierda eran fuertes de la mano del movimiento sindical bananero. Para ese entonces, el PCC no había roto su vínculo como brazo político de las Farc. Sin embargo, la formación política de Jaramillo lo llevó a alejarse a través de los años de la idea de la lucha armada. Aún más: lo convirtió en contradictor de esta, así como de la idea de la "combinación de formas de lucha" defendida por las Farc.

Luego, en 1986, Jaramillo fue elegido como representante a la Cámara por Antioquia, esta vez como miembro de la Unión Patriótica. En sus primeras elecciones, este movimiento marcó un hito al lograr elegir 14 congresistas, 18 diputados y más de 300 concejales en todo el país. Pero la respuesta a este ascenso de parte de sectores de extrema derecha iba a ser la violencia física, que ya se venía ejerciendo desde 1985, pero que se profundizó en 1987 con la práctica de la "guerra sucia", es decir, la persecución irregular a personas en condición civil hasta el punto del asesinato, por parte de actores paramilitares aliados en muchos casos con agentes del Estado.

Fue entonces cuando asesinaron al excandidato presidencial de la UP Jaime Pardo Leal el 11 de octubre de 1987. Jaramillo Ossa fue su reemplazo como presidente del partido. Al año siguiente, sería elegido representante a la Cámara por Antioquia.

Tanto desde su curul como desde su liderazgo, y en el contexto de persecución a la UP, Jaramillo buscó ampliar la Unión Patriótica, así como alejarse cada vez más de las Farc, como una medida para evitar que sus miembros siguieran siendo asesinados. No se trataba de un capricho suyo, sino del espíritu de la época, pues por esos años estaba ocurriendo la Perestroika, que fue la serie de reformas económicas que precedió a la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La izquierda empezaba a despojarse de sus viejos modelos y Jaramillo no era la excepción.

Pero así como buscaba desmarcarse de las Farc, pedía airadamente al establecimiento que combatiera efectivamente al paramilitarismo. En un conocido discurso, lo dijo de esta manera:

"No se puede hablar de paz, ni ser consecuente con la paz, cuando no se castiga ejemplarmente a los miembros del Estado comprometidos con la violencia hacia la población civil".


El tiempo le daría la razón. El paramilitarismo era entonces una amenaza real con tentáculos que para parte de la sociedad colombiana eran desconocidos o improbables. Luego, quedaría probada la participación de agentes estatales, no solamente en la persecución de la Unión Patriótica; en muchas de las acciones de la década siguiente.

Así llegaron los años 90, con la relativa apertura política que resultó de la desmovilización del M-19, un movimiento con el que Jaramillo llegó a pensar en la posibilidad de alianzas políticas, ya en su condición de senador electo y candidato presidencial. Pero también, y sobre todo, con la oposición de sectores asociados al narcotráfico y al paramilitarismo que estaban dispuestos a torpedear esa apertura política. Habían pasado pocos meses desde el asesinato de Luis Carlos Galán y se acercaban unas nuevas elecciones.

Jaramillo fue entonces el candidato de la Unión Patriótica. Su convicción no era ganar. Él ya daba por triunfador a César Gaviria. Su objetivo era ser una "piedra en el zapato", pero no alcanzó.

Él no le tenía temor a nada y creo que ese fue el peligro y su sentencia de muerte

El dolor

"Yo pienso que -con toda serenidad lo digo y a veces con frialdad-, que yo sé que me van a asesinar", dijo Jaramillo Ossa en una entrevista que resultaría siendo profética.

El 22 de marzo de 1990, a las 8:05 a.m., cuatro balas atravesaron su cuerpo, pese a que estaba rodeado por un equipo de 16 escoltas del DAS. Un joven de 16 años, Andrés Arturo Gutiérrez Maya, fue el encargado de accionar el fogonazo que salió de la ametralladora mini ingram en el Puente Aéreo del aeropuerto El Dorado. Dos años después, el joven sicario sería asesinado en extrañas circunstancias en Medellín.

La pareja de Jaramillo Ossa en ese momento, Mariela Barragán, lo recibió en brazos y, según ha contado, escuchó sus últimas palabras: "Mi amor, no siento las piernas. Estos hijueputas me mataron".

Jaramillo Ossa murió en el Hospital Central de la Policía, en la avenida El Dorado, una mañana como la de este viernes del 2019, cuando no solamente se conmemoran los 29 años de su asesinato, sino que se recuerda que todavía hay responsabilidades por encontrar en este crimen, por el cual fueron condenados los hermanos Fidel Antonio y Carlos Castaño Gil, por asociación para delinquir y por homicidios con fines terroristas.

En 2014, el asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa fue declarado como de lesa humanidad por la Fiscalía General de la Nación. Es decir, se convirtió en un delito imprescriptible para la justicia colombiana, lo que obliga a que las investigaciones sigan su curso indefinidamente hasta encontrar responsabilidades.

Barragán decía, hace cuatro años, que le indignaba tanto el olvido como la impunidad, porque considera que el país le dio la espalda a la Unión Patriótica. Aun más, cuando le preguntaban si había perdonado, la también líder de izquierda respondía: "¿A quién? 25 años después, aún no sabemos quién mandó a asesinar a Bernardo Jaramillo".

La última pista pública de este caso se conoció el año pasado, cuando 12 personas, antiguos escoltas del DAS y la Policía, fueron llamadas a indagatoria. En entrevista dada a 'El Espectador', Mariela Barragán ya había asegurado que, para ella, "hubo un traidor dentro del esquema de seguridad", aunque no sabía quién.

En el marzo pasado, la Jurisdicción Especial de Paz, creada por el acuerdo de paz con las Farc, abrió su sexto caso: la victimización de miembros de la Unión Patriótica, en el cual se han acogido 16 miembros de la fuerza pública y otros cuatro han pedido hacerlo, así como 13 exagentes del DAS. El resumen de esa justicia cuando anunció la apertura del caso fue este: se han emitido 246 sentencias, que han condenado a dos agentes del DAS, 18 miembros del Ejército y 10 agentes de la Policía.

El día de su asesinato, Jaramillo Ossa no llevaba chaleco antibalas, por dos razones. Una, porque sufría de escoliosis y el peso le causaba dolor. La otra, esbozada por su pareja, quien a lo largo de estos 25 años ha sido una de las caras visibles de este caso, como testigo y como víctima, es que no tenía miedo. "Él no le tenía temor a nada y creo que ese fue el peligro y su sentencia de muerte", dijo, en 2015.

El de Jaramillo, pese a su perfil de figura pública, fue un magnicidio en el contexto de los entre 4.000 y 5.000 que han sido calculados por las autoridades, y de los cerca de 6.000 ataques de todo tipo que el partido, encabezado por la hoy senadora Aída Abella, ha logrado documentar. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la Unión Patriótica ha logrado sobrevivir. Así mismo, la memoria de los dirigentes cuyas vidas fueron cegadas, se resiste a desaparecer, como lo demuestran las conmemoraciones que año a año se celebran, por todas las personas asesinadas en esos años aciagos.

Cuentan que el cortejo fúnebre de Bernardo Jaramillo Ossa, en Manizales, estuvo acompañado de una de sus canciones preferidas. Al lado de la salsa y el rock aparecían los tangos en su lista de favoritismos. Uno en particular, 'Volver': "Y aunque el olvido que todo destruye haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida un esperanza humilde que es toda la fortuna de mi corazón".

ELTIEMPO.COM

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.