Lo que Alfredo Ramos quiere para Medellín si llega a la Alcaldía

Lo que Alfredo Ramos quiere para Medellín si llega a la Alcaldía

El aspirante a la alcaldía de Medellín, por el partido del Centro Democrático, habló con EL TIEMPO.

Alfredo Ramos Maya

Alfredo Ramos Maya, candidato a la alcaldía de Medellín.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Nación
17 de octubre 2019 , 07:56 a.m.

Alfredo Ramos Maya es la carta del uribismo para quedarse con la Alcaldía de Medellín. Su nombre ha tomado fuerza para llegar al cargo y asumir los retos que tiene esta ciudad en el futuro, como la calidad del aire y la transformación de la movilidad a través de grandes obras como las que acostumbran a llevar a cabo en esta capital.

El exsenador, hijo del exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, le apuesta a la continuidad de varios de los proyectos que vienen de la mano de Federico Gutiérrez, actual mandatario, pero quiere políticas más agresivas en cuanto a la seguridad.

¿Cuál es su estrategia para la reducción de homicidios?

Se debe tener gran determinación para acabar las estructuras criminales con enfoque integral basado en dos componentes: la autoridad y la inversión social innovadora.

La autoridad son los cambios en la operatividad policial, necesitamos una Policía que opere más y genere más reducciones en el delito, no necesariamente más capturas, que prevenga y disuada para que no haya delito. Necesitamos un fortalecimiento tecnológico muy grande para luchar contra la criminalidad, como cámaras con reconocimiento facial y de patrones a través de la inteligencia artificial.

Hoy existen sensores que reconocen armas y explosivos en vehículos y personas, inversiones que valen la pena hacer para la prevención del crimen.

Paralelamente se necesita una inversión social innovadora y decidida, con más presencia gubernamental, pues en muchos barrios de Medellín escasamente ven a la Policía o algún funcionario de la alcaldía, por lo que se necesita presencia permanente, pues parte de las estructuras criminales buscan legitimarse en la misma comunidad de diferentes maneras con el manejo de la justicia.

Hay que romper el ciclo vicioso con las personas que están en las cárceles, pues muchos salen de allí a la criminalidad. Se debe trabajar en un programa de resocialización agresivo y un seguimiento cuando las personas salgan de las cárceles.

¿A qué nivel quiere bajar la tasa de homicidios?

Nosotros tenemos claridad que alrededor del 75 por ciento de los homicidios en Medellín tienen que ver con la criminalidad organizada, hay 25 homicidios por cada 100.000 habitantes, de esos 25, unos 18 son asociados a la criminalidad, los restantes 7 son crímenes de convivencia.

Podemos reducir a la mitad el crimen organizado. Medellín hace mucho rato salió de ser una de las ciudades más peligrosas en términos de homicidios, pero podemos seguir avanzando, pues están más claros cuáles son los patrones de comportamiento y podemos lograr rápidamente disminuciones hasta del 50 por ciento con una estrategia más proactiva que no sea solo generar capturas.

¿Qué piensa del pico y placa para consumo de drogas?

Queremos parques para las familias y libres de drogas. Nosotros estamos de acuerdo con la idea del Gobierno Nacional del decomiso de las drogas. Los espacios públicos deben ser espacios para las familias.

Hay cierta divinización de la droga en los últimos tiempos como si esta fuera inofensiva, como si no pasara nada. Hay que volver a la idea de que los grupos al margen de la ley se financian del negocio del microtráfico y la mayoría de los homicidios que hay en Medellín están asociados con estas rentas y el consumo.

El consumo de drogas no debe ser aplaudido y debemos generar políticas de prevención, respetando que muchas quieran hacerlo, por llamarlo así, de manera responsable. De mi parte ni pico y placa ni espacios públicos. Los espacios privados también serían un error porque privilegiarían una cadena de distribución y comercialización de drogas.

¿Cómo piensa afrontar el problema de calidad del aire?

Parto de la base que Medellín ha medido los problemas ambientales, algo que no sucede con muchas ciudades que puede que estén más contaminadas y no lo sepan. Hay que acelerar medidas y son tres las fundamentales en las que hay que trabajar.

Primero: los cambios tecnológicos que son muy importantes desde cómo fortalecemos la movilidad eléctrica, cómo la ciudad avanza para que haya más filtros para los vehículos contaminantes, mejor calidad de los biocombustibles y tener plantas purificadoras de aire, pensar en esta inversión como una medida reactiva para eliminar el PM 2.5.

También se necesitan cambios comportamentales, hay mucho por hacer. Estos deben trascender en las épocas de contingencia, marzo-abril y octubre, debemos caminar más, usar más bicicleta, más transporte público y fortalecer la oferta de este, que se vea el incentivo de usar estos sistemas.

Queremos educar para que las personas usen el vehículo cuando realmente lo necesiten. Si logramos que las personas usen tres días de cinco el vehículo mejoramos muchos.

Hay que comenzar con el ejemplo, el propio Gobierno debe dar ejemplo no solo con los buses eléctricos sino con la red de carros que tiene Medellín para los funcionarios. Si el alcalde y los funcionarios públicos montan más en transporte público nos volvemos un referente para que los ciudadanos también lo hagan.

¿Qué hará con el pico y placa?

La medida del pico y placa hace rato que fracasó, no me queda la menor duda. Yo la revisaría.

Otro punto es que Medellín no está haciendo los controles a los vehículos altamente contaminantes, está muy claro quiénes son los mayores contaminantes, pero no se toman medidas concretas; además de los cambios tecnológicos, se debe tener una mayor eficiencia en ese sentido, el que contamine paga.

Vehículos con tecnologías más contaminantes deben pagar más en impuestos de rodamiento. Con esto se incentiva que las personas muten a nuevas tecnologías.

¿Qué piensa con el futuro de las fotomultas?

No me gustan porque son un negocio para privados. Es muy costoso y estoy en desacuerdo como se hizo la prórroga del contrato, hay mucho debate por dar. No es sano la existencia de tantas fotomultas, no controlan la accidentalidad y se volvió en el juego para unos pocos; además, el gobierno termina viendo muy pocos recursos por cuenta de esas fotomultas.

Voy a revisar los contactos de buena manera. Con el cambio legislativo podría pedir que no pase del 10 por ciento la remuneración que se le hace al privado, quisiera tener ese diálogo con los concesionarios de las fotomultas.

No me parece justo con los ciudadanos que esto se vuelva una trampa para acabar con sus bolsillos. El número de fotomultas en la ciudad merece revisión, quiero un sistema de mayor manejo de parte ciudadana, aquí hay mucho por trabajar en la seguridad vial.

¿Cuál es su propuesta para el corredor vial de la 80?

Esa zona de Medellín no tiene acceso al sistema integrado de transporte, el tren ligero de la 80 es una gran alternativa, es costoso, pero debemos buscar financiación creo que hay muchas formas que se podrían generar a través de alianzas público privadas que nos ayudarían.

Hay otros 14 corredores viales que el metro ha priorizado para los próximos años. Al año 2040 se dice que habría que tenerlos y cuestan 18 billones de pesos, sin definirse las tecnologías exactas.

Medellín debe darle prioridad a las zonas con más carros, si quiero que se bajen del particular tengo que ofrecerles un buen transporte público, que es la excusa de muchos.

El número de fotomultas en la ciudad merece revisión, quiero un sistema de mayor manejo de parte ciudadana, aquí hay mucho por trabajar en la seguridad vial.

A El Poblado le daría prioridad, es la comuna de mayor nivel socioeconómico y la que también tiene más excusas para montarse al transporte público por su topografía y porque no sienten que haya una buena calidad en el transporte público. En El Poblado hay dos líneas específicas que están definidas.

También hay otra zona que es Robledo, por el barrio San Germán, por todo Colombia y llega a la estación San Antonio. Podría ser a nivel de la vía y habría que pensar si sería un tranvía o tren ligero. Es un corredor amplio.

También hay dos metrocables sociales que hay que hacer, uno en Llanaditas y otro a La Cruz, en Manrique, generaría un desarrollo social y económico en esas zonas bastante deprimidas de la ciudad.

Otro proyecto es el tren de cercanías que ha liderado la Gobernación de Antioquia, son casi 80 kilómetros, una alternativa interesante para no congestionar tanto el metro que ya está llegando a altas congestiones.

¿Es partidario de continuar con Parques del Río?

Es un proyecto muy bonito en términos urbanístico, pero excesivamente costoso en términos económicos. El metro cuadrado de Parques del Río terminó valiendo 20 millones de pesos.

No creo que Medellín esté en las condiciones económicas para hacerlo, el proyecto completo está alrededor de 10 billones de pesos. Yo privilegiaría parques en las comunas de Medellín, no hay espacios verdes en las comunidades más vulnerables, no existen espacios verdes.

Parques del Río es bonito, pero costoso para Medellín y no está acorde con las necesidades de muchas zonas de la ciudad.

¿Cuáles serán sus obras principales?

Tengo cuatro facetas de obras que quiero hacer. Una en movilidad con la expansión del metro. También quiero grandes parques para Medellín, que en cada comuna hay una gran espacio como parque central, con arborización y eso requerirá una reurbanización de las viviendas.

Hay que avanzar en infraestructura vial para la conexión y competitividad, mejorando las conexiones para los túneles de Oriente y Occidente, donde no se han hecho obras complementarias.

Hay dos longitudinales que Medellín también requiere para descongestionar. También ampliación de los puentes sobre el río Medellín.Por último, Medellín debe fortalecerse en vivienda.

¿Cuál es su postura frente a Hidroituango?

Lo más importante es que a la mayor brevedad se termine el proyecto y que se lleve a feliz término.

Lo que se está haciendo hoy son obras de mitigación de impacto, pero el riesgo más grande que puede ser es dejar paralizado el proyecto, es el riesgo más grande para las comunidades, cada día que se deje de intervenir el proyecto puede ir aumentando lentamente el riesgo que, por fortuna ya está muy controlado, no se puede permitir cualquier avance en materia de riesgo.

He hablado de seis en eficiencia energética, almacenamiento de energía, energías renovables y no convencionales, nuevo manejo del agua, infraestructura vial y ser un gran operador de internet de altísima velocidad de una giga, con una operadora pública, que es uno de los negocios que hay con el internet de las cosas.

Es un buen momento para llevar a feliz término a Hidroituango con toda la rigurosidad técnica y jurídica y que EPM mire hacia adelante trayendo a muchas de las inversiones que no están siendo rentables, especialmente las de fuera del país, para invertir en nuevas oportunidades de negocio.

¿Estas oportunidades las concentrarían en Colombia?

Esencialmente pensamos en Colombia, al menos la innovación en muchos de estos proyectos. Este debe ser el primer foco, primero en Antioquia y después en Colombia, sin decir que las inversiones por fuera de Colombia sean malas per se. Hay inversiones que son buenas y rentables para EPM, otras que no lo han sido y yo traería esos recursos para fortalecer el mercado en Colombia.

¿Cómo actuó EPM ante la crisis de Hidroituango?

Hemos hecho una defensa de EPM, trato de mirar hacia adelante. Hubo aciertos y desaciertos en el cubrimiento de la coyuntura de Hidroituango, al principio la empresa estuvo muy tímida en el manejo de la información, se dio cuenta de eso y corrigió mucho, ha sido muy abierta posteriormente.

Se han sumado buenas noticias, como el tema del pago del seguro, estábamos convencidos que eso iba a suceder. EPM se dejó llevar por la crisis y no actuó con la mayor velocidad frente al manejo de la información, faltó mucho tacto, ser más abiertos y no mantener tanto hermetismo, pero se dieron cuenta de eso y corrigieron con el tiempo.

¿Cómo bajar el desempleo?

Son temas estructurales y de choque, tenemos que tener una visión económica clara de la ciudad, con siete sectores (moda, agroindustria, salud, energía, conocimiento, entretenimiento, cultura y deporte, y turismo) que pueden generar grandes empleos formales.

Medellín es la sede de la cuarta revolución industrial, hoy hay necesidad para que en los próximos años haya 20.000 nuevos programadores, necesitamos prepararlos, formarles, es una mano de obra bien remunerada que incluso puede trabajar desde casa, pero con una mejor infraestructura tecnológica. Quiero internet de una giga en todos los hogares, parques y empresas de Medellín. EPM le puede apostar a eso.

¿Cómo atenderá la situación con los venezolanos en Medellín?

Hay que caracterizarlos, censarlos para saber cuántos son e irlos formalizando de alguna manera. Debemos tener mucha solidaridad y a veces comienzan las fricciones sociales por cuenta de que algunas personas sienten que los venezolanos les están quitando los puestos de trabajo.

Tenemos que dignificarlos, por lo que necesitamos apoyarlos, pero necesitamos ayuda para nutrición y salud, solos no vamos a poder, pues los recursos locales son finitos y, además de atender a los 2.400.000 medellinenses y sumarles los 80.000 venezolanos, es un reto grande, necesitamos apoyo internacional y no solo palmaditas en la espalda.

Necesitamos inversión en Medellín para generar mano de obra para venezolanos y medellinenses.

Queremos que haya inversión y generación de empleos con los empresarios venezolanos para que tengan solidaridad. Hay muchos puestos laborales en Antioquia, son 36.000 puestos de trabajo y muchos no los toman las personas de Medellín, algunos pueden ser copados por los venezolanos.

¿Cómo trataría el problema de habitantes de calle?

Es un reto muy grande. Se estima que puede haber 4.000, Medellín ha sido exitoso a través del centro Día y las granjas de recuperación de personas.

Debemos trabajar en temas jurídicos. El Gobierno no puede intervenir a estas personas porque son ellas las que deben tomar la decisión de rehabilitarse, hay que avanzar en que esas personas se puedan declarar interdictos, para involucrarlos en procesos de rehabilitación, pero eso requiere una decisión jurídica previa, que no depende de nosotros.

A los centros Día también hay que darles una dinámica diferente, pues simplemente van, se bañan y vuelven a lo mismo. Hay que tener más compromiso por parte de ellos, con procesos de formación.

Creo en las granjas como proyectos de rehabilitación frente al consumo de sustancia sicoactivas, para generar emprendimientos y obtener oportunidades para ellos.

Si la Corte Suprema toma una decisión contraria respecto a su papá, ¿eso lo afectaría en su campaña?

Yo espero que hay justicia en Colombia, no me queda la menor duda de la inocencia de Luis Alfredo Ramos. Despersonalizo mucho la campaña, soy hijo de él, pero no quiero que la campaña esté alrededor de él.

Es una persona que tiene mucho prestigio y cariño, pero se debe tener claro que es una injusticia e infamia lo que ha pasado con Luis Alfredo Ramos.

No podría determinar el efecto político de ello, pero tengo claro que en Medellín se espera una absolución a él. Llevamos dos años de retraso desde que se debió haber dado la absolución, por una justicia que no actúa rápidamente, que no actúa en derecho, en la cual con las pruebas que hay se demuestra que ha sido víctima de una persecución de falsos testigos.

Con miras a futuro y si gana, ¿piensa recorrer el camino hacia la presidencia?

Primero tengo que ganar el 27 de octubre y trabajo duro para eso. No miro en el largo plazo en la política, lo más importante es entregar lo mejor de sí para la gestión.

Mi visión de la política es querer que entren muchas buenas personas, seguro habrá muchas mejores que yo y ese es mi gran sentido de liderazgo político. Quiero que personas de la academia, del sector privado, de sectores sociales sean las que tomen el liderazgo y poder proyectarlos.

¿Cómo serían las relaciones con la Gobernación?

El alcalde de Medellín debe ser un líder regional, trabajar con todos los alcaldes del departamento y de la mano con el gobernador. Los ejes son la seguridad para derrotar la criminalidad; la salud, con Savia Salud, la cual se debe sacar adelante, se le puede dar un buen manejo.

También debemos tener un gran apoyo para la infraestructura, servicios públicos, con EPM, podemos mejorar la prestación en los municipios antioqueños y potenciar la educación y el emprendimiento.

La ciudad debe avanzar, hay que subsanar las diferencias y trabajar por el desarrollo económico, que Antioquia sienta el apoyo de Medellín, que es el hijo rico del departamento.

Hablan en redes sociales de campaña sucia por mensajes de Álvaro Uribe contra Daniel Quintero en su beneficio, ¿qué piensa de esta situación?

En Medellín está claro qué representa cada uno de los candidatos. Yo quiero que se avance sobre lo que está construido y otros quieren importar modelos fracasados en Bogotá. Cada uno ha mostrado lo que quiere y voy a apoyar a EPM, otros quieren hacer política a cuenta de la derrota o fracaso de Hidroituango.

Lo único que digo es que vean las propuestas, lo que representa cada uno, la trayectoria que se tiene y el compromiso con Medellín, para ir tomando las decisiones.

NACIÓN

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.