Opinión / La solidaridad como un acto ético y de imaginación

Opinión / La solidaridad como un acto ético y de imaginación

Por Bernardo Toro, responsable para Colombia en Fundación Avina.

Bernardo Toro

El filósofo Bernardo Toro es el responsable para Colombia de la Fundación Avina.

Foto:

Archivo particular

Por: Barnardo Toro / Fundación Avina
19 de abril 2020 , 12:46 a.m.

“La solidaridad, ya lo sabemos, es una virtud más bien aburrida. No tiene buena prensa, no tiene morbo ni glamur. Pero es una virtud que requiere una inmensa dosis de imaginación. Y sin imaginación, sin la capacidad de ponernos en el lugar del otro, es imposible formar parte cabal de una sociedad”. Marianne Ponsford.

La solidaridad es la capacidad de una persona, o de un grupo, de construir y producir bienes, servicios, sentimientos, transacciones y valores que contribuyen a la vida digna de otros y al cuidado del planeta.

En su grado más alto, la solidaridad es la compasión, entendida como la capacidad de trabajar por evitar y disminuir el dolor en los otros. Ambas, la solidaridad y la compasión, requieren una inmensa dosis de imaginación, tener la capacidad de ponerse en lugar del otro para construir juntos la dignidad de todos y cuidar el planeta.

Formar una personalidad solidaria requiere formar en el autoconocimiento, la autorregulación y la autoestima, es decir, formar para la autonomía. En la medida que una persona se conoce más a sí misma, en sus miedos, capacidades y sueños, tiene mejores condiciones para ponerse en el lugar del otro, en reconocer al otro como él espera ser reconocido, merecedor de respeto, de cuidado y compasión.

La autorregulación es la base de la libertad y la democracia. Ser libre es la capacidad de darse orden a sí mismo para contribuir productivamente a la vida digna de los otros y el cuidado del planeta.

El autoconocimiento, la autorregulación y la libertad construida desde el interior de la persona producen autoestima para sí mismo y respeto hacia los otros. Y ese respeto al otro nos lleva a entender y a ponernos en el lugar del otro, a ser solidarios y compasivos.

Si la solidaridad y la compasión son comportamientos diarios y normales en una sociedad, y no comportamientos excepcionales, esa sociedad tiene cultura solidaria. La solidaridad es en sí misma un acto ético; entendiendo la ética como la capacidad de una persona o un grupo de tomar decisiones en favor de hacer posible la dignidad humana y el cuidado del planeta.

No importa qué tipo de trabajo, profesión u ocupación tenga una persona; si lo que hace está orientado a favorecer la dignidad humana de los otros y el cuidado del planeta es un acto ético, es un acto solidario, es un acto compasivo.

Una sociedad es solidaria y compasiva si aprende y sabe hacer transacciones ganar-ganar. Como lo podemos ver en estos momentos de cuarentena, son las transacciones, los intercambios económicos, políticos, sociales, culturales, emocionales y espirituales los que construyen la realidad. Si no hay transacciones, no hay realidad. Una ciudad es sus transacciones.

Las transacciones pueden ser:

Económicas: cuando intercambiamos bienes y servicios.
Políticas: cuando intercambiamos, negociamos o hacemos converger intereses en una dirección determinada. La política no es la ciencia del poder, es el arte de
articular intereses.
Emocionales: cuando intercambiamos sentimientos y sentires.
Sociales: cuando intercambiamos reconocimientos, roles y cargos.
Culturales: cuando intercambiamos y reconocemos las distintas formas de ver y construir el mundo.
Espirituales: cuando trabajamos por evitar o disminuir el dolor en los otros.

La vida es hacer transacciones. La solidaridad, la compasión y la creación de riqueza de una sociedad dependen de la cantidad de transacciones ganar-ganar que hace la sociedad. La exclusión, la pobreza y la inequidad son el resultado de las transacciones ganar-perder que ocurren en una sociedad. John Nash, premio Nobel de economía, lo dice de una manera más directa: las transacciones ganar-ganar producen riqueza y equidad para todos; las transacciones ganar-perder producen riqueza para unos pocos e inequidad para la mayoría.

Por eso, la forma práctica de construir la solidaridad y la prosperidad de una sociedad es aprender a hacer siempre transacciones ganar-ganar. Es nuestro desafío para todos en estos tiempos de coronavirus y de crisis climática.

Aprendemos a cuidarnos a nosotros y a los otros haciendo transacciones ganar-ganar o no somos viables sobre el planeta Tierra.BERNARDO TORO
Responsable para Colombia en Fundación Avina

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.