‘Necesitamos realmente las herramientas para combatir el narcotráfico’

‘Necesitamos realmente las herramientas para combatir el narcotráfico’

El ministro (e) de Justicia dijo que Gobierno espera que la Corte autorice el regreso del glifosato.

Juan Francisco Espinosa

Juan Francisco Espinosa, Viceministro de Política Criminal del Ministerio de Justicia, actualmente Ministro (e) de Justicia.

Foto:

Cesar Melgarejo. EL TIEMPO

Por: María Isabel Ortiz Fonnegra
03 de junio 2019 , 07:42 p.m.

En momentos en que el Gobierno espera una decisión de la Corte Constitucional respecto al uso del glifosato en fumigaciones aéreas, EL TIEMPO habló con el ministro (e) de Justicia, Juan Francisco Espinosa, sobre la estrategia del Gobierno contra el narcotráfico, y la alerta que existe por el creciente consumo de drogas sintéticas en el país.

¿Cuál es el panorama del consumo en Colombia?

Mientras en América Latina se está produciendo un descenso en ciertas drogas, Colombia tiene un consumo que está subiendo. Por ejemplo, el éxtasis se está marchitando en América Latina, pero en Colombia está subiendo; esos son mensajes preocupantes. En cuanto a cocaína, tenemos mayor consumo entre gente joven que el resto de la región. En marihuana estamos por debajo del promedio mundial.

De otro lado, por enfocarnos en el problema de la oferta abandonamos esfuerzos muy grandes en prevención del consumo. Todas esas campañas viejas se abandonaron, perdimos un contacto sobre todo con la juventud respecto al efecto de las drogas.

¿Cuál es la oferta interna que está creciendo?

A nivel internacional se han detectado 899 nuevas sustancias, y en Colombia vamos en 33. Este año detectamos oxicodona y fentanilo, esas dos drogas son opioides. ¿Qué problema grave tiene esto?: lo preparan en cualquier lado, y aquí el químico es un jíbaro que rinde el producto o lo mezcla como quiere.

Han llegado unas drogas llamadas NBOMe, que los traen en polvo y lo que hacen aquí es la labor de diseño gráfico que los hace atractivos. Por moda entre los estudiantes de universidad empezó a consumirse LSD, pero es mentira, cuando uno mira se da cuenta de que no es eso lo que están consumiendo, sino NBomes o en muchos casos ketamina, que es un analgésico para caballos.

El drama que hay detrás es que nuestra red hospitalaria sabe cómo se comporta un heroinómano, alguien con excesos de coca, pero cuando llega el paciente con estas otras drogas, no sabe qué es lo que le está pasando, y mientras se descifra qué fue lo que pasó, la persona muere, y es en la autopsia en la que nos enteramos de que había consumido un poco de vainas químicas.

De otro lado, el kilo de heroína está más o menos en 25 millones de pesos, unos dos gramos unos 25.000 pesos y te puede alcanzar para 20 dosis, sale una dosis a mil pesos, eso es absolutamente asequible, y otro problema que esto tiene un nivel de adicción altísimo, y hay muchos riesgos de contagio de VIH y hepatitis C.

Drogas sintéticas LSD

En Colombia se han detectado drogas conocidas como NBomes.

Foto:

Cesar Melgarejo. EL TIEMPO

¿Cómo están atacando las drogas sintéticas?

Hay un desafío gigante, y es que hemos adaptado unos mecanismos de seguridad para detectar coca que sale, billetes que entran, pero este tipo de drogas, que son un tarrito pequeño, tienen una caracterización diferente. Nos estamos volcando hacia unos sistemas de seguridad que miren todo esto y lo detecten con un fortalecimiento de inteligencia. Estamos trabajando articuladamente con salud, Policía, aduanas, y con educación.

¿Qué cambios incluyeron en la política antidrogas?

El mundo del narcotráfico en Colombia cambió totalmente, lo que terminó pasando fue que con la salida de las estructuras de arriba se desorganizó todo el mercado,
empezaron a llegar actores internacionales y en Colombia los narcos aprendieron que la clave es diversificar, entonces hay gente que es muy buena en cultivos, en logística, que maneja laboratorios, que sabe exportar y lavar plata.

Ahora los narcos usan Ferragamo, van al club, se meten en la sociedad y dicen que son ‘inversionistas de alto riesgo’.  Aquí hay operaciones de 'crowfunding' o de selección de capitales de personas que fondean operaciones. En Medellín tenemos una gente joven que reúnen plata, se consiguen 500 millones de pesos, un representante, que nunca ve al traqueto, invierte el dinero para que el cargamento lo logren sacar y así duplican o más su inversión.

En nuestra política no estamos criminalizando el consumo, lo que pasa es que si no atacamos a los jíbaros y los centros de microtráfico, crece la población bajo consumo, entonces uno tiene mano dura y todo un escenario de persecución a organización criminal. Pero también tenemos que ir por los consumidores, que pueden tener problemática asociada al consumo o no, a los que tienen problemas asociados de salud debemos atenderlos.

También hay un pilar transversal muy fuerte de transformación, que no es otra cosa que la generación de economías lícitas, porque es absolutamente innegable que hay municipios del país que dependen totalmente de la droga.

Este plan es cómo atacamos todo al tiempo. El narcotráfico es la mamá de todos los problemas, de aquí es que sale la plata de corrupción.

Ahora los narcos usan Ferragamo, van al club, se meten en la sociedad y dicen que son ‘inversionistas de alto riesgo’

¿Cómo van a atacar el problema de consumo?

Estudios demuestran que cuanto menos estén los padres pendientes de sus hijos, hay mayor posibilidad de consumo de drogas. El mensaje es claro: las familias son entornos protectores y hay que diseñar estrategias para fortalecer los lazos familiares, en eso estamos.

La gente trivializó mucho el tema de la intervención en parques del presidente Duque, eso es trascendental porque el parque es el sitio donde todos crecimos. Si nosotros permitimos que el parque se afecte con jíbaros, ese es el sitio en donde nos cogen a los pelados.

También hay que pensar en estrategias de cómo sustituímos las drogas externas por las que produce el cuerpo, en el sentido de que el cuerpo tiene una explosión de hormonas a partir de la actividad deportiva, cultural, de conocimiento...

Cómo se resume Ruta Futuro: familia en el centro. Al final de cuentas podemos hacer de todo, pero si aquí no hay un fortalecimiento de los vínculos familiares, esto no tiene solución.

La estrategia también debe tener enfoque diferencial en cada territorio, el mecanismo de protección que generes en Chocó no puede ser el mismo que generes en Meta, el desafío es cómo vamos llegando con una diversificación de la política.

¿Y cómo ven el aumento de cultivos ilícitos?

Hay zonas en las que desde hace muchísimos años hay cultivos ilícitos, pero también se ha producido la migración de los cultivos ilícitos hacia zonas donde es más difícil combatirlos, por ejemplo, los parques naturales. La producción de coca tiene unos niveles de contaminación brutales porque se hace a partir de químicos. No es solo el incremento de cultivos, sino que la contaminación con sustancias químicas se multiplica, entonces el drama ambiental en estos momentos es gigante.

Además, estamos encontrando que hay unos resguardos indígenas en los que ha habido un alto crecimiento de hectáreas sembradas. El narcotráfico también está desintegrando el tejido social y organización política de las comunidades étnicas del país.

Ya hay zonas en las que están volviendo a sembrar la coca que habían erradicado, ¿cómo van a transformar los territorios a los que el Estado no llega?

Lo que tenemos que lograr es cumplir con el Plan Nacional de Sustitución de Cultivos y con los Programas de Desarrollo con Enfoques Territoriales para generar transformación real en el territorio. Eso hace que no sea un problema del Estado solamente, es un problema de la sociedad y del sector privado. Todos tenemos que generar oportunidades.

Eso hace que no sea un problema del Estado solamente, es un problema de la sociedad y del sector privado. Todos tenemos que generar oportunidades

¿Cómo quedó el glifosato en la política antidrogas?

Lo que el Presidente dice es que necesitamos todas las herramientas. Indiscutiblemente, la aspersión aérea con glifosato tiene ventajas en costo y en cobertura porque una sola vida humana que nos evitemos por minas ya justifica toda la operación. Ahora, no es cierto que la aspersión se haga de manera reiterada, las aspersiones se hacen máximo dos veces por año.

Otro factor es que el 6 %del mercado del glifosato del país es el que se consume en erradicación de cultivos ilícitos, el restante es un mercado lícito en que se usa típicamente para arroz, cultivos, caña de azúcar...

En segundo lugar, este gobierno no va a asperjar en zonas de alta densidad poblacional. Lo que estamos haciendo es evaluar todas las alternativas. Estamos revisando todos los estudios con mucho cuidado, mirando cómo estamos en materia de riesgos tanto en materia ambiental como de salud.  La decisión que adoptemos va a estar cumpliendo los requisitos de la Corte Constitucional, pero necesitamos realmente las herramientas para combatir este problema, porque esto le está haciendo un daño demasiado grave al país.

La decisión que adoptemos va a estar cumpliendo los requisitos de la Corte, pero necesitamos realmente las herramientas para combatir este problema

¿Y si la Corte dice no?

Si la Corte no permitiera el uso del glifosato, algo que no veo como el escenario, no quiere decir que nos quedemos quietos, porque es un problema que sigue.

Continuaremos usando erradicación, sustitución, etc. Estamos revisando otros herbicidas y mecanismos orgánicos, lo cierto es que el glifosato es un producto superestudiado a nivel mundial.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA 
REDACCIÓN JUSTICIA
En Twitter: @M_I_O_F

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.