Gobierno reactivará fumigaciones con drones, aeronaves y carros oruga

Gobierno reactivará fumigaciones con drones, aeronaves y carros oruga

Minjusticia revela que el Presidente anunciará en los próximos días la política antidrogas.

Gloria María Borrero, ministra de Justicia

Antes de ser ministra, Gloria María Borrero fue directora de la Corporación Excelencia en la Justicia.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: Marisol Gómez
10 de noviembre 2018 , 07:58 p.m.

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, quien ha venido defendiendo en el Congreso el proyecto para reformar la Rama Judicial, no oculta su decepción con los cambios que le han hecho los legisladores a la iniciativa. “No estoy feliz ”, afirma.

Espera que el artículo para reemplazar al cuestionado Consejo Superior de la Judicatura por un órgano de gobierno y administración –que esta semana salió del proyecto– pueda revivir en los próximos debates legislativos. “Esta oportunidad no se puede desaprovechar”, enfatiza la ministra en entrevista con EL TIEMPO.

¿En qué queda la reforma de la justicia si el artículo que elimina el Consejo Superior de la Judicatura, uno de los puntos más importantes, fue excluido del proyecto esta semana en el Congreso?

La reforma sigue viva, y así en un debate no pase algo, el tema puede revivir en otro debate. Esa es la esperanza, que la modificación y el fortalecimiento del órgano de gobierno y administración de la justicia esté presente en el tercero y cuarto debate.

¿Hubo ‘lobby’ en el Congreso para que se sacara el artículo que modifica la Judicatura?

No me consta nada y no quiero poner el tema en ese nivel. Desde el primer momento, en el proyecto de Cambio Radical no iba el tema y en el proyecto de la senadora Paloma Valencia, tampoco. Solo iba en el proyecto del Gobierno, que piensa que es urgente el cambio en la Judicatura, porque como está produce problemas. Los partidos no tenían una propuesta de cómo debía ser la reestructuración. Por eso, en la ponencia para primer debate acogen nuestra estructura y en el segundo, los senadores eran conscientes de que había que modificar el Consejo Superior de la Judicatura, pero no pasó el artículo porque tienen temor de que la Corte Constitucional lo vuelva a tumbar, como tumbó el equilibrio de poderes. Dicen que eso tiene que ser concertado con las cortes.

¿Y es así?

Hay dos posibilidades: explicarles bien a los senadores la sentencia de la Corte para que no tengan temor y, segundo, arrancar una nueva conversación Corte-Congreso y Gobierno, para ver si acordamos una estructura.

¿Y cuál es la estrategia del Gobierno para que la transformación del Consejo de la Judicatura vuelva al proyecto que reforma la justicia?

Esta semana voy a hacer una aproximación con todos los actores para que nos presenten la propuesta sobre lo que creen que hay que hacerle a esa estructura de gobierno de la justicia. Esta oportunidad no se puede desaprovechar, y voy a atraerlos a la conversación con los ponentes (del proyecto) a ver si logramos ese paso.

Los cambios a la tutela que proponía el Gobierno también quedaron fuera del proyecto...

El tema de la tutela fue un acuerdo que hicimos desde el principio. Acordamos que no la íbamos a tocar porque, aunque soy consciente de los abusos que hay con ella, el asunto es muy sensible. Voy a respetar el acuerdo político, y no la vamos a tocar en esta oportunidad.

¿Cree que con lo que hay actualmente en el proyecto para reformar la justicia se pueden superar los problemas de corrupción y administración de la Rama?

No. Si usted hace un balance, puede ver que es una reforma muy reducida. El proyecto del Gobierno era robusto, y el de ahora tiene cosas importantes, pero no es robusto. Esperamos que vuelva a adquirir su robustez en los próximos debates, y tenemos que tener claro que todos los problemas de la justicia no se solucionan a nivel constitucional. Así es muy poco lo que uno puede cambiarle a la justicia, y por eso el Gobierno le apostó al órgano de gobierno y administración, que es el que debe liderar toda la transformación. Le queríamos hacer una pequeña cirugía para que fuera más funcional y para que liderara ese proceso.

¿Está hablando del órgano que debería reemplazar al Consejo de la Judicatura?

Sí, que desafortunadamente se tiene que hacer por Constitución. Si se pudiera hacer por ley estatutaria, no nos habríamos metido a una reforma constitucional.

Evidentemente, usted no está contenta con lo que va quedando en el proyecto de reforma de la justicia...

No, no estoy feliz, pero estoy esperanzada en poderlo mejorar y en que los congresistas lo puedan mejorar.

Usted sugirió esta semana que si la reforma no salía bien, su cargo estaba a consideración del Presidente...

Mi cargo siempre está a disposición del Presidente, yo no tengo por qué ofrecerle una renuncia. En este momento, como la reforma está viva, seguiré trabajando; tengo muchas cosas que hacer y me voy a concentrar en aprobar y aplicar la política integral de drogas. Estamos diseñando un plan de choque y uno de mediano plazo para resolver el problema penitenciario y carcelario; tengo que diseñar un modelo de justicia local y rural para llevar justicia a los territorios apartados y me voy a meter en forma a colaborarles a todos los operadores de la justicia en la búsqueda de mayores recursos para la Rama. Tengo muchas cosas que hacer.

A propósito de la política contra las drogas, ¿qué opina de la propuesta que le entregó el Fiscal General al presidente Iván Duque para combatir el narcotráfico?

La estamos evaluando, y algunas de las medidas van a ser incorporadas a la política del Gobierno. El Fiscal también es miembro del Consejo de Política Criminal, y agradecemos muchísimo las iniciativas que nos plantea.

¿Cuáles de ellas son claramente viables?

Casi todas.

Expertos en drogas dicen que quitar la luz en zonas donde hay laboratorios y restringir el cemento y la gasolina debe analizarse a la luz del impacto que pueden tener sobre las comunidades. ¿Qué opina usted?

Lo de la electricidad lo está evaluando el equipo técnico para ver si es factible, por el impacto que eso tiene en las zonas aledañas a los cultivos de marihuana. No le puedo decir si esto va a estar incorporado en la política antidrogas porque, precisamente, están en la evaluación final. En la política que estamos diseñando está la intervención de toda la cadena de producción de la pasta de coca y está la restricción al cemento y la gasolina, como lo debemos hacer.

¿Y ya es un hecho el regreso de la fumigación con glifosato?

Se está evaluando otra vez y se están planteando todos los escenarios. La política antidrogas va a ser presentada por el Presidente esta semana o la siguiente, y dejo que eso lo diga él, pero se han considerado todas las posibles formas para combatir los cultivos ilícitos.

Es decir, está abierta la posibilidad de que el glifosato regrese...

Con todas las precauciones que nos puso la Corte Constitucional.

¿Pero el regreso del glifosato es inminente?

Yo dejo que eso lo diga el Presidente, quien anunciará la estrategia final antidrogas.

Cualquiera que sea el químico que se vaya a usar, habrá fumigaciones; ¿se harán con drones o con aeronaves?

Se ha pensado con drones, con aeronaves y con unas especies de carros que se llaman orugas, que pueden llevar muchos más litros de la sustancia.

¿El plan piloto en Antioquia es autónomo o tiene coordinación con el Gobierno Nacional?

Lo está haciendo el gobernador (Luis Pérez), pero nosotros estamos pendientes. Él está decidido a que en su territorio haya cero coca, y el uso de drones para esos efectos está autorizado por el Consejo de Política Criminal.

¿Qué papel jugará la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos?

El que ha venido jugando, que ha tenido resultado. Es decir, seguimos con eso, que fue producto del acuerdo de paz, y mantenemos la palabra empeñada. Las familias que cumplan seguirán con ese proceso, y se les darán oportunidades productivas en la legalidad.

¿Habrá tratamiento penal distinto para el pequeño cultivador de hoja de coca?

Estamos preparando el proyecto de ley respectivo. Hay uno que cursa en el Congreso y no nos gusta del todo, y eso será materia de la próxima legislatura, pero todos los que estén cumpliendo con el acuerdo de paz serán respetados.

MARISOL GÓMEZ
Editora de Paz y Justicia
En Twiiter: @pazELTIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.