¡Feliz día, mamá! Cristina y Balti, dupla poderosa

¡Feliz día, mamá! Cristina y Balti, dupla poderosa

Tras su separación, Cristina Umaña se reinventa y empieza una nueva vida en México.

Cristina Umaña

Vestido de seda de Daniela Álvarez Boutique, @danielaalvarezboutique, y Zara.

Foto:

Hernán Puentes

Por: Ángela Landínez Olaya
26 de abril 2019 , 03:16 p.m.

Tras su separación de Lucas Jaramillo, Cristina Umaña se reinventa y empieza una nueva vida en México, con proyectos de talla internacional, con una actitud más sabia ante el mundo y con su razón de ser, Baltazar, su hijo de nueve años. De celebración.

Cristina aterrizó en Bogotá, proveniente de Nueva York, donde promocionó la segunda temporada de Jack Ryan, serie estadounidense protagonizada por John Krasinski y en la que interpreta a Gloria Bonalde. En Colombia, estará por un mes para grabar Distrito Salvaje.

Su brillante talento y gran belleza, pero, sobre todo, un carisma que desborda cualquier límite, la han convertido en una de las mujeres más queridas del país.

Hace más de dos años se radicó en México, donde vive con Baltazar, su hijo de nueve años. Allí, pese a su imparable trabajo, Cristina es una mamá entregada ciento por ciento a él. Vive con intensidad este papel y espera seguir dando lo mejor de sí para formar a un hombre feliz, luchador y amoroso.

Aunque su vida cambió luego de su separación de Lucas Jaramillo, con quien llevaba más de 12 años de relación, ambos mantienen un maravilloso vínculo y una gran amistad, pues saben que siempre los unirá su pequeño Balti.

¿Cómo está la relación con tu hijo?

Es una relación de aprendizajes diarios. Hemos encontrado un espacio muy bonito donde logramos un equilibrio entre lo que es ser mamá e hijo. Seguramente no soy su mejor amiga, porque soy su madre y existen algunas reglas que debemos cumplir, pero compartimos hermosos espacios de diversión, planes y viajes. Me siento superfeliz de poder ser la mamá de Baltazar.

¿Cómo lo describirías?

Es un grandioso ser humano. Un niño que se hace querer fácilmente. Debido a mi trabajo y el de su papá, él ha tenido que moverse de país frecuentemente, pero es muy afortunado porque adonde llega hace nuevos amigos muy rápido. Se conecta muy fácil, se adapta sin problema a los cambios. Le encanta jugar fútbol, hacer deporte, juega… juega mucho. Pero también disfruta estar solo; busca espacios de intimidad, no sé si sea porque es hijo único.

¿Le sigue gustando la cocina?

Sí, le fascina. Le encanta hacer pastas, sopas, galletas. Tanto el papá como yo lo acompañamos en esto; le picamos los ingredientes y él los va cocinando. Nos dices que debe viajar mucho.

¿Lo hace contigo o con Lucas, su papá?

Hasta los seis años estuvo siempre conmigo, pero ahora es mucho más complicado por el colegio, ya que debe estar más presente. Sin embargo, cuando me voy largas temporadas, tenemos un acuerdo con el colegio para que él pueda viajar conmigo, y recibe tutorías virtuales. Luego se regresa para estar con el papá.

Cuando ocurre esto, ¿separarte de Baltazar duele mucho?

Siempre. Me hace una falta horrible. El día que me voy es muy duro, pero también nos hemos acostumbrado a que debe tener tiempo compartido con su papá y su mamá. De hecho, antes de que Lucas y yo nos separáramos, vivíamos situaciones muy similares; entonces, estas rutinas no son extrañas para él.

Aunque han viajado mucho por varios países, sueñan con hacer un viaje juntos por Italia y España, donde, además, desean ver un partido del Barça, el equipo favorito de Baltazar.

Cristina Umaña

Camisa blanca de un solo hombro, de Pamela Stevenson, @pamelastevensonb, y Falda de jean, de @PinkFilosofy.

Foto:

Hernán Puentes

¿Cómo afrontó el niño la separación?

Como era de esperarse. Ningún niño acepta que sus papás se vayan a separar, pues siempre tiene en su imaginario que estén juntos. Al principio, sí le generó algo de choque; además, porque siempre estuvimos los tres para arriba y para abajo, pero lo bonito de esta situación es que logramos entender que como pareja había un cambio, pero no como familia.

¿Y tú cómo estás?

Los dos, Lucas y yo, hemos tenido que afrontar varias cosas en nuestro proceso de separación, pero somos muy buenos amigos. Estamos permanentemente conectados y somos partners. Además, toda la vida nos unirá Balti. Hasta el momento, todo nos ha funcionado superbién.

Generalmente, cuando una pareja se separa, la parte más dura la debe asumir la mamá. Lo digo por temas de rutina y tiempo. ¿Te has sentido así?

No. La verdad, no lo siento así. No creo que sea mi experiencia personal. Lucas es un gran padre y quiere estar muy presente en todas las etapas de su hijo. Los dos hablamos mucho, nos ponemos de acuerdo, nos ayudamos en nuestras cosas, negociamos, en fin… Perfectos no somos, cometemos errores, pero hasta ahora hemos sabido manejar muy bien el tema.

Al final del día, es más lo que un hijo termina enseñándole a un padre, que al contrario. ¿Qué lecciones te ha enseñado Baltazar?

Si uno tiene un maestro de vida, son los hijos. Ellos vienen a enseñarte, todos los días, algo diferente. Con Balti, he aprendido de paciencia, respeto, amor incondicional y límites. A veces, me veo reflejada en él; es como si fuera mi espejo, e incluso me muestra mis propios miedos, errores y hasta inseguridades.

Si uno tiene un maestro de vida, son los hijos. Ellos vienen a enseñarte, todos los días, algo diferente. Con Balti he aprendido de paciencia, respeto, amor incondicional y límites

Cristina Umaña

Top y pantalón de Johanna Rubiano, @modajohannarubiano, y Zara.

Foto:

Hernán Puentes

¿Cómo eres de mamá?

Por encima de todo, trato de ser muy clara con el mensaje que le quiero dar a Balti. Son conversaciones que no parten de un grito ni nada de esto, sino que vienen de la claridad y la reflexión. Mi niño entiende las cosas, si le digo la verdad y le doy un porqué real de la situación. Las mamás solemos decir mucho ‘no’, pero yo trato de hacerlo más partícipe, que tome decisiones y que sienta que su opinión también cuenta. A mí, cuando pequeña, me decían a muchas cosas que no, y era muy frustrante.

¿Pero eres fuerte o suave…?

Hay claridad y solidez sobre la autoridad. Trato de buscar la justa medida. Hoy en día, muchos papás pecan demasiado por ser complacientes y los niños necesitan sentir que hay autoridad, reglas y límites.

¿Qué rasgos tiene Baltazar de cada uno de ustedes?

Creo que la empatía la tomó de los dos. Tiene un gran espíritu, que, sin duda, lo heredó de su papá. De mí, tiene la pasión por las cosas nuevas, probar nuevos platos, visitar nuevos sitios. Aunque él diga que no, siento que es muy histriónico. Dice que cuando grande será futbolista; otro día, que será biólogo, pero no sé como actor. Esperemos a ver qué le tiene preparado el futuro.

¿Qué les gusta hacer?

Nos gusta caminar; ir a varios lugares, al cine, a comer helado. Incluso nos sentamos en un restaurante a hablar de todo, de los sueños, de la vida… Es mi gran compañía.

¿Qué es lo mejor de ser mamá?

Todo es bueno. Me encanta la posibilidad que tengo para conectarme con un ser tan puro, que ve la vida de una manera tan genuina, mágica y divertida. Ese hijo se convierte en el mejor regalo para la persona o la familia que lo recibe. Es tener la capacidad de empezar a sentir un amor que uno sabe que nunca se va a acabar. Una gran responsabilidad para cuidarlo, protegerlo y educarlo de la mejor manera. Nunca te vas a ahorrar que tus hijos te reten como padre.

Cristina Umaña

Camisa blanca de un solo hombro, de Pamela Stevenson, @pamelastevensonb, y Falda de jean, de @PinkFilosofy.

Foto:

Hernán Puentes

Una nueva vida… Cuestión de actitud

¿Estás saliendo con alguien en este momento?

No. Estoy entregada a ser mamá y a mi trabajo.

¿Pero te ves en un futuro con otra persona?

Yo creo que sí, no me cierro a esa posibilidad. Estoy abierta para que la vida me sorprenda de muchas maneras, pero, en este momento de transición, me siento fantástica.

¿Qué prefieres hacer cuando estás sin Baltazar?

Me gusta salir a comer rico con mis amigas. En Colombia, no lo hago mucho porque me siento muy observada, pero cuando estoy en otra ciudad me encanta salir a caminar, recorrer sus calles, sentarme a leer, buscar exposiciones. La verdad me parcho increíble.

¿Estás valorando tu soledad?

Estoy enamorándome mucho de ese estado. No sé si soledad sea la palabra exacta, pero disfruto de mi propia compañía. Me ayuda mucho y más ahora que estoy viajando bastante.

Hablando de ejercicio, ¿cómo te mantienes en forma?

La verdad, soy adicta a esas nuevas rutinas de indoor cycling con música, lo que se conoce como cyglo. Me fascina, me relaja mucho, me transporta, me pone en otro ritmo. Soy feliz.

¿Y las fiestas…?

Llevo una vida muy tranquila desde que tenía como veinte años. No soy fiestera. Me gusta salir, pero no es parte de mi estilo de vida. Duermo muy temprano y soy demasiado casera.

ÁNGELA LADÍNEZ OLAYA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.