Los militares también han sido víctimas de despojo de tierras

Los militares también han sido víctimas de despojo de tierras

Estudio revela que 218.060 miembros del Ejército y sus familiares han sido víctimas del conflicto.

Fuerza de Tarea Hércules

Son 218.060 personas que han hecho parte del Ejército Nacional y que vivieron y padecieron junto con sus familias el desplazamiento forzado y el despojo.

Foto:

Mauricio Moreno / Archivo EL TIEMPO

Por: Justicia
06 de noviembre 2019 , 09:16 p.m.

Mi familia también enfrentó los rigores de la guerra. Mi papá junto a sus hermanos compraron unas tierras para sembrar arroz, fue un negocio próspero hasta que empezaron a extorsionarlos, y como nos negamos a pagar las amenazas se incrementaron, esto nos llevó a terminar con el negocio familiar. La finca está en Sabana de Torres, en Santander”, relata el coronel Juan Guerra, quien ingresó a la Escuela Militar José María Córdova en 1991.

Luego fue construida en la zona una vía que comunicó gran parte de la región, y esto tampoco jugó a favor de la familia del uniformado.

“Ingresaron los paramilitares y se registró una guerra territorial con el Eln que puso en la mira de los ‘paras’ las tierras de mi familia. Llegaron a tal punto que intentaron secuestrar a mi papá, quien alcanzó a huir, y planearon asesinar a mi mamá inyectándole cianuro. Por fortuna, todo les falló. Pero las amenazas eran diarias. En esa época vivíamos en Bucaramanga, mis padres no pudieron volver a la finca, y a mí me prohibieron ir por temor de que me hicieran algo por ser militar”, recuerda el uniformado cuya familia terminó siendo despojada de su tierra.

La situación del coronel Guerra es solo uno de los casos documentados y reconocidos por la Unidad para las Víctimas, de 218.060 personas que han hecho parte del Ejército Nacional y que vivieron y padecieron junto con sus familias el desplazamiento forzado y el despojo de tierras entre 1985 y 2018.

Por primera vez, un estudio plantea como hipótesis la posibilidad de que el desarraigo fuera una estrategia de guerra utilizada por la guerrilla contra los uniformados del país.

El infome ‘Dimensionamiento del desplazamiento forzado en el país a familiares de integrantes del Ejército Nacional de Colombia entre 1985 y 2018’, elaborado por el grupo Jaime Arteaga & Asociados (JA&A) –y que será revelado este jueves–, señala que “hubo un patrón de afectación en contra de aquellas personas (los uniformados) durante y después de prestar el servicio”.

Ricardo Sabogal, exdirector de la Unidad de Restitución de Tierras y director del proyecto, afirmó que hubo un pico de victimización de uniformados en el 2007 y en las zonas en las que tradicionalmente la guerrilla hizo fuerte presencia en el pasado.

Frente al resto de la población, el pico más alto fue en el 2002, y esto deja entrever que “a estas familias, a estas personas las victimizaron por estar integrando la Fuerza Pública”.

Los investigadores documentaron que el mayor número de casos de desplazamiento y despojo en el Ejército durante el servicio de los uniformados se registró en Antioquia, Tolima, Caquetá y Valle. En especial se hace referencia a la situación de Antioquia, en donde en los últimos 25 años se han registrado 3.864 casos de los 22.059 hechos de ataques a los uniformados o sus familias.

El documento, que se realizó cruzando bases de datos tanto del Ejército como de la Unidad para las Víctimas, señala que el desplazamiento y despojo de tierras del que fueron víctimas los militares se dio en tres etapas. La primera, antes de prestar servicio militar o de incorporarse a la institución castrense, con 158.865 casos reportados. Un segundo periodo de estudio se relaciona a víctimas durante la prestación del servicio, con 22.059, y un tercer escenario los relaciona tras prestar el servicio, con 37.136 registros.

De acuerdo con el estudio, “casi la totalidad de las víctimas son soldados (98 por ciento) y la victimización ocurrió en su mayoría antes de prestar el servicio (73 por ciento)”.

Se debe saber la verdad en todas sus dimensiones y de todas las partes, y se debe dar un paso a la reconciliación entendiendo cuál fue la cuota de sacrificio del otro, incluyendo a los uniformados

El alto número de soldados victimizados, dice el estudio, se explicaría por el elevado número de uniformados frente al nivel de oficiales y por su condición de campesinos que estaban ubicados en las zonas rurales “en las que más vivo estuvo el conflicto”.

Otro dato interesante del estudio es que en años como el 2016, 1 de cada 4 soldados activos había sido víctima de desplazamiento forzado. Esto permite concluir, dice Sabogal, que se debe reconocer que el Ejército en un altísimo porcentaje ha estado compuesto por víctimas del conflicto.

“El Ejército, sus integrantes y sus familias fueron victimizados en mayor proporción que el resto de la población colombiana
”, dijo Sabogal.

El documento plantea que para algunos sectores no es fácil reconocer la victimización sobre los integrantes de la Fuerza Pública, por lo que se señala que uno de “los restos de la justicia transicional es lograr que la sociedad reconozca los efectos de un conflicto armado en cada uno de los actores, en una visión lo más amplia e incluyente posible”.

De hecho, el experto sostuvo que se ha intentado invisibilizar la situación que enfrentaron los uniformados del país y sus familias, “que pagaron un mayor costo, incluso, que el resto de la población civil”.

Añadió que en el marco de la justicia transicional también se debe buscar la verdad de lo que sucedió con los uniformados y sus familias.

“Se debe saber la verdad en todas sus dimensiones y de todas las partes, y se debe dar un paso a la reconciliación entendiendo cuál fue la cuota de sacrificio del otro, incluyendo a los uniformados”, dijo.

JUSTICIA
En Twitter:@JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.