¿Lo dejan dormir los ejercicios misilísticos de Maduro?

¿Lo dejan dormir los ejercicios misilísticos de Maduro?

General Luis Fernando Navarro analiza información de seguridad que se ha filtrado desde Venezuela.

General Fernando Navarro

El general Luis Navarro asumió como comandante de las FF. MM. en diciembre.

Foto:

Fuerzas Militares

Por: María Isabel Rueda / ESPECIAL PARA EL TIEMPO
11 de septiembre 2019 , 08:27 a.m.

El General Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares, analiza la información de seguridad que se ha filtrado desde Venezuela. “Estamos listos a defender nuestras fronteras y nuestra integridad territorial”, afirma. “Pero Colombia jamás disparará primero”

General Navarrro aunque todos sabíamos que Venezuela protegía a guerrilleros de las Farc y del Eln, es la primera vez que nos presentan documentos con las pruebas, como acaba de hacer la revista Semana en su último número. ¿Esas órdenes escritas lo sorprenden, o no son nuevas para usted?

La fuente de la revista es una buena fuente. Nosotros desde el gobierno de Hugo Chávez, conocemos este tipo de informaciones. La guerrilla colombiana ha considerado a Venezuela como su retaguardia. Pero en esta nueva etapa, cuando las Farc están en un proceso de paz con el Estado colombiano y ya se desmovilizan, entregan las armas, queda un grupo armado organizado de residuales, que se asientan en Venezuela, donde empiezan un desarrollo y un crecimiento importante protegidos en ese territorio.

Maduro lo dijo en el marco del foro de São Paulo: ‘Bienvenido ‘Santrich’ y bienvenido ‘Márquez’ ’. Pero, obviamente, de tiempo atrás ellos ya estaban allá. ‘Iván Márquez’ despachaba desde Venezuela desde el año 2004, 2005.

Y ‘Santrich’ manejaba internet desde el campamento de ‘Márquez’ en Machiques (estado de Zulia) y se la pasaba enviando panfletos…

Pero, especialmente ‘Iván Márquez’, una vez comienza a ver que podría terminar enredado con requerimientos de la justicia por narcotráfico, se refugia en Venezuela, donde se siente seguro. Tenemos claridad de la connivencia de las autoridades del régimen de Maduro, de la Guardia Nacional, del Ejército bolivariano; les garantizan permisividad total y absoluta, lo que les permite estar tranquilos.

¿Y hay reclutamiento de personal venezolano también?

Sí, sí, sí. La situación del pueblo venezolano es compleja y eso hace que los muchachos sean una presa fácil de los grupos armados organizados residuales (Gaor) para integrar sus filas.

La revista habla de 2.000 guerrilleros asentados allá…

Nosotros tenemos calculado que en el GAO residual hay aproximadamente 600 bandidos en territorio venezolano, y del Eln, especialmente del frente de Guerra Norte, que delinque en La Guajira y en el Cesar; del frente de Guerra Nororiental, que delinque en el Catatumbo, y del frente de Guerra Oriental, que delinque en Arauca. Calculamos que hay unos 1.000 bandidos de ellos asentados allá, pasan con frecuencia también a territorio colombiano.

Video Jesús Santrich

Último video en el que se ve a Jesús Santrich junto a otros guerrilleros.

Foto:

Captura de video

Los jefes están mandando protegidos desde allá, y los combatientes son los que libran la guerra acá...

Sí. En el GAO residual en Venezuela está ‘Márquez’, está ‘Santrich’, está ‘Romaña’, está ‘John 40’, está el ‘Paisa’, está el ‘Zarco Aldinever’, está ‘Gentil Duarte’... Y del Eln está uno de los bandidos más peligrosos, que es alias Pablito, más otros del Coce (Comando Central del Eln). Mientras el Coce esté allá, será difícil adelantar conversaciones. Y la situación es que allá los jefes están protegidos, mientras que los otros están aquí librando la guerra contra el Estado.

El temor es que estos comandantes que se fueron para Venezuela, que tenían arraigo y autoridad, sean capaces de conquistar a los desmovilizados para que se devuelvan a la guerrilla…

Hay un riesgo, sí, de que se los quieran sacar, pero también el proceso de reincorporación ha venido avanzando. En este momento hay 24 Espacios Territoriales de Capacitación (ETCR) donde más o menos calculamos que hay unos 3.000 exintegrantes de las Farc, y hay otro número mayor que ya no está en esos puntos de concentración, sino desarrollando otro tipo de actividades a nivel nacional.

No ha habido un solo incidente en los ETCR, porque ahí hemos estado garantizando la seguridad; puede que ya afuera haya ocurrido cosas, muertos, heridos, pero adentro no. Está la seguridad, y los planes del Gobierno han estado funcionando en coordinación con el mismo partido Farc.

(También le puede interesar: Maduro insiste en que 'hay amenaza real de conflicto' con Colombia)

Dice Semana: “Si bien era previsible, hasta ahora no se había confirmado de manera oficial la presencia en territorio colombiano de agentes encubiertos venezolanos en las zonas de reincorporación de los desmovilizados de las Farc”. ¿Eso ustedes lo tienen confirmado?

En la seguridad dentro de los ETCR no tiene que haber elementos externos. Pero es una alerta que a nosotros nos sirve y nos ayuda a focalizar esfuerzos.

También dice Semana lo siguiente: ¿Cómo le retribuyen a Maduro estas personas que están protegidas y entrenadas por él? Con información estratégica y clara de la inteligencia, para golpear puntos estratégicos de la infraestructura colombiana, instalaciones gubernamentales, militares, puertos, aeropuertos, puentes y carreteras. ¿Ellos sí pueden realmente aportarle información estratégica al régimen de Maduro?

Sí, entre otras cosas porque dentro de las intenciones de estos bandidos del Eln y el residual de las Farc está generar acciones terroristas contra el Estado colombiano. ¿Contra qué generan ellos acciones terroristas? Contra la infraestructura energética, vial; en el área urbana, contra edificios públicos, unidades militares y de policía.

Entonces, estos bandidos tienen y pueden aportar algún tipo de información. Además, con estas amenazas reiteradas del régimen de Maduro, de que va a emplear su capacidad contra el Estado colombiano, presumimos que debe tener inteligencia sobre nuestros activos estratégicos.

Pero también nosotros hemos estado generando acciones de inteligencia y de contrainteligencia para detectar cuáles son las células
que están haciendo espionaje sobre nuestros activos, llámense agentes externos o bandidos acá de las organizaciones terroristas colombianas. Y vamos a desarticular esas células, que es una forma de proteger los intereses de los colombianos.

Nicolás Maduro
Foto:

Cortesía agencia Xinhua

¿Pero nosotros –es lo que todo el mundo se pregunta– sí tenemos capacidad militar para defender esos objetivos?

Colombia hace uso responsable de la fuerza. Históricamente Colombia no ha sido un país agresor, por el contrario, Colombia siempre ha ayudado y ha apoyado la seguridad internacional. Protegemos nuestras fronteras del crimen transnacional organizado, como las mafias del narcotráfico y de tráfico de armas; el Eln y el residual son unos claros exponentes de ello. ¿Auspiciados por quién? Por el régimen de Maduro.

Para nosotros es fundamental cooperar con la seguridad internacional, para eso hay diplomacia militar, nuestras alianzas con organizaciones como la Otán, con el aliado estratégico: los Estados Unidos, el Comando Sur; hacemos unas tareas de acercamiento binacional y multilateral con países de Centroamérica, del Caribe, nuestros vecinos, para luchar contra el narcotráfico. Siempre estaremos listos a defender nuestras fronteras y nuestra integridad territorial.

¿Usted tiene comunicación permanente con sus homólogos norteamericanos?

Sí. La comunicación nuestra es total y absoluta, muy fluida con el almirante Faller, comandante del Comando Sur de los Estados Unidos.

¿O sea, usted ahoritica levanta el teléfono y le contesta el comandante Faller?

Sí, sí.

¿Y ellos han manifestado cierta inquietud? Porque si alguien sabe qué está haciendo Venezuela en materia armamentística son los gringos…

Sí. Para ellos siempre es un motivo de especial alerta en ese intercambio fluido de información que tenemos; al fin y al cabo, nuestros intereses son comunes, compartimos ideales y principios democráticos. Están convencidos de que el problema de la seguridad en la región pasa porque se solucionen los problemas en Venezuela.

Lo que le entiendo, general, es que nosotros no seremos los que dispararemos la primera bala, y ojalá que no haya primera bala…

Nosotros no. Le insisto, somos responsables del uso de la fuerza y sabemos las dificultades que implica una guerra. Somos prudentes también en la protección de nuestras fronteras.

Dice alguno de los informes que los objetivos son “destruir, capturar o neutralizar las instalaciones necesarias para el movimiento de bienes, servicios e información en el ámbito civil y militar”. O sea, ellos tienen planeado bloquearnos…

Sí, ahí está muy claro, lo que quieren hacer es bloquearnos. Eso tendremos que denunciarlo, porque es que atacar una infraestructura de un país es atacar sus posibilidades económicas, es atacar su pueblo, es atacar su seguridad alimentaria, es sumirlo en el retraso.

Es un acto de traición a la patria de gran calado, ¿no? Que estos colombianos estén apoyando la operación misilística de un país extranjero contra el pueblo colombiano…

Es un acto de traición a la patria. Pero no olvidemos que detrás de ellos hay otros intereses, alrededor de economías ilícitas: narcotráfico y minería ilegal, que, por cierto, está haciendo un daño medioambiental terrible en la región del Orinoco.

Militares venezolanos

En el inicio de los ejercicios, Maduro insistió en que hay una 'amenaza real de conflicto con Colombia'.

Foto:

Reuters

General, no es un problema solamente de nuestras Fuerzas Militares, sino de todas las instituciones que conforman el país. Están en crisis de credibilidad. El Ejército, por ejemplo, registra una de las cifras menos favorables en muchos años. ¿Qué cree que está pasando?

Para nadie es un secreto que hemos sido objeto de cuestionamientos por comportamientos de algunos de los integrantes de la institución. Y al ser las Fuerzas Militares, de manera particular el Ejército, la institución de más aceptación por los colombianos, pues tiene que generar algún tipo de escepticismo, algún tipo de preocupación. Y lo complejo es que las Fuerzas Militares son las que jalonan mucha de la percepción institucional. Si nosotros bajamos, inmediatamente baja todo el mundo. Si nosotros subimos, como que se jalonan todas las instituciones.

Yo diría que son dos los orígenes de esta crisis de imagen. La primera provino de esa torpe directriz que permitió a algunos deducir que ustedes estaban ordenando a la tropa matar el doble de personas este año.

Nosotros no hemos ordenado en absoluto duplicar los muertos. Lo que estamos ordenando es una mayor dinámica operacional, y mayor eficacia. Estamos ordenando que tenemos que irnos a las áreas base donde están los bandidos, y entonces es lógico que haya combates. Y ahí están las estadísticas, hay muchos más combates que en el periodo anterior. Y si hay muchos más combates, eso quiere decir que estamos siendo más ofensivos, recuperando y ganando territorio.

Y en esos combates hay claramente unas prioridades: antes que una muerte, se debe preferir una rendición o una captura. ¿Eso ustedes se lo han dicho claro a sus hombres?

Eso está totalmente claro y esa cultura en las Fuerzas Militares viene de años atrás. Y nosotros hemos sido muy puntuales en esas órdenes.

En lo que no se ha sido injusto con ustedes es en pedirles cuentas sobre actos de corrupción. Varios autores están presos y vienen siendo judicializados. Pero le voy a preguntar cuál es el estatus del general que dijo la siguiente y estremecedora frase: “El Ejército de hablar inglés, de los protocolos, de los derechos humanos, se acabó. Acá lo que toca es dar bajas, y si nos toca aliarnos con ‘los Pelusos’, pues nos vamos a aliar, ya hablamos con ellos para lo del Eln; si toca sicariar, sicariamos, y si el problema es plata, pues plata hay para eso”. ¿El que dijo esta frase sigue prestando servicio?

Es una frase totalmente fuera de contexto, de tal forma que atribuírsela a alguien de la institución, y más a un oficial de alta graduación, es complejo. Hemos hablado con el general Villegas, porque a él se la han atribuido, y niega rotundamente haberla dicho.

Alias Pepe, jefe de 'Los Pelusos'

Alias Pepe, jefe máximo de la organización criminal 'Los Pelusos', capturado.

Foto:

Fuerza Pública

¿Y grabación de eso no hay?

Que nosotros sepamos, no. Pero si aparece en un momento dado, su credibilidad quedará liquidada y tendrá que salir de la institución.

¿La ocupación en las zonas que antes eran de las Farc, y de las zonas más vulnerables, se está dando solamente con presencia militar o está llegando de verdad con las ayudas sociales, económicas, de salud, de educación, de infraestructura, que requieren estas comunidades menos favorecidas?

Tenemos que lograr el control institucional del territorio. Pasar de control con soldados y policías a que haya allá una presencia mucho más efectiva para lograr la gobernabilidad. Y en eso, pues, tienen que ir llegando las otras instituciones. Hay una apuesta bien importante del Gobierno Nacional, que son las ‘zonas futuro’. Allí tenemos los mayores problemas, como, por ejemplo, el Pacífico nariñense, el Catatumbo, los límites del departamento Meta-Guaviare-Caquetá, son cinco zonas las que tenemos determinadas y ahí le estamos apostando a que haya más integralidad, lleguen más las instituciones del Estado; y si lo logramos, va a ser el gran salto para que podamos consolidar el control institucional del territorio.

¿El país sí está preparado para que se acaben las licencias de las zonas de reincorporación?

No. Precisamente las licencias se han prolongado porque esas zonas tienen que continuar. A estas personas hay que cumplirles el compromiso del Presidente.
General, no hay duda de que usted está al frente de uno de los momentos más complejos de las Fuerzas Militares, agravado por la amenaza externa, que no es nueva, pero que se ha exacerbado indudablemente en los últimos días. ¿Usted es capaz de dormir bien con todos esos misiles apuntándonos?

(Risas) Procuro dormir poco, unas cuatro horas, pero suficientes para tener la lucidez mental para estar tomando decisiones acertadas y recomendándole lo que más le convenga al país, al señor ministro y al señor Presidente de la república.

¿Pero lo de Venezuela lo tiene nervioso?

Hay que estar alertas, esto no se puede tomar a la ligera, y no lo estamos tomando a la ligera. Tenemos nuestros planes, los tenemos activados, nuestras capacidades de inteligencias están al máximo, y también el señor Presidente ha estado trabajando en sus niveles políticos, diplomáticos, preparando las denuncias respectivas; el canciller también. Entonces, esta es toda la capacidad del Estado, trabajando unida ante esta amenaza.

¿Pero si yo le digo ‘General Navarro, estoy preocupada’, usted no me va a decir ‘ay, no sea exagerada’?

No, yo le digo que tenemos que estar alertas. Preocupada está aquella persona que la ve uno caminando de un lado a otro, pero sin tomar ninguna acción. En cambio, cuando uno está alerta, sí hace cosas, sí activa sus planes. Por eso yo le aconsejo: no esté preocupada. Más bien, esté alerta.

MARÍA ISABEL RUEDA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO​@MIsabelRueda

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.