Nuevas formas de reclutamiento que atacan a los niños

Un informe de la Alianza por la Niñez analiza los desafíos de esta población en el posconflicto.

Reclutamiento de menores por las Farc

Según varios informes, el reclutamiento de menores de edad fue una práctica común en la guerrilla de las Farc.

Foto:

Juan Carlos Escobar / Archivo EL TIEMPO

Por: Vida
07 de noviembre 2018 , 10:01 p.m.

El reclutamiento forzado, uno de los crímenes más atroces cometidos contra los niños y adolescentes durante el conflicto armado colombiano, ha mutado de acuerdo con las nuevas realidades de la vida nacional.

Antes los forzaban a ingresar a las filas de la guerrilla y los paramilitares, pero hoy los reclutan para otros fines: como miembros de las bandas criminales y delincuenciales, como sicarios, extorsionistas y expendedores de drogas, y como trabajadores en los cultivos ilícitos. Y eso ocurre tanto en las grandes ciudades como en las regiones más apartadas.

Esta es una de las conclusiones de un riguroso estudio elaborado por la Alianza por la Niñez Colombiana, conformada 21 organizaciones nacionales e internacionales comprometidas con los derechos de la infancia, y que hace un análisis frente a los desafíos de los niños que han sido víctimas del conflicto armado y frente a las realidades de esta población de cara al posconflicto.

“La persistencia del conflicto armado por la reconfiguración de los actores armados ilegales que buscan ejercer control sobre los territorios y las grandes rentas de economías ilegales (cultivos ilícitos, minería ilegal, contrabando, producción y comercialización de narcóticos y trata de personas) incide en la violación de derechos de la población infantil y en infracciones al Derecho Internacional Humanitario”, advierte el documento, que sugiere adelantar la reforma de la ley de víctimas, extender su vigencia e incluir lo pactado en el Acuerdo Final con las Farc-EP, priorizando a la niñez víctima en tanto sujeto con derechos prevalentes.

“A muchos niños y jóvenes también los reclutan para labores de minería ilegal, en redes de explotación sexual y contrabando. Las condiciones de vulneración de derechos y de riesgo de esta población son muy grandes y deben atenderse de manera prioritaria”, expresó Gloria Carvalho, secretaria ejecutiva de la Alianza por la Niñez, quien destacó que el estudio recoge informes de organizaciones de la sociedad civil y de cooperación internacional que hacen trabajo en terreno.

Las condiciones de vulneración de derechos y de riesgo de esta población son muy grandes y deben atenderse de manera prioritaria

Pero dicho documento, más que alertar sobre las nuevas formas de reclutamiento, analizó las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño, presentadas al Estado colombiano en el 2015, en lo que corresponde a conflicto armado y niñez. Todo esto, en el contexto de la Convención de los Derechos del Niño, que en noviembre de 2019 cumplirá 30 años de existencia. Y de 18 recomendaciones hechas, ninguna se ha cumplido a cabalidad.

Población vulnerable

Destaca, por ejemplo, que uno de cada dos niños de entre los 5 y 6 años de población desplazada no ha iniciado su proceso escolar; 2,6 estudiantes, por cada 100 niños, niñas y adolescentes desplazados entre 5 y 17 años, se matricularon y se retiraron del colegio (la tasa de deserción escolar llega a 2,6) y existe un pronunciado fenómeno de extraedad en básica primaria debido a que un número significativo de niños y niñas son mayores de 11 años.

En el ámbito educativo, los niños desplazados evidencian problemas de aprendizaje y de atención; y en el campo de la salud mental registran una mayor tendencia a la depresión y a la ansiedad, en un nivel moderado y alto, con riesgo clínico.

“La niñez víctima de conflicto armado también enfrenta barreras de acceso a los servicios de salud y para recuperar sus vínculos afectivos, y para garantizar su sostenibilidad en los retornos a sus lugares de origen”, añade Carvalho, y destaca que entre la población infantil víctima de la guerra, la más afectada es la indígena, raizal y afrodescendiende.

“Con este informe, la Alianza por la Niñez Colombiana hace un llamado al país, y principalmente al Gobierno Nacional y entidades territoriales, para que estas observaciones del CDN sean incluidas en los respectivos planes de gestión interinstitucionales e intersectoriales responsables del goce efectivo de derechos de la población víctima afectada por casi 60 años de conflicto armado que, como se verá a continuación, parece no terminar”, advierte el documento, que resalta que los niños son las peores víctimas del conflicto armado –y de todas las formas de violencia– y que por eso deben estar en el centro de las políticas de Estado.

Preocupa la impunidad

El informe de la Alianza por la Niñez también destaca los altos niveles de impunidad en la justicia penal ordinaria y falencias en investigación y judicialización de delitos contra las víctimas de la guerra menores de 18 años. Eso, a propósito de las graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario (incluso por parte de la Fuerza Pública) relativas al reclutamiento forzado o utilización; a la violencia sexual contra niñas y adolescentes mujeres (violación, esclavitud y explotación sexual, embarazo y aborto forzados, y enfermedades de transmisión sexual).

VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.