Secciones
Síguenos en:
Piden a JEP verdad sobre autores del crimen de Rodrigo Turbay Cote
Rodrigo Turbay Cotes

La noticia de su muerte fue divulgada por la guerrilla de las Farc mediante un comunicado transmitido en la emisora Chairá Stéreo, de Caquetá.

Foto:

Archivo Familia Turbay Cote

Piden a JEP verdad sobre autores del crimen de Rodrigo Turbay Cote

El que fue presidente de la Comisión Regional de Paz de la Cámara, duro casi dos años secuestrado.

El sábado 3 de mayo de 1997, en Santa Fe del Caguán, un paraje aislado de la inhóspita selva amazónica, fue entregado por la guerrilla de las Farc-EP el cadáver del presidente de la Comisión Regional de Paz de la Cámara de Representantes de Colombia, Rodrigo Hernando Turbay Cote, después de haber sido sometido durante 671 días al más cruel, humillante, perverso y degradante cautiverio contra un dirigente político alguno del país, que se inició con su secuestro el 16 de junio de 1995, en un sector rural del municipio de El Paujil, Caquetá.

La noticia del inesperado hecho criminal se expandió por todo el país y los medios nacionales y extranjeros la publicaron como una coacción física contra un hombre de Estado, que constituía un duro golpe para la democracia de Colombia.

El ‘juicio político’

A los tres meses de su secuestro, las Farc-EP remitieron un comunicado en el cual daban a conocer a la opinión pública que el líder social y político caqueteño se encontraba en su poder, por unas supuestas acusaciones entregadas por antagonistas políticos de Rodrigo, en las que lo acusaban de haberse apoderado de recursos de la carretera Florencia-Suaza, vía cuyo principal gestor fue Rodrigo, pero en el momento de su secuestro ni siquiera había sido adjudicada.

Este hecho, de acuerdo con el imperativo de la organización guerrillera, daba para un “juicio político”, que posteriormente fue llevado a cabo por los secuestradores, quienes, en un acto arbitrario de nefasta justicia privada, convocaron a los lugareños de la Inspección de Remolinos del Caguán para que también determinaran la supuesta responsabilidad de los cargos infundiosos, soportados en falsos testimonios contra el inocente congresista liberal.

El veredicto por unanimidad de la comunidad en ese juicio fue: “Declarar no culpable al doctor Rodrigo Turbay Cote” por los motivos que se encontraba secuestrado, y consideraron que era un procesamiento injurioso, sin ninguna relación con los hechos que tan injustamente le endilgaban.

Se conoció el rumor de una clandestina reunión de políticos del Caquetá en la que habían promovido el recaudo de una alta suma de dinero, como contribución económica para prolongar su cautiverio.

Esa burda estratagema estimulada por los contradictores del dirigente puso al descubierto una tramada conspiración política que tenía como causa final extorsionar la proximidad, en el proceso electoral, de su reelección, que se cumpliría el 8 de marzo de 1998.

Muchas de las personas que presenciaron este arbitrario episodio observaron que el congresista presentaba un acto reflejo, un rostro pálido y su contextura era muy delgada y débil.

Transcurrían los meses y ya cercanos a la celebración de la Navidad, el miércoles 20 de diciembre de 1995, el diputado Rafael Reyes Espinel entregó a doña Inesita Cote de Turbay una carta que tenía como remitente al cautivo Rodrigo. Esa era, hasta ese momento, la única verificación de que él estaba con vida. Su texto conmovió a todas las clases sociales.

La naturaleza de la misiva quedó como una inscripción en la historia política de Colombia. Fue el fiel destello de certidumbre de un ser humano sustraído violentamente de su acción social, política y solidaria, en un hecho perpetrado por un bandolerismo criminal que lo ocultó de sus más preciados seres queridos, de sus comunidades y de su pueblo que lo amaban sin reserva.

En un aparte del precioso texto, condensó como visión apocalíptica para el mundo entero su inmortal frase proverbial:

“… no me siento rehén de las Farc sino cautivo de Cristo y prisionero de la selva más hermosa del mundo” …

En ese prolongado cautiverio y tras un sigiloso silencio, los guerrilleros reaparecieron determinando la exigencia de una cuantiosa extorsión en dinero, mediante cifras supuestamente escritas por Rodrigo, pero que las pruebas de grafología en la Fiscalía demostraron que los rasgos de los números estaban falseados y no correspondían a su caligrafía.

(Puede interesarle: Enfrentamientos de los grupos ilegales desangran el Pacífico nariñense)

Con la esperanza de lograr la liberación de Rodrigo, la familia Turbay Cote realizó todas las gestiones que estuvieron a su alcance ante las diferentes instituciones nacionales e internacionales, de Derechos Humanos, delegaciones de gobiernos, la jurisdicción Episcopal. Pero, desafortunadamente todas fueron fallidas, a pesar de que los comandantes de las Farc, a través de terceros, prometieron la libertad del congresista una vez pasaran las elecciones. Tristemente, todo se quedó en promesas.

La falsa versión

En los momentos en que el pueblo caqueteño solo esperaba con ansiedad el regreso feliz, sano y salvo de su carismático líder y humanista Rodrigo Turbay Cote, el estado mayor de las Farc-EP, frente 14, entregó el domingo 4 de mayo de 1997, en la emisora Chairá Stéreo del municipio de Cartagena del Chairá, un comunicado con una explicación escueta y patrañosa. Señalaban las circunstancias de la muerte de Rodrigo como un hecho ocurrido en momentos en que “se realizaba una operación regular de movilización por las corrientosas aguas del río Caguán, la embarcación naufragó y el político perdió la vida por ahogamiento”.

Su cadáver fue dejado en la caseta del caserío Cristales, donde los habitantes lo velaron toda la noche del sábado 3 de mayo de 1997. Al día siguiente fue entregado a funcionarios de la Cruz Roja Internacional, CRIC.

Son rechazables los términos del comunicado entregado por las Farc y sus dudosas explicaciones. Los campesinos transportistas y pescadores, conocedores de esa región, aseguran que el mes de mayo, en las épocas de invierno, el caudal del río Caguán es muy peligroso y torrentoso, provoca inundaciones en cultivos y haciendas ganaderas, y que los accidentes fluviales dejan personas ahogadas que solo son encontradas varios días después y en sitios muy lejanos, como el municipio de Solano o en otros departamentos. No deja también de ser controvertible que solo se ahogó el señor Turbay Cote, mientras que sus acompañantes salieron ilesos.

Su cadáver fue dejado en la caseta del caserío Cristales, donde los habitantes lo habían velado toda la noche del sábado 3 de mayo de 1997. Al día siguiente fue entregado a la Cruz Roja Internacional.

Los victimarios no se percataron de que la necrología practicada al cuerpo del doctor Turbay Cote revelaría científicamente la realidad de su fallecimiento.

Desde el principio, en el comunicado se manifestó un móvil sospechoso, sin duda alguna. El cuerpo sin vida del congresista tenía todas las secuelas elementales de haber padecido un daño físico y moral y, por su semblante, un carácter adquirido por agonía. Su cadáver no tenía característica alguna de un ahogado.

Apenas en los inicios de su secuestro se conoció el rumor de una clandestina reunión de políticos del Caquetá en la que habían promovido el recaudo de una alta suma de dinero, como contribución económica para prolongar su cautiverio. Se ratifica esta versión con lo encontrado por su hermana Constanza, en el año 2009, en la agenda de escritos del propio plagiado, en la que él consignó lo siguiente:

“… tengo conocimiento por expresiones de guerrilleros que me custodian, que hay intereses creados por políticos en mi permanencia y secuestro” …

Se encuentra en el proceso penal Número 23398, de la Unidad de Extorsión y Secuestro de la Fiscalía General, la versión de testigos sobre la visita de dirigentes políticos regionales a los comandantes guerrilleros, entre ellos alias ‘Rolando’, para oponerse al propósito de la liberación de Rodrigo, ofreciendo a cambio el doble de lo exigido por las Farc a la familia de la víctima.

(Le podría interesar: Gobierno dijo que coronel del Ejército fue secuestrado por disidencias)

Al recibir la infausta noticia de la muerte del secuestrado Rodrigo, doña Inesita, su señora madre, reveló a uno de sus escoltas que ella sabía que pagaban seis millones de pesos para que la guerrilla retuviera a su hijo.

Y no deja de ser desconcertante que los miembros del secretariado, entre ellos Iván Márquez, le manifestara en La Habana-Cuba a Constanza, la única sobreviviente de la familia Turbay Cote, que:

“… Rodrigo era un gran hombre, lo que sucedió con tu familia fue un grave error de las Farc, así lo pienso yo y toda la guerrillerada …”

Ha pasado un cuarto de siglo desde el secuestro del líder liberal, y solo se ha condenado hasta ahora a algunos miembros del secretariado de las Farc. Es inaceptable que Fabián Ramírez haya admitido ante la Justicia Especial para la Paz (JEP) que él era el responsable de la muerte de Turbay Cote, por cuanto estaba bajo su cuidado.

Esta inaudita versión no deja de ser un “piropo” a la JEP. Falta a la verdad, por no señalar con nombres propios a los autores intelectuales de este horrendo crimen y también del asesinato de doña Inés, de su hijo Diego y de los acompañantes.

LEONEL CABEZAS LIZ
Para El Tiempo

También le recomendamos:

-Fiscalía detectó a funcionarios públicos organizando desmanes del paro

-¿Cómo denunciar si fue agredido por policías en las protestas?

-Así fue el ataque de policías a comisión humanitaria en Cali

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.