El control del narcotráfico, la gasolina que atiza la guerra en Cauca

El control del narcotráfico, la gasolina que atiza la guerra en Cauca

Disidencias y el Eln se disputan la producción de las 17.000 hectáreas sembradas con matas de coca. 

La marihuana, a punto de dejar a oscuras el campo caucano

En Toribio y Caloto, en el norte de Cauca, en horas de la noche sobresalen los invernaderos para el cultivo de la marihuana.

Foto:

Santiago Saldarriaga Quintero / EL TIEMPO

Por: Justicia
21 de abril 2020 , 12:14 p.m.

En Cauca, las redes criminales que se financian del narcotráfico vienen librando una guerra territorial por el control de los laboratorios, rutas y las 17.000 hectáreas sembradas con matas de coca.

La base de coca y el clorhidrato de cocaína son la gasolina del enfrentamiento entre las disidencias de la otrora guerrilla de las Farc y el Eln; a lo que se suma la producción en invernaderos de la marihuana tipo creepy.

La posición geográfica del cañón de Micay es el territorio que quieren controlar dos frentes de las disidencias, la 'Jaime Martínez' y la 'Dagoberto Ramos', que se unieron y están encabezadas por Léider Johani Noscué, alias Mayimbú.

'Mayimbú', por quien el Gobierno ofrece hasta 1.000 millones de pesos en recompensa por información que facilite su captura, es conocido por la opinión pública al ser sindicado de la masacre en que fue asesinada la aspirante a la alcaldía de Suárez Karina García y cinco acompañantes.

De acuerdo con el general del Comando Específico del Cauca, general Marco Mayorga, 'Mayimbú' tiene cerca de 300 hombres en armas y está enfrentado a dos frentes del Eln, 'Manuel Vásquez' y el 'José María Becerra', que delinquen en el departamento.

"Lo que pasa en Cauca esta ligado al narcotráfico. Y, además, es la ruta de la coca que sale de Guaviare y Putumayo. El problema es la cocaína, pues mientras haya coca no habrá paz en la región, porque esa situación trae la presencia de redes criminales", señaló a EL TIEMPO el general Mayorga.

El oficial dijo que son dos los factores que atizan la situación de orden público en Cauca. Uno, que es la ruta para sacar la cocaína procesada hacia el Pacífico, y dos, "hay resguardos indígenas que cultivan coca, pero no permiten que la tropa ingrese porque tienen una jurisdicción especial".

El oficial señaló que cuando la guerrilla de las Farc dejó las armas, el territorio que dominaba fue copado por sus disidencias y el Eln, que hoy mantienen esa disputa.

La marihuana que se produce sale por Huila, por Inzá hacia Cali, por la ruta Los Libertadores, no por la vías principales. Allí hay infinidad de trochas y caminos

El general Mayorga señaló que la producción de marihuana, en especial la tipo creepy, es otro factor que influye en la violencia que se registra en Cauca.

"La marihuana que se produce sale por Huila, por Inzá hacia Cali, por la ruta Los Libertadores, no por la vías principales. Allí hay infinidad de trochas y caminos", señaló el comandante, quien reconoció que el gran problema es que la marihuana, que se produce en invernaderos en su gran mayoría, está dentro de los resguardos indígenas, donde la Fuerza Pública no puede ingresar.

El oficial aseguró que en lo corrido del año han incautado 12 toneladas de marihuana, pero denunció que en muchas ocasiones "las comunidades indígenas, bajo asonada, salen de manera masiva -unos 100 o 200- y nos arrebatan la droga incautada". 

Población civil en medio de dos fuegos

"Para nadie es un secreto que en este departamento, por años, se han dedicado a la siembra de cultivos ilegales, pero en cierta forma es la respuesta al abandono que por décadas ha tenido el Estado a esta región", le dijo a EL TIEMPO una autoridad civil que pidió la reserva de su nombre.

La fuente señaló que la autoridad la ejerce la Guardia Indígena, "autoridad que los ilegales no respetan". De igual forma, reconoció que por costumbres ancestrales no se permite la presencia de los uniformados.

"Nuestros niños crecen en medio del fuego cruzado, de los ilegales y del Ejército. A veces, en la zona rural hay desplazamientos por el miedo a perder la vida. Además, hay temor por el reclutamiento de los menores", señaló.

Iglesia Católica clama por "acabar con el narcotráfico"

Precisamente, los obispos de Popayán, Pasto, Tumaco, Guapi, Ipiales y Tierradentro, en Cauca y Nariño, zonas afectadas por la violencia que genera el narcotráfico, emitieron ayer un comunicado sobre el tema, en el que hacen un llamado a las redes que se lucran del narcotráfico.
 
En esa carta abierta, les piden a quienes se dedican al negocio del narcotráfico respetar la vida humana, ya que “es un don sagrado de Dios, aunque frágil y vulnerable; por tal razón, toda la inteligencia, la ciencia, la economía y todos los medios deben dedicarse al fin más noble que es el desarrollo humano integral”.

Los obispos les solicitan a los ilegales que paren con el tráfico de armas. "Paren los procesos de corrupción a personas, a organizaciones sociales, instituciones del Estado, paren la deforestación y contaminación de la casa común, paren todos los atentados contra la vida de personas y de comunidades”, se lee en el comunicado.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.