EL TIEMPO

Los lugares donde 'asustan' en Bogotá ¿Se atrevería a ir de noche?

Por ELTIEMPO.COM

En Halloween usted puede asustarse tan solo dando un paseo por la ciudad. No tiene que ser 31 para que sienta el acecho de espíritus y almas en pena. Vea aquí lugares 'embrujados' de la capital. 

Foto:
EL TIEMPO
i

Ruinas del San Juan de Dios

Durante muchos años este hospital abandonado se convirtió en un lugar 'insignia' del peregrinaje fantasmagórico en octubre. No son pocas las personas que aseguran haber escuchado los lamentos de algún moribundo de otro siglo o la sombra de alguien que rondaba por los pasillos derruidos.

Foto:
Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO
i

Cementerio Central

Los callejones de tumbas de este camposanto hacen del lugar uno de los más tenebrosos de la capital ¿Cuántas almas lo vigilarán durante un recorrido sin que usted se percate? Según 'Metrocuadrado', una escalera metálica que lleva a un cuarto bajo tierra puede causarle uno que otro escalofrío
.

Foto:
Carlos Ortega y Rodrigo Sepúlveda. EL TIEMPO
i

Restaurante La Bruja

Varios portales de terror bogotano aseguran que el restaurante debe su nombre a una leyenda antigua: en dicho sitio vivió una de las hechiceras más poderosas de las primeras épocas de La Candelaria como epicentro de, en ese entonces, Santa Fe.

Foto:
Milton Díaz / Archivo EL TIEMPO
i

Edificio Calle del Sol

Un especial de 'El Espectador' de 2008, aseguró que lo que hoy se conoce como el Conjunto Residencial Calle del Sol fue antiguamente un salón de torturas para presos o personas non gratas de la sociedad. Muchos aseguran que aquellos espíritus miserables golpean las paredes cada tanto.

Foto:
Archivo Particular
i

La casa del 'bandido'

En dicha casa vivió el abogado José Raimundo Russi, el supuesto líder de la histórica Compañía de Ladrones de la capital. Por sus 'delitos' fue condenado a muerte y se dice que su espíritu retornó y se quedó en las calles bogotanas para asegurar su inocencia, si es necesario, hasta la eternidad.

Foto:
Archivo Particular
i

Restaurante La Mansión del Duende

Al mismo tono del restaurante de La Bruja, este establecimiento debe su nombre a diversas leyendas que rondan el lugar; durante muchos años una distinguida familia convivió con un duende bastante travieso. Y algunos dicen que hoy en día el pequeño ser mueve las mesas y los cubiertos de vez en cuando.

Foto:
TripAdvisor.co
i

Palo del ahorcado

Este icónico lugar está en Ciudad Bolívar. Fue un sitio que fungió como cadalso para las personas que atentaban contra las irrestrictas costumbres morales de siglos atrás. Varios portales coinciden en que la primera víctima de ahorcamiento del sitio fue una señora llamada Ernestina.

Foto:
Mauricio Moreno / EL TIEMPO
i

La 'cárcel de espíritus' del Museo Nacional

El Museo Nacional es un lugar histórico y cultural, sin embargo, en su momento fungió como panóptico de la ciudad. Las miserables condiciones en las que vivían los presos de la época causaron algunas muertes, y sus voces y gritos -dicen algunos- se distinguen en ciertos momentos de las madrugadas.

Foto:
Claudia Rubio / EL TIEMPO

¿Te quedaste con ganas de más?

VER TODAS LAS HISTORIAS