Colombia, a punto de cumplir meta de erradicación forzada de coca

Colombia, a punto de cumplir meta de erradicación forzada de coca

A 22 de noviembre se habían arrancado 79.055 hectáreas, lo que equivale al 98,81 % de la meta.

Erradicación  manual  de  cultivos  de  coca

Más de 2.000 hombres de la Fuerza Pública adelantan la erradicación forzada de matas de coca en Tumaco.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: ALICIA LILIANA MÉNDEZ
28 de noviembre 2019 , 08:49 p.m.

Las 80.000 hectáreas sembradas con matas de coca que Colombia se propuso como meta para arrancar de raíz este año se cumplirán esta semana, según un informe que será entregado al Gobierno Nacional.

Entre el primero de enero y el 22 de noviembre, la Fuerza Pública, bajo la modalidad de erradicación forzada, ha arrancado 79.055 hectáreas (lo que equivale al 98,81 por ciento), y si se mantiene el promedio de erradicación diaria, que es de 243 hectáreas, antes de finalizar este mes se cumpliría la meta.

EL TIEMPO tuvo acceso al documento borrador sobre las cifras en la lucha contra el narcotráfico que le será entregado al presidente Iván Duque y en el cual se señala que las Fuerzas Militares han erradicado 39.045 hectáreas y la Policía, 39.045 sembradas con matas de coca.

La cifra contrasta con la resiembra, que, de acuerdo con las autoridades antinarcóticos, está entre un 35 y 40 por ciento.

Según el sistema de monitoreo Simci, de Naciones Unidas, en 2018, en Colombia se detectaron 169.000 hectáreas sembradas con narcocultivos, lo que evidenció que tras cinco años con tendencia al alza, los cultivos de coca se estabilizaron, lográndose una reducción de 2.000 hectáreas con respecto al 2017.

Son 10 los departamentos con mayor afectación de matas de coca, pero fueron priorizados, en el caso de la Policía, Nariño, donde ya se erradicaron más de 15.000 hectáreas; Antioquia, con cerca de 10.000, y Putumayo, con 8.000.

Y aunque Norte de Santander y su región del Catatumbo tienen altos índices de narcocultivos, allí se entró con sustitución voluntaria, y la erradicación forzada se ha desarrollado de manera coordinada con los campesinos para evitar enfrentamientos.

Para el director del Centro de Estudios de Desarrollo Económico, Hernando Zuleta, haber alcanzado la meta “es un logro muy importante que hay que mostrar, ya que la cifra es muy ambiciosa”. Y agregó el experto en temas de narcotráfico: “Ahora lo que toca es evaluar la resiembra y los municipios donde se logró la erradicación con mayor efectividad”.

Respecto al principal socio de Colombia en la lucha contra el narcotráfico, Estados Unidos, afirmó: “A ellos lo que les importa es que esa cifra se vea reflejada en el monitoreo sobre matas detectadas que hacen cada año”.

El gobernador de Nariño, Camilo Romero, señaló que la única salida viable a los cultivos de uso ilícito es “la sustitución voluntaria, por eso le propusimos al Gobierno una partida de 100 millones de pesos, de las regalías, para invertir en ese programa”.

(Le puede interesar: Pleito por erradicación de coca terminó con confuso disparo en Córdoba)

Sostuvo que la erradicación forzada lo que genera “es que nuestros ciudadanos se enfrenten con la Fuerza Pública, o pierdan la vida. Es un sistema que trae un desgaste muy fuerte frente a la resiembra”.

El gobernador reiteró que se oponen a que regrese la aspersión con glifosato, al considerar que se le hizo gran daño a la comunidad con ese proceso.

Vidas: alto costo

El documento resalta que este año en medio de las tareas de erradicación forzada han muerto 8 uniformados (siete militares y un Policía), además de un civil del Grupo de Apoyo Móvil de Erradicación.

A la fecha, son 45 los heridos –la gran mayoría con amputaciones–, entre integrantes de la Fuerza Pública y civiles, a consecuencia de la activación accidental de minas antipersonales o campos con explosivos.

Precisamente, la pérdida de vidas es uno de los argumentos del gobierno Duque para insistir en la necesidad de la aspersión aérea, actividad suspendida desde el 2015.

Al respecto, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dijo en entrevista con EL TIEMPO, tras asumir el cargo: “Es necesario proceder, como se ha implementado en este gobierno, en su lucha (contra las drogas) con un enfoque de responsabilidad compartida y de manera integral y equilibrada, lo cual requiere acudir a todas las herramientas posibles, siguiendo, donde existan, los protocolos de la Corte Constitucional”.

Según fuentes consultadas por este diario, los ministerios de Defensa, Justicia, Salud y Ambiente siguen trabajando en cumplir con los puntos exigidos por la Corte para que regrese la aspersión.

Antes de finalizar el año se espera presentar ante el Consejo Nacional de Estupefacientes un primer informe sobre los avances en la materia, y el hecho de que no hay un herbicida hasta ahora, aprobado, que reemplace el glifosato.

Fuentes oficiales señalaron que hay dos frentes que podrían entrar a operar en este tema: el inhibidor de producción de cocaína en las hojas de coca, que estudia una reconocida Universidad, y la utilización de drones para realizar una aspersión de precisión, como los que se le presentaron a la Gobernación de Antioquia este mes, que cuadruplican la eficiencia de la actividad, en comparación con los que presentó la Policía Antinarcóticos, que fracasaron.

El Ejército y la embajada de Estados Unidos estudian además la utilización de un equipo tipo oruga que elimina, en promedio, 2,7 hectáreas de cultivos ilegales en seis horas.

Informe de coca

En un 98 por ciento va la meta de erradicación forzada de matas de coca fijada para 2019.

Foto:

Fuerza Pública

Tan solo al 0,4 % llega la resiembra con la erradicación voluntaria.

Entre mayo de 2017 y octubre de 2019 han sido arrancadas de manera voluntaria 40.506 hectáreas sembradas con matas de coca de acuerdo con el informe de Naciones Unidas (ONU), con corte al 31 de octubre, sobre el monitoreo que realiza del Programa Nacional Integral de sustitución de Cultivos Ilícitos (Pnis).

En el documento se resalta que de las 99.097 familias inscritas en el programa, el 95 por ciento ha cumplido con la erradicación voluntaria, lo que en terreno refleja –en una muestra de 12 municipios– que bajo esta modalidad la resiembra tan solo alcanza el 0,4 por ciento. A la fecha, según la ONU, son 60.842 familias las que ya están recibiendo apoyo tecnológico para sustituir los cultivos de uso ilícito por los productivos.

Emilio Archila, consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, le dijo a EL TIEMPO que el gobierno de Iván Duque ha invertido en 15 meses 600.000 millones de pesos “para cumplirles a las familias inscritas”.

Resaltó que se reorganizó el Pnis, el cual afirmó recibieron con un déficit de cuatro billones de pesos, y para fortalecerlo se crearon dos nuevas áreas: “Humanizar para sustituir, y se hizo una reingeniería de la Agencia Nacional de Tierras y se creó una dependencia específica para tal fin”.

Además, se obtuvieron recursos a través de organismos internacionales (cuatro millones de dólares) para la región del Catatumbo, Putumayo y Cauca. Archila señaló que por ahora el compromiso es “en honrar a las familias inscritas y cumplirles”, y en el futuro inscribir nuevos núcleos.

ALICIA LILIANA MÉNDEZ
JUSTICIA@JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.