'Aunque hay acuerdo de paz, factores que llevan a la violencia siguen'

'Aunque hay acuerdo de paz, factores que llevan a la violencia siguen'

María McFarland habló de su libro sobre violencia paramilitar en Colombia durante la FilBo 2019.

María McFarland

La investigadora María McFarland habla sobre su libro 'Aquí no ha habido muertos'.

Foto:

Milton Díaz. EL TIEMPO

Por: María Isabel Ortiz Fonnegra
02 de mayo 2019 , 09:50 a.m.

La investigadora y escritora peruana María McFarland, directora de la organización Drug Policy Alliance, y quien investigó el conflicto en Colombia por varios años fue una de las invitadas a la Feria del Libro de Bogotá con su libro 'Aquí no ha habido muertos', que resalta las historias de tres personas que enfrentaron la época de la expansión paramilitar en Colombia.

Las historias son las de Jesús María Valle, defensor de Derechos Humanos asesinado en 1998 por sus denuncias, el magistrado Iván Velásquez, que siguió las denuncias de Valle sobre alianzas entre paras y Estado, y el periodista Ricardo Calderón, que investigó estos hechos.

En conversación con EL TIEMPO, McFarland habló sobre cómo ha sido el recibimiento de este libro en Colombia, de las explicaciones que faltan por conocer de autoridades como el exgobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez, y de cómo aproximarse más acertadamente a la principal razón de la violencia en Colombia: el narcotráfico.

¿Cómo ha sido la recibida del libro, qué le dicen aquí las personas?

Ha sido realmente hermoso porque yo escribí este libro después de cubrir Colombia por seis años para Human Rights Watch y me dediqué 6 años más para investigar las historias y escribirlas. Para mí ha sido muy especial que el libro no solo haya salido en inglés sino en español y que en Colombia lo hayan podido leer, que lo hayan leído las personas sobre las cuales escribí.

Tuve un evento en Medellín y asistieron varias de las personas sobre las cuales escribí, muchos de los que me ayudaron en el proceso de la investigación, había por ejemplo una sobreviviente de la masacre de El Aro, que ella estuviera en el evento y pudiera ser honrada fue especial. También había familiares de Jesús María Valle, asesinado en 1998 después de denunciar los vínculos de fuerzas militares con grupos paramilitares. 

Este libro reconoce a las personas valientes que luchan por la verdad y la justicia en el país y que hacen enormes sacrificios. Son muchos, el libro resalta las historias de tres: Jesús María Valle, Iván Velásquez, y Ricardo Calderón, pero hay muchos más. El evento fue mi oportunidad de decir que ellos también eran los héroes que yo quería reconocer en el libro.

La idea del libro era contar una historia diferente sobre Colombia, contar la Colombia de la cual me enamoré porque aquí hay gente realmente impresionante que hace cosas que nadie se esperaría

¿Este libro no solo busca mostrar el entramado entre Estado y paramilitares sino resaltar a esos 'héroes'?

La idea del libro era contar una historia diferente sobre Colombia, contar la Colombia que yo conocí y de la cual me enamoré, y no es porque sea un lugar lleno de atrocidades y actores armados, tampoco porque supuestamente es el país más feliz del mundo, es porque hay gente realmente impresionante que hace cosas que nadie se esperaría. Líderes sociales que todos los días de forma anónima hacen estos sacrificios por luchar por un país mejor, idealistas, optimistas, que mantienen la esperanza dentro de todo.

Usted conoció a Colombia en una época de guerra, ¿cómo ve a Colombia ahora, tras un proceso de paz?, ¿cambió o sigue con los mismos problemas de antes?

Yo creo que Colombia no va a cambiar de una forma fundamental por mucho tiempo, sigue teniendo los problemas de fondo que existían cuando yo empecé, en algún sentido. Obviamente ahora con el acuerdo de paz hay ciertos actores políticos que salieron de la lucha armada, pero creo que los factores que llevan a la violencia y la corrupción en este país siguen ahí.

El problema fundamental que nunca se ha abordado y que la mayoría de los políticos no quieren abordar porque es demasiado controversial es el de la guerra contra las drogas. Porque el hecho es que mientras haya un mercado ilícito van a existir grupos criminales que van a querer beneficiarse de ese mercado, que genera demasiadas ganancias. Y en un país con un estado de derecho muy débil, en un país donde hay gran desigualdad, pobreza, para muchas personas esa va a ser una oportunidad para salir adelante o para ser poderosos.

Mientras eso exista ellos van a estar peliándose entre ellos por territorios, por rutas, y van a estar corrompiendo a las autoridades, asegurando su propia impunidad... y además uno puede capturar a todos los capos que quiera y siempre van a haber otros, esa es la historia de Colombia. Matan a Pablo Escobar, está el Cartel de Cali, capturan a los líderes del cartel de Cali y está don Berna y los paras... así continúan siempre.

Mientras haya un mercado ilícito van a existir grupos criminales que van a querer beneficiarse, y en un país donde hay gran desigualdad para muchos esa va a ser una oportunidad para salir adelante

Ahora tenemos que salieron las Farc y supuestamente salieron los paramilitares, pero entran otros que son los mismos pero con otros nombres pero sigue siendo una dinámica en la cual la ilegalidad tiene mucho poder, sobre todo en zonas más remotas.

¿Es decir que ni la violencia ni la guerra en Colombia se acaban con la salida de los paras y las Farc?

Yo creo que hay que abordar el problema de fondo, que este tema de la guerra contra las drogas. Es complicados porque Estados Unidos genera una presión muy fuerte y porque además está muy estigmatizado el asunto y nadie se atreve a tocar ese tema.

Los expresidentes Gaviria y Santos en su momento han dicho que hay que hacer algo de otra forma, como también lo han hecho expresidentes de México y de otros países, pero nunca sacan algo muy concreto, mencionan el tema un poquito y ahí se van, y ahora estamos yendo en dirección contraria con el presidente Duque tratando de eliminar la dosis personal, que es absurdo.

Ahora usted está en una organización que se dedica al estudio de este tema, ¿cuál cree que sea un mejor enfoque para enfrentar el problema del narcotráfico en Colombia?

Creo que hay que estudiarlo y que Colombia debe hablar del hecho de que la que ha hecho no ha funcionado, de que la forma en que está manejando el problema ahora está causando daños enormes que está sufriendo la población de Colombia, que está poniendo sus muertos.

Yo creo que tienen que tratar de generar una conversación internacional al respecto, eso se ha venido intentando pero se podría hacer más, sobre todo porque ahora hay esfuerzos por cambiar las políticas de drogas en Estados Unidos mismo, hay 10 estados que han legalizado la marihuana, por ejemplo; México está debatiendo la legalización, Canadá ya legalizó, igual Uruguay.  Obviamente el problema de Colombia no es tanto con la marihuana sino con la cocaína, seguramente no sea lo mismo que se hizo con la marihuana porque es una droga diferente, tiene riesgos distintos, pero hay que ponerle un enfoque creativo y cuidadoso -uno no quiere causas más daños- pero abierto a otras opciones que no sean siempre las mismas de la represión y las capturas, que es un ciclo que nunca va a acabar.

Hay que ponerle un enfoque creativo y cuidadoso pero abierto a otras opciones que no sean siempre las mismas de la represión y las capturas, que es un ciclo que nunca va a acabar

¿Qué piensa de lo que está sucediendo con el asesinatos de líderes sociales en el país, es similar a lo que pasaba antes con los paras, se repite la historia?

Para mí es un poco difícil saber porque llevo varios años sin estar de lleno en ese tema. Me parece claro que hay un tema de grupos armados, de crimen organizado, ahí la pregunta es si el Estado tiene algún papel ahí, la verdad no lo sé.

Me preocupa la impunidad por los 'falsos positivos', me preocupa que eso no se haya terminado de investigar a fondo porque el mensaje que envía es que eso sigue siendo una opción, entonces sí creo que el Estado tiene una obligación de enviar un mensaje muy claro de que eso no es aceptable, que las prácticas del pasado tienen que quedar en el pasado.

Al Gobierno actual quizás no le guste el acuerdo de paz ni esté de cuerdo con varias cosas, pero lo que tiene que ser un punto no negociable es que el mismo Estado no debe estar victimizando, que el Ejército no debe estar matando gente, que los civiles tienen que ser protegidos, y no me queda claro que ese sea el mensaje que está saliendo de este gobierno.

Al Gobierno actual quizás no le guste el acuerdo de paz pero un punto no negociable es que Estado no debe estar victimizando, y no me queda claro que ese sea el mensaje que sale de este Gobierno

¿Cómo ve las perspectivas que tiene la JEP, la responsabilidad de entregar verdad y justicia por 50 años de guerra?

Colombia tiene mucha leyes, jurídicamente el país a veces suena maravilloso pero el problema es que los sistemas no siempre funcionan y que las verdades se conocen de otras maneras, que a veces los sistemas incluso se usan para tapar la verdad, para esconderla. No he estado siguiendo lo de la JEP muy de cerca, pero creo que para que las cosas funcionen uno tiene que tener la voluntad política de que funcionen y tiene que tener a gente comprometida en esos puestos, y los recursos adecuados. Se necesitan muchas cosas al mismo tiempo y eso no siempre se ha dado en este país.

¿Cree que falta más verdad de parte de personas que estuvieron presentes durante la época de expansión paramilitar? ¿Por ejemplo, Álvaro Uribe no respondió a sus preguntas por la masacre de 'El Aro'?

Hay muchas personas que jugaron papeles importantes en las distintas entidades que tenían la obligación de proteger a la población civil durante la expansión del paramilitarismo y que no han explicado por qué no tomaron las medidas adecuadas.

En el caso de El Aro y la expansión paramilitar en Ituango (Antioquia), hay cartas que Jesús María Valle le envió a lo largo de más de un año a distintas autoridades, incluyendo al gobernador de Antioquia que en ese entonces era Álvaro Uribe, en las cuales él les ruega que protejan a la población civil en Ituango, y Valle dijo que nunca consiguió una respuesta adecuada por parte del Estado y las personas involucradas tampoco han explicado por qué no actuaron más. El expresidente Uribe ha dicho que todo eso se ha investigado y que él ha dicho todo lo que había que decir pero francamente las explicaciones que yo he visto no son muy claras.

Hay muchas personas que jugaron papeles importantes en las entidades que tenían la obligación de proteger a la población civil y que no han explicado por qué no tomaron las medidas adecuadas

De hecho, una historia que aparece en el libro la cuenta es de una persona que dice que estuvo en una reunión entre el gobernador Uribe y Valle en la cuál él le reitera las denuncias y le dice que los militares en la Cuarta Brigada están trabajando con los paras, y supuestamente Uribe se levantó, alzó el teléfono y llamó al jefe de la Cuarta Brigada y le dijo que Valle estaba haciendo acusaciones falsas en su contra y ameritaba una denuncia por calumnia, y efectivamente unos meses después un miembro del Ejército le puso a Valle una denuncia.

Yo no pude verificar ese hecho porque el expresidente Uribe nunca aceptó mis reiteradas solicitudes de entrevistas ni tampoco contestó a los cuestionarios que le envié, pero sería bueno que explicara cuál es su versión de los hechos.

El expresidente Uribe ha estado liderando una serie de ataques al proceso de paz, el posconflicto, la JEP... ¿cree que eso tenga que ver con que no quiera contar esa verdad?

Eso hay que preguntárselo a él. No voy a especular sobre sus motivos. Solamente tienes que ver la forma en que él se comporta y el hecho de que tantas cosas no tengan respuesta.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
REDACCIÓN JUSTICIA
En Twitter: @M_I_O_F

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.