¿Hora de reconocer que el Ejército atraviesa una división interna?

¿Hora de reconocer que el Ejército atraviesa una división interna?

MinDefensa asegura que Gobierno jamás supo de los planes para que mercenarios invadieran Venezuela.

Carlos Holmes Trujillo

Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda. Archivo EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
10 de mayo 2020 , 10:47 p.m.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, asegura que el Gobierno colombiano jamás supo de los planes para que un grupo de mercenarios invadiera Venezuela por mar. Rechaza rotundamente que se hubieran podido entrenar en Colombia.

¿Qué sabía Colombia de ese ataque por mar a Venezuela, integrado por un equipo de exmilitares gringos y venezolanos, y hasta coordinado por un conocido asesor de imagen de muchos presidentes en Colombia, J. J. Rendón?

Ninguno. Esa jamás ha sido la política del Gobierno del presidente Duque. Naturalmente venimos trabajando desde hace mucho tiempo, con toda claridad y con toda decisión, para crear condiciones que permitan un cambio democrático en Venezuela.

(Le puede interesar: 'Le corresponde a Duque solicitarme el regreso de las lanchas': Maduro

Pero entonces, ministro, si el Presidente tiene esa posición pública que usted reitera tan firmemente, ¿cambia de alguna manera la relación con el presidente Guaidó, por cuenta de que él sí supuestamente sabía que se estaba gestando una invasión de mercenarios a Venezuela, inclusive utilizando territorio colombiano?

El presidente Guaidó ha contado con el apoyo y la confianza del Gobierno colombiano, así como todas esas fuerzas de oposición democráticas que vienen trabajando con tanto empeño desde hace muchos años, en medio de condiciones tan difíciles, para lograr un cambio en Venezuela. Como ha dicho el presidente Duque, la política seguirá siendo la de apoyar todas las acciones que permitan un cambio en Venezuela.

Una de las víctimas es el Presidente, a quien le ‘perfilaban’ a uno de sus funcionarios más cercanos, el secretario de Palacio, Jorge Mario Eastman...

¿Pero qué tipo de acciones? Esta fue una acción, aunque fallida…

Acciones políticas y diplomáticas, conjuntamente con otras naciones democráticas. Esa es la política del Gobierno, y no ha cambiado ni cambiará.

Pero si los protagonistas de este incidente, tan supremamente grave, insisten en que el presidente Guaidó por lo menos sabía que había una operación y su asesor J. J. Rendón fue quien confesamente exploró las posibilidades en los orígenes de la operación, y que incluso acepta haber pagado 50.000 dólares que al contratista le costó esa exploración, ¿cómo van a seguir las relaciones del presidente Duque con Guaidó? ¿En qué tono si él, por lo menos, estaba enterado de que se encontraba en marcha ese intento de invasión que el presidente Duque rechaza?

Yo no puedo hacer especulaciones en relación con un tema tan delicado. Lo que sí puedo es reiterarle lo que es la política conocida, reiterada y pública, del gobierno del presidente Duque, en lo que tiene que ver con la situación en Venezuela. Pero yo le ruego, María Isabel, que cualquier otra pregunta sobre esta materia se la formule a la señora canciller.

(Lea también: Gobierno refuerza protección en todas las zonas fronterizas)

Esta pregunta sí tengo que hacérsela a usted. Es acerca del posible entrenamiento de los mercenarios en La Guajira, y de un exgeneral chavista, Clíver Alcalá, que movía armas por Colombia. ¿Tiene algún dato sobre eso?

Absolutamente ninguno. Está clara cuál fue mi actuación como canciller, cuál política defendí, siguiendo instrucciones del presidente Duque. De manera que yo tengo que rechazar, de tajantemente, cualquier supuesta participación de Colombia en hechos de esta naturaleza.

Perdone que le insista. ¿Usted está aclarando tajantemente que eso no ocurrió o que si acaso ocurrió, usted lo desautoriza?

Colombia no ha tenido ninguna participación en lo que usted señala. Estoy hablando del Gobierno colombiano, de la Fuerza Pública, que no han tenido absolutamente nada que ver en esos asuntos. Sí ha tenido participación política, sí ha tenido participación diplomática, sí ha contribuido a crear condiciones para que haya un cambio en Venezuela. Eso sí lo ha hecho, desde el punto de vista político y diplomático, y, repito, en compañía de muchas naciones democráticas del mundo.

Pero invasiones militares o paramilitares no, para nada…

Jamás, nunca. Eso no hace parte de la política del gobierno del presidente Duque.

Pasemos al tema de las últimas noticias sobre los asuntos militares. En todas las entrevistas que ha dado hay preguntas que persistentemente no contesta: ¿quién ordena los tales ‘perfilamientos’ en inteligencia militar, y quién recibe los informes?

María Isabel: hoy lunes, 11 de mayo,  muy temprano, espero que sea a las 8 a. m., el Ejército entregará ante la Fiscalía una USB con información recaudada de la que se podrán dilucidar esas respuestas y muchas más. Exploramos la posibilidad de que la inteligencia haya sido mal empleada. Se supone, no lo sé todavía, que allí va contenida toda la información de los perfilamientos. Pero no se lo puedo asegurar. Aunque sí habrá información muy útil para el esclarecimiento de los hechos.

(Además lea: Las escaramuzas militares que poco ayudan a la oposición en Venezuela)

¿Eso que va a entregar el Ejército es producto de las primeras denuncias de Semana, o de las segundas?

Obviamente las denuncias periodísticas son muy útiles. Pero ya el trabajo se había iniciado antes de esas publicaciones por instrucciones del presidente Duque.
Lo que más mortifica de esos ‘perfilamientos’, además de que poco le aportan a la inteligencia militar, es que sugieren una persecución política hacia opositores del Gobierno…

Eso de que tenían por objeto hacerle inteligencia a la oposición no es exacto. Una de las víctimas es el Presidente, a quien le ‘perfilaban’ a uno de sus funcionarios más cercanos, el secretario de Palacio, Jorge Mario Eastman, lo cual indicaría una conspiración contra el jefe de Estado. Rechazo los perfilamientos contra la oposición, contra los sindicatos, contra las ONG y contra cualquier ciudadano de bien.

La división existe. Hay que acabarla. Aquí lo que importa es la institución, no las individualidades. El que crea que un sector pasa sobre el otro no está ni tibio

Otro de los ‘perfilados’ es un coronel en retiro que trabaja en la oficina del comisionado de Paz, Miguel Ceballos, de nombre Vicente Sarmiento…

Y generales y oficiales, inclusive alguien que está en la oficina del Comando General con el general Navarro. Esto significa que se estaba urdiendo una conspiración contra el Gobierno y contra el Presidente.

Usted ha ocupado todos los cargos posibles que uno puede imaginar: ministro de Educación, de Gobierno, comisionado de Paz, senador, diplomático, canciller y ahora ministro de Defensa. Es de las personas que más conoce el país, por dentro y por fuera. ¿Me aceptaría como buen conocedor que lo que está pasando en el Ejército colombiano es producto de una muy, muy fuerte y muy profunda división interna?

Yo me la juego en defensa de la Fuerza Pública. Lo he hecho en el pasado, lo hago hoy y seguiré haciéndolo, porque se trata de una institución fundamental para la estabilidad de la república. Pero su legitimidad depende de su transparencia. Aquí no se trata de buscar chivos expiatorios o de cometer injusticias, sino de adelantar todas las averiguaciones necesarias para efecto de que se conozcan los responsables y se individualice a todos aquellos que hayan deshonrado el uniforme y los valores militares.

¿Y en cuanto a las divisiones internas?

La división existe. Hay que acabarla. Aquí lo que importa es la institución, no las individualidades. El que crea que un sector pasa sobre el otro no está ni tibio.

Es que no se trata de darle la razón ni a uno ni a otro bando, sino de recuperar la línea institucional. Las irregularidades que hemos observado no han tenido un manejo institucional correcto, sino que han terminado filtradas a los medios para hacer escándalo.

Totalmente de acuerdo. Es que esa acción delincuencial de andar filtrando cosas, con el propósito de avanzar como consecuencia de las divisiones internas en la Fuerza Pública, es una práctica malsana que hay que acabar y que hay que erradicar. Aquí lo que le importa a Colombia es una Fuerza Pública respetada, querida, que actúa según sus valores, que produce resultados y que crea condiciones para que los colombianos podamos vivir y trabajar tranquilos.

¿Qué pruebas hay –usted nunca las ha mostrado– para desvincular a esos altos oficiales?

Este es un asunto de naturaleza administrativa interna, que se toma con base en facultades discrecionales que tiene la institución y que tiene el Gobierno. Ocurrió cuando los mandos del Ejército llegaron a la conclusión de que existían, a la luz de la doctrina, los elementos suficientes para tomar esa decisión. En lo que tiene que ver con lo disciplinario y con lo penal, esperemos el resultado de las investigaciones.

En esta guerra de filtraciones de un sector del Ejército contra el otro, se menciona muy insistentemente el nombre de un general: Alberto Mejía, actualmente funcionario de este gobierno como embajador en Australia. A pesar de todo, ¿usted lo va a mantener allá?

Quien nombra embajadores es el señor Presidente de la república, de manera que esa no es una pregunta para mí.

¿Pero si a usted le preguntan lo de la embajada del general Mejía, hace alguna recomendación?

No acostumbro inmiscuirme en competencias que no me corresponden. Me la juego por la Fuerza Pública, me la juego por el Ejército colombiano. Aquí no se trata de buscar chivos expiatorios ni de cometer injusticias, sino de averiguar con todo rigor quién violó los valores militares, quién deshonró su uniforme, quién violó la ley o quién desconoció los reglamentos internos que está obligado a respetar.

Y llegamos a la ‘Operación Bastón’, revelada anoche domingo mediante un comunicado. ¿Qué es la operación y qué resultados produjo?

Básicamente es producto de una labor de contrainteligencia bien empleada. ‘Bastón’ son unas misiones de trabajo que arrancan en el año 2017, continúan en el 2018 y en el 2019, hasta 2020. ‘Bastón’ es el nombre de los archivos de seguridad secreta en los que se recopilaron los resultados de esas misiones de trabajo.

¿Algún resultado concreto?

Sí. La judicialización de 13 personas, la toma de 38 decisiones administrativas por cuenta del Comando del Ejército. Se ha dejado a disposición de las autoridades a 141 integrantes de la institución. Este es un gobierno de cero tolerancia hacia la corrupción.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.