Tras siete años de descenso, el 2018 cerrará con más homicidios

Tras siete años de descenso, el 2018 cerrará con más homicidios

Fundación Ideas para la Paz hace un balance y advierte inconsistencias en datos de la Policía

HOMICIDIO

Antioquia fue el departamento donde más crecieron los homicidios.

Foto:

Fernando Ariza / EL TIEMPO

Por: Milena Sarralde Duque
17 de diciembre 2018 , 02:35 p.m.

Aunque en los últimos siete años la tasa de homicidios venía en una reducción continua, este año el país terminará con un incremento en el número de víctimas de este delito.

Esa es la conclusión que la Fundación Ideas para la Paz (FIP) hizo tras analizar la base de datos de la Policía, que en los primeros ocho meses del año mostraba un incremento del 8,6 por ciento en los homicidios con respecto al mismo periodo del año anterior. Este análisis de la FIP hace parte de un estudio sobre el comportamiento del homicidio en lo que va corrido del año, y que concluye que sin una política pública contra este delito, no es posible proteger la vida en Colombia.

La FIP hizo el análisis hasta agosto, debido a que en septiembre y octubre encontró graves inconsistencias en lo que reporta la Policía. En esos dos meses, según esta institución, seguía habiendo un aumento de los homicidios, pero el incremento era menor. Así, el acumulado de los 10 meses del año mostraba un alza en los homicidios del 6.5 por ciento.

Ese cambio en la tendencia, llevó a la Fundación a revisar los datos y encontró que para el 30 de septiembre habían desaparecido 110 homicidios que en cortes anteriores habían sido catalogados por la Policía como “presuntos delincuentes” y “presuntos miembros de las bandas criminales”. En 87 casos seguían desaparecidos, y 23 que estaban en esas categorías fueron reclasificados.

Esos 23 reclasificados pasaron a categorías de víctimas como agricultor, comerciantes, desempleado, empleado particular, estudiante e independiente, mientras que las categorías de “delincuentes y miembros de grupos criminales” no tuvieron nuevos registros en septiembre y octubre, lo que llama la atención de la FIP pues informes de medios daban cuenta de personas de grupos ilegales muertas en esas fechas.

“Estas inconsistencias ameritan una explicación por parte de las autoridades, razón por la cual las cifras de este documento se mantienen con corte al 31 de agosto”, afirma la Fundación.

Aun cuando estas muertes violentas hagan parte del uso legítimo de la fuerza por parte de las autoridades, deben ser consignadas como homicidios, lo cual parece no estar ocurriendo


La Fundación aseguró que las principales diferencias radican en 71 víctimas catalogadas como delincuentes y 43 como miembros de grupos ilegales que estaban en el corte de enero a agosto, pero en la actualización de enero a octubre ya no aparecen. Según la FIP, “aun cuando estas muertes violentas hagan parte del uso legítimo de la fuerza por parte de las autoridades, deben ser consignadas como homicidios, lo cual parece no estar ocurriendo”.

También, asegura el informe, en los nuevos datos de la Policía ya no aparecen los registros de homicidio de dos indígenas del departamento de La Guajira.

Aumentan los casos, pero no hay una política estructurada para frenar el homicidio

La FIP afirmó que la tasa de homicidios volvió a la que se tenía hace dos años. Así, mientras en el 2017 la tasa de homicidios era de 24.1 por cada 100.000 habitantes, hoy es de 25,4, con tendencia aumentar en los últimos tres meses del año.

Así, hasta agosto iban 8.475 asesinatos, mientras que en esa fecha, el año pasado, la cifra iba por los 7.801. Esto significa que en los primeros ocho meses del año hubo un crecimiento de 674 casos de homicidios.

Según la Fundación, el incremento de homicidios está relacionado con la falta de una política de Estado estructurada para prevenir las muertes violentas, lo que implica que no es una falla de un Gobierno sino que obedece a un problema estructural que el país no ha sabido corregir.

“El Gobierno anterior fundamentó buena parte de su estrategia en el desarrollo de su política de paz, pero no tuvo en cuenta que las causas del homicidio son diversas, así como sus modalidades, ni se percató de los indicios que señalaban los registros policiales acerca de posibles incrementos en el mediano plazo”, dice la FIP.

Así, la FIP critica que la política pública en el país se ha limitado a interpretar los homicidios “a la luz del conflicto armado, de los grupos delincuenciales de turno, y del fenómeno del consumo y distribución al menudeo de drogas ilícitas en los contextos urbanos”. En otras palabras, la FIP dice que el homicidio se ha limitado a la guerra y al concepto de grupo ilegal.

La Fundación afirma que una buena parte del incremento de los homicidios está relacionada con los conflictos que sostienen los distintos actores armados que cooptaron los territorios que dejaron las Farc tras su desmovilización. Esa situación, asegura la Fundación, se deriva del aumento que se viene registrando desde hace dos años en las zonas rurales en las que hay economías ilegales. Así,  estos lugares “son el escenario del 33 por ciento de los casos registrados, y explican el 68 por ciento del crecimiento nacional”.

Sin embargo, la Fundación afirma que la mayoría de víctimas no son miembros de la Fuerza Pública, ni miembros de los grupos ilegales, pues esos dos actores representan el 3 por ciento del total de víctimas de homicidio este año.

Las víctimas catalogadas como policías y militares aumentaron un 26 por ciento y explican un 4 por ciento del incremento. Y el número de miembros de grupos ilegales asesinados se triplicó, lo que explica el incremento de homicidios en un 6 por ciento.
Pero el 97 por ciento de las personas asesinadas son personas ajenas al conflicto armado y a los grupos armados ilegales, pues según la FIP se trata de personas independientes, amas de casa, deportistas, comerciantes, entre otros. “Estos asesinatos no se pueden vincular al enfrentamiento entre grupos armados y la autoridad sin el adecuado proceso de investigación y judicialización, lo que indicaría que podrían estar relacionados con distintos tipos de violencia”.

La FIP también asegura que las víctimas catalogadas como “delincuencia común”, que en un 63 por ciento fueron asesinadas en entornos urbanos, aumentaron en un 338 por ciento, explicando el 11 por ciento del incremento nacional de los homicidios.

Otro factor importante es que los homicidios con arma blanca o corto-punzante son el 20 por ciento del total, y hacen parte del 7 por ciento del incremento del homicidio. Para la FIP es claro que este tipo de asesinatos no suelen darse en los enfrentamientos de los grupos armados organizados, las disidencias o las guerrillas activas, pues esas organizaciones generalmente usan armas de fuego.

A la FIP también le llamó la atención el crecimiento en el número de muertes violentas de adultos mayores. Los homicidios de personas mayores de 75 crecieron un 8 por ciento.

Con esa información la FIP concluye que el aumento del homicidio en los últimos meses tiene distintas explicaciones, que pueden ir más allá de las nuevas dinámicas de enfrentamiento entre grupos ilegales, pues muchísimos homicidios estarían más bien ligados con la delincuencia común.

“También es cierto que la delincuencia común explica buena parte del fenómeno, que el uso de armas blancas es una categoría que debe analizarse de forma particular y que lo que sucede con las personas mayores evidencia que una estrategia para proteger el derecho a la vida parte de una mejor comprensión del fenómeno, para lo cual es necesario aumentar la capacidad de investigación judicial y esclarecimiento de los eventos de violencia letal”, dice el informe. 

La dinámica regional de este delito

La FIP asegura que una buena estrategia para combatir el homicidio debe entender las diferencias en las distintas regiones. Así, el homicidio no incrementó en todos los departamentos pues el homicidio creció en 18 de ellos, y en 14 no aumentó.

En las zonas donde creció el homicidio, la FIP destaca los casos de Antioquia, con un incremento del 32 por ciento. El 20 por ciento de homicidios del país se dio en esta región, y este departamento explica en un 43 por ciento el incremento nacional.

La segunda zona es Nariño, donde el homicidio creció un 40 por ciento. El 5 por ciento de homicidios se dieron en Nariño, y le aporta el 13 por ciento al incremento nacional.

Y en Córdoba los homicidios crecieron en un 64 por ciento. El total de muertes en Córdoba corresponde al tres por ciento de las ocurridas en todo el país, y este departamento explica el 11 por ciento del crecimiento del homicidio en Colombia.

Según la FIP, aunque en casos como el de Antioquia y Córdoba, las dinámicas del homicidio están relacionadas con las disputas de grupos delincuenciales, el Estado no debería limitarse a buscar quiénes se pelean el territorio sino que debería evaluar las estrategias que ha desplegado para poder garantizar el control territorial y “cuestionarse si el Estado se está quedando rezagado ante unas fuerzas que parecen superarlo”.

En cuanto a los municipios, excluyendo ciudades capitales, el homicidio aumentó en el 40 por ciento de ellos (381). Estos municipios explican el 91 por ciento del incremento de asesinatos a nivel nacional, con el agravante que 10 de ellos explican el 22 por ciento del aumento. Estos 10 municipios son Caucasia, Tarazá, San Andrés de Tumaco, Ituango, Cáceres, Turbo, Yarumal, Mariquita, Candelaria, y Puerto Tejada.

La FIP cuestiona que el país no se esté preguntando qué está llevando al aumento de asesinatos en muchas de estas zonas, y que aunque el Gobierno cuenta con estadísticas que pueden encender las alarmas, la situación de esos municipios está pasando desapercibida.

La Fundación también asegura que en 96 de los 168 municipios priorizados por el acuerdo de paz, en donde se están implementando los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), los homicidios aumentaron. Sin embargo, en 60 de ellos los homicidios decrecieron, aportando el 16 por ciento de la reducción municipal.

Esta información es importante debido a que no hay datos que expliquen cómo municipios que tienen altos niveles de afectación por el conflicto, pobreza, economías ilegales y poca presencia del Estado, lograron una disminución en sus homicidios.

El mayor incremento fue en San José de Uré, que pasó de tener un caso de homicidio en el 2017 a 18 en el 2018.

Las zonas donde no crecieron los asesinatos

La Fundación Ideas para la Paz asegura que del total de municipios del país, incluyendo las capitales, los asesinatos crecieron en 396, pero en 140 la tasa es inferior a 1 por cada 10.000 habitantes. Y a la fecha hay 250 municipios que no han tenido ningún asesinato.

En Risaralda, por ejemplo, los homicidios bajaron en un 24 por ciento. En Cundinamarca, un 12 por ciento, y en el Valle, un 4 por ciento.

En cuanto a las ciudades, mientras Medellín es la ciudad capital con un mayor crecimiento en el número de homicidios, al tener un aumento del 17 por ciento en los casos, hay otras ciudades donde se han dado disminuciones. Así, los homicidios en Barranquilla bajaron en un 7 por ciento; en Bogotá, 8 por ciento; en Bucaramanga, 2 por ciento; y en Cali, un uno por ciento.

Milena Sarralde Duque
Redacción Paz y Justicia
@MSarralde

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.