'Se cree que el militar no es víctima, pero sí sufrimos el conflicto'

'Se cree que el militar no es víctima, pero sí sufrimos el conflicto'

Ejército publicó seis libros sobre memoria histórica, justicia transicional y militares víctimas.

Soldado Santos Darío Alfaro

Soldado Santos Darío Alfaro, sobreviviente a la toma guerrillera de Gutiérrez, Cundinamarca.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Por: Justicia
02 de mayo 2019 , 12:54 p.m.

Durante la Feria del Libro de Bogotá, el Ejército lanzó seis libros que buscan brindar a los ciudadanos más información no solo del ejercicio de los soldados, sino de cuando ellos se convierten en víctimas, también sobre memoria histórica y el nuevo panorama desde la justicia transicional.

De acuerdo con cifras del Ejército, durante el conflicto armado ha habido 207.000 militares víctimas de la guerra, que ya están en el Registro Único de Víctimas, además de otros 6.000 que todavía no son incluido en esa lista.

EL TIEMPO conversó con el soldado profesional Santos Darío Alfaro Guzmán, quien cuando todavía prestaba su servicio militar, en julio de 1999, se enfrentó a una batalla en la que perdió a muchos de sus compañeros. Él es uno de los pocos sobrevivientes de la toma guerrillera de Gutiérrez, Cundinamarca, y contó como es vivir con la doble condición de militar y de víctima del conflicto armado.

Alfaro espera que con la publicación de estos libros las personas puedan comprender mejor que no por ser soldados "uno no siente, no llora, no vive" y que en la guerra se viven muchos momentos en los que, en estado de indefensión, se convierten en víctimas.

¿Qué recuerda de la toma en Gutiérrez?

Esa toma comenzó a las 4:15 a. m., en ese momento se descubrió durante una operación de seguridad que se hacía toda las mañanas. Mis compañeros alcanzaron a caminar unos 70 metros y ya la guerrilla los estaba atacando. El enfrentamiento duró hasta las 4:20 de la tarde más o menos, que nos quedábamos cortos de municiones. De mi escuadra hicimos la reacción mi sargento y 8 soldados y solamente sobrevivimos mi sargento y tres soldados.

Mi pelotón era un oficial, tres suboficiales y 28 soldados, de los cuales solamente sobrevivimos 9 soldados, dos suboficiales y mi capitán. El otro pelotón era de tres suboficiales y 29 soldados y solamente sobrevivió un soldado.

En ese momento las Farc tenían el objetivo de tomarse de Bogotá, y entre la ciudad y ellos estábamos nosotros, que era una maniobra que utilizaba el batallón, ahí fue donde se descubrieron los planes que ellos tenían de tomarse Bogotá.

¿Cuánto tiempo le tomó recuperarse de esto?

La dinámica de la guerra en ese momento era muy fuerte, en todo Colombia se vivía tomas y batallas. Yo alcancé a sufrir el duelo de mis compañeros, a mí se me fueron unas personas que fueron maravillosas en mi vida, mi mejor amigo... los enterré, pero por la dinámica del conflicto yo a los 10 días ya me encontraba otra vez en el área con mis compañeros que habían sobrevivido iniciando una operación que se llamó 'La libertad 1', que se desarrolló en el páramo de Sumapaz.

La dinámica de la guerra en ese momento era muy fuerte, yo alcancé a sufrir el duelo de mis compañeros... a los 10 días ya me encontraba otra vez en el área con mis compañeros que habían sobrevivido  

¿Por qué siguió en el Ejército, después de lo que le pasó?

Por querer hacer algo con lo que pasó, pero no todo el mundo nace con la vocación por la vida militar, por eso la gente que entra indecisa se va rápido. Eso se lleva en el corazón. aquí dentro del trabajo suceden cosas que un civil normal no es capaz de soportar.

¿Cómo explicar la doble condición de los soldados, que en la guerra fueron actores armados pero muchos también fueron víctimas?


En el conflicto interno en Colombia la cultura es que el soldado no es víctima por el solo hecho de portar un uniforme, pero nadie se pone a pensar que, por ejemplo nosotros en Gutiérrez, éramos soldados pero en medio del combate quedamos sin municiones, quedamos sin cómo responder al ataque, ahí ya no éramos combatientes legítimos, estábamos indefensos y ahí fue cuando mis compañeros fueron masacrados por las Farc.

Tal vez es por desconocimiento que las personas creen que solo por el hecho de portar el uniforme es una persona que tiene que aguantarse el horror de la guerra, y no es así. Nosotros somos militares pero en algunos momentos quedamos indefensos y ahí violaron nuestros derechos fundamentales y el derecho internacional humanitario, ahí mis compañeros fueron brutalmente asesinados, algunos con 18 impactos en la cara...

La cultura es que el soldado no es víctima por el solo hecho de portar un uniforme, las personas creen que solo por el uniforme uno tiene que aguantarse el horror de la guerra, y no es así

A usted le tocó vivir esa doble condición de militar y víctima, aunque continuó con su servicio, ¿cómo es ser militar víctima cuando ya no se puede estar en el Ejército por una herida o una incapacidad?

Para esas otras víctimas es muy complejo. Ellos tras de que tienen que sufrir el proceso para la recuperación tanto física como mental, se les empieza a resquebrajar la familia, igual ya no va a ser una persona totalmente funcional que pueda cumplir con todas las funciones del hogar. Al estar en ese Estado vienen cosas que afectan la condición mental del combatiente, y además sin familia, ya es más complicado.

Compañeros míos han llegado a sufrir problemas sicológicos y nadie entiende eso. Todo problema tiene su efecto y nadie entiende esos pormenores que están por detrás de cada familia.

La familia también es víctima, que tiene que volver a empezar y adaptar su vida con las nuevas condiciones del militar.

¿Hace falta más acompañamiento sicológico a soldados víctimas?

La institución lo está haciendo, pero es que es muchísima la cantidad de gente que hay. Le resalto al Ejército la creación de jefaturas de familia y esos acompañamientos, que es algo que hacen de muy buen corazón pero falta. Tenemos muchas personas en esas condiciones que a raíz de algo que pasó en combate se les destruyó la familia.

También pienso que aquí no se nos ha presentado pero si no le ponemos cuidado puede llegar a pasar lo que pasa en Estados Unidos, que hay un desequilibrio mental y la gente se va a matar gente así porque sí. Si las instituciones no hacen algo por esos militares que se afectaron como víctimas esto puede llevar a algo más terrible.

Si las instituciones no hacen algo por esos militares que se afectaron como víctimas esto puede llevar a algo más terrible.

¿Qué cree que puede aprender la gente de leer estos libros de combatientes y víctimas?

Estos son los espacios que le puede uno brindar a las demás personas para conocer el interior de los que pasa en la Fuerza Pública. La cultura es que al soldado no le pasa nada, que el soldado no siente, no vive, no llora... aquí suceden cosas que son del corazón y afectan a muchas personas, desde le hijo que está en la casa hasta la mamá y el mismo soldado que está en el área combatiendo.

La gente al leerlos puede entender que aquí hay gente que luchamos por construir una Colombia mejor, en donde todo el mundo tenga las mismas libertades, pero el costo fue muy alto, el costo ha sido muy alto tanto personal como institucional.

La gente al leerlos puede entender que aquí hay gente que luchamos por construir una Colombia mejor pero el costo ha sido muy alto tanto personal como institucional

¿Cree que vale la pena que los militares, como víctimas, se acerquen a la JEP?

A los militares deben reconocerlos y no deben ser tratados de una forma diferente a como están tratando las víctimas civiles. La cultura es que el militar no es víctima y acá hay gente que ha sufrido el conflicto, adentro en su familia, en su barrio, en el pueblo, pero si no es reconocido no se cumpliría el propósito de la JEP

Valdría la pena que los militares se presenten como víctimas en la JEP porque realmente podríamos llegar a una equidad y a buscar la verdad de qué fue lo que pasó en el conflicto. 

JUSTICIA
En Twitter: @PazYJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.