Cauca, Nariño y Antioquia, donde más han asesinado miembros de la Farc

Cauca, Nariño y Antioquia, donde más han asesinado miembros de la Farc

El 52 por ciento de los crímenes contra sus integrantes han ocurrido en estos tres departamentos.

Congreso de las Farc

En el primer congreso de las Farc, 1.200 exguerrilleros definirán las bases del partido político en el que se convertirá esa organización.

Foto:

Raul Arboleda / AFP

Por: REDACCIÓN PAZ
30 de abril 2019 , 06:23 a.m.

El asesinato del exguerrillero de las Farc Dimar Torres junto a la zona de reincorporación de Convención, Norte de Santander (el 22 de abril), del que se señala al cabo del Ejército Daniel Eduardo Gómez, se convirtió en noticia nacional, precisamente, porque en el hecho hubo militares involucrados cuando ellos han sido los encargados de protegerlos, junto con la Policía.

Pero desde que las Farc firmaron la paz, el 24 de noviembre del 2016, han sido asesinados más de 100 de sus antiguos integrantes, y la mayoría, el 52 por ciento, en Cauca, Nariño y Antioquia, departamentos con fuerte presencia de bandas criminales.

Cauca y Nariño encabezan, con el 20 por ciento y el 18 por ciento de los crímenes, respectivamente.

La Fiscalía investiga 106 homicidios, pero según el partido Farc, los excombatientes asesinados son 126. Incluso afirma que hay 9 desaparecidos y que otros 12 se han salvado de intentos de homicidio.

Y, mientras para el exjefe guerrillero y hoy senador de la Farc Carlos Antonio Lozada los casos investigados no han sido suficientemente esclarecidos por la unidad de la Fiscalía especializada en estos crímenes, el organismo sostiene que solo respecto de los homicidios hay avances en 50 casos, que representan el 47,6 % de las investigaciones.

Según la Fiscalía, sobre el total de hechos violentos contra miembros de las antiguas Farc, es decir, incluidos intentos de asesinatos y desapariciones, el avance en las investigaciones es del 48 por ciento. Entre los avances de esas investigaciones reporta 6 sentencias, 121 vinculados a procesos penales y 37 personas capturadas.

En total, de acuerdo con el organismo acusador, han sido expedidas 65 órdenes de captura, y de los 37 capturados, 5 ya tienen sentencia, 13 están enfrentando un juicio y los procesos de los 19 restantes están en la fase de investigación.

Un hecho llamativo entre las investigaciones abiertas es que en 61 los responsables de los asesinatos son los grupos armados organizados o bandas criminales, con 22 casos. Le siguen el ‘clan del Golfo’, con nueve asesinatos, y el Eln, con siete homicidios. Después está el grupo residual del Epl, con cinco casos. Hasta antes del caso del exguerrillero asesinado en Convención, la Fuerza Pública aparecía como responsable de un caso de asesinato.

En medio de la violencia que persigue a los exguerrilleros de las Farc, la Fiscalía resalta que del total que entraron al proceso de paz (13.196), las víctimas de homicidio son el 0,95 por ciento.

Pero, en su último informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Carlos Ruiz-Massieu, jefe de la misión de ese organismo en Colombia que verifica las garantías de seguridad para los excombatientes y su proceso de reincorporación, el asunto de los asesinatos se puso de presente como una de las preocupaciones.

“El despliegue de las Fuerzas Armadas y la Policía cerca de los Espacios Territoriales es crítico; sin embargo, la competencia violenta entre los grupos armados ilegales por el control territorial en zonas fuera de estos perímetros de seguridad continúa amenazando la seguridad de los excombatientes y las comunidades, así como socavando los esfuerzos generales de implementación de la paz”, afirmó Ruiz-Massieu ante el Consejo de Seguridad.

Exguerrilleros también denuncian intentos para involucrarlos en delitos

No solo los asesinatos de exguerrilleros vienen preocuando a los excombatientes de las Farc. También, según dicen, los supuestos intentos de involucrarlos en montajes judiciales.

Estos hechos han generado temores en los exguerrilleros rasos y en los propios excomandantes, como Joaquín Gómez, exjefe del bloque Sur y quien hoy adelanta su reincorporación en Pondores, La Guajira.

La más reciente denuncia de un supuesto montaje la hicieron exguerrilleros que se mantienen agrupados en el espacio de reincorporación de Colinas, en San José del Guaviare.

Según la denuncia, el jueves pasado, en la vereda Alta Angoleta, hombres que se identificaron como miembros de Antinarcóticos de la Policía –pero que no tenían insignias de esa institución–, llegaron hasta ese sitio y se llevaron a cinco hombres y dos mujeres, así como a cuatro niños.

Los excombatientes aseguran que se trató de un “desplazamiento forzado de sus parcelas”. Según los exguerrilleros, los adultos fueron llevados a interrogatorio con la Sijín, y los niños quedaron en manos del Instituto de Bienestar Familiar.

Un día después (el viernes), los hombres y mujeres recuperaron su libertad, pero fueron citados de nuevo a un interrogatorio dentro de un mes. Ellos retornaron al espacio de reincorporación de Colinas.

“Las autoridades militares ejecutoras del desplazamiento les expresaron a estas familias, en un acto de represión, que tienen un plazo de tres días para desalojar sus tierras o procederán a prenderles fuego a sus casas y a incautar sus animales”, dicen los exguerrilleros.

Además, dicen que un oficial “de alto mando militar” en la zona “intimida a los campesinos ofreciéndoles dinero e infringiendo miedo para que entreguen información de personas que ellos no conocen”.

Las autoridades militares ejecutoras del desplazamiento les expresaron a estas familiasque tienen un plazo de tres días para desalojar sus tierras

Para los excombatientes, esos procedimientos hacen parte de una estrategia para presionarlos.

Por su lado y días antes, Joaquín Gómez había denunciado supuestos seguimientos y maniobras para afectar su proceso de reinserción a la vida civil como parte del acuerdo de paz de La Habana.

En una carta enviada a la Procuraduría General, el excombatiente pidió que se investiguen sus denuncias sobre supuestos intentos de realizar un “montaje judicial” en su contra.

He sido víctima de una constante hostilidad por agentes encubiertos y enemigos descubiertos del proceso de paz e implementación. Diversas personas de la región han llegado de manera reciente a realizar propuestas para que me involucre con acciones ilegales, a través de la venta o compra de dólares, compra de armamento, o para que participe en negocios multimillonarios que en esencia también son ilícitos”, dijo en la comunicación.

Y agregó: “Mi respuesta a estas provocaciones a los acuerdos de paz ha sido la de rechazar de manera contundente estos hechos”.

Disparo en el rostro mató a exguerrillero
Guillermo Botero y Dímar Torres

Dímar Torres Arévalo es un exintegrante de la guerrilla de las Farc, que fue asesinado cuando se movilizaba por la zona rural del municipio de Convención (Norte de Santander).

Foto:

Claudia Rubio / Archivo particular

Cuatro impactos de bala fueron hallados en el cuerpo del exguerrillero de las Farc Dimar Torres, cuya muerte fue atribuida por la Fiscalía a un cabo del Ejército en hechos ocurridos el 22 de abril, en inmediaciones de la zona de reincorporación de Convención, Norte de Santander.

Según los resultados de la necropsia de Medicina Legal y del informe de balística, un disparo en el rostro fue la causa de la muerte de Torres. Estos informes fueron determinantes para que la Fiscalía señalara de homicidio al cabo Daniel Eduardo Gómez, quien habría disparado contra Torres.

El abogado Diego Martínez, quien representa a la víctima, dijo que se espera que hoy se imputen los cargos al cabo, y no descarta que haya otros implicados, pues, según la información que tiene
, el excombatiente muerto fue detenido en un retén militar.
Según los vecinos de la vereda Campo Alegre de Convención, quienes alertaron sobre lo ocurrido con Torres, este tenía signos de tortura en sus genitales. Sin embargo, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, aseguró que lo hallado fue “una esquirla que afectó los órganos genitales”.

Tras conocerse el dictamen de Medicina Legal, en el centro del debate quedó el ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien en versiones preliminares dijo que el exguerrillero habría muerto en un forcejo con el cabo. En el Congreso promueven una moción de censura al Ministro.

Al responder a las críticas, Botero afirmó que lo que hizo inicialmente fue transmitir la versión entregada por el cabo a sus superiores y a la Fiscalía.

“Desde que conocimos los resultados de la Fiscalía, que indicó que este hecho tenía las características de un homicidio, hemos actuado con toda la transparencia”, dijo. Y agregó: “no estábamos en el plan de ocultar absolutamente nada”.

REDACCIÓN PAZ
@PazyJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.