La guerra sucia salpica las campañas políticas

La guerra sucia salpica las campañas políticas

Comunicados falsos, comentarios que arriesgan vida de candidatos. Así va la carrera para regionales.

Elecciones

'El mal uso de las redes sociales es muy tóxico para una democracia'.

Foto:

Element5 Digital en Unsplash

Por: Política
19 de septiembre 2019 , 08:54 a.m.

Suplicante, la joven candidata liberal a la alcaldía de Suárez, Cauca, Karina García Sierra les pide a sus contendores políticos no lanzar infundios en su contra porque pueden poner su integridad en riesgo.

Sus ruegos en el video que ella misma grabó días antes de la emboscada que se llevó su vida, junto a su mamá y otros cuatro acompañantes, cuando regresaba en carro por una desolada carretera tras una jornada de proselitismo, quedarán en el registro de los hechos más dramáticos de esta campaña electoral.

Apenas comparable al asesinato, el fin de semana siguiente, de Orley García Vásquez, candidato a la alcaldía de Toledo, Antioquia, por el partido Centro Democrático, quien también había rogado para que cesaran las estigmatizaciones en su contra.

Ambos casos están en investigación y aún no es concluyente afirmar que quienes los difamaron apretaron el gatillo. Aunque procesalmente no hay una sentencia, sí es indudable que en el imaginario colectivo quedó gravitando que su fatal desenlace corresponde a la guerra sucia de la actual campaña política.

(Le puede interesar: En pausa, campaña política en zona donde fue asesinada Karina García)

Los historiadores en España han escrito exhaustivos ensayos sobre las consecuencias que tuvo para ese país cuando el debate se salió de cauce. Hay un libro, por ejemplo, que analiza los dogmatismos ideológicos y la agresividad verbal previos a la tragedia que significó la guerra civil. La obra se titula: Palabras como puños.

En tiempos modernos podría hablarse de tuits como puños. En efecto, se trata de una época en la que las ofensas, las mentiras y las agresiones viajan más rápido y con un alcance sin fronteras a través de las redes sociales.

“En esta campaña, a diferencia de anteriores, en las que abundaban los delitos tradicionales, hay más delitos de odio a través de las redes”, dice Felipe Sánchez, director del Observatorio de Redes Sociales de la Universidad Sergio Arboleda.

En esta campaña, a diferencia de anteriores, en las que abundaban los delitos tradicionales, hay más delitos de odio a través de las redes

Un gesto loable

Eso lo sintieron en las últimas horas los candidatos a la alcaldía mayor de Bogotá, quienes debieron esforzarse por salir a aclarar situaciones que jamás realizaron –como la falsa unión entre Carlos Fernando Galán y Miguel Uribe Turbay–, aunque también, en un gesto más loable, ante potenciales electores prometieron bajarle a la confrontación.

(Lea también: Campañas a la alcaldía de Bogotá denuncian guerra sucia)

En medio de un foro sobre cultura ciudadana, el pasado martes, Claudia López, de Alianza Verde, y Miguel Uribe Turbay, del movimiento Avancemos, se hicieron un llamado de atención respetuoso para acabar con la campaña sucia que se ha desatado desde uno y otro lado.

Fue un acto similar –aunque menos formal– al de los partidos políticos que escucharon el clamor del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia (CNPRC), a finales del mes pasado, y firmaron un pacto de no agresión en la carrera electoral.

Es natural. En este propósito, los partidos políticos son protagonistas de primer orden con la única arma leal a su disposición: el debate.

El presidente del Congreso, Lidio García, anunció –para el próximo martes– la realización de un debate de control político sobre la “violencia electoral”. Según García, las agresiones contra los aspirantes a las elecciones de octubre son “lamentables” ya que esto ha provocado que estén en “riesgo” sus vidas, “sus familias y sus aspiraciones” de llegar a algún cargo de elección popular.

La urgencia del debate, en palabras del presidente del Congreso, es porque el tema “no puede perder vigencia alguna” y se requiere la participación de “todos los actores” relacionados con este fenómeno, como la Fuerza Pública y el Ministerio del Interior, entre otros.

La situación es inquietante. En la práctica, todas las colectividades tienen algún candidato amenazado o que ha sido víctima de un atentado en algún lugar del país. Y gran parte de ellos denuncian ser víctimas de matoneo o difamación a través de las nuevas tecnologías.

Lo más visible, sin embargo, sigue siendo las amenazas contra la vida. El director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Pablo Elías González, quien tiene bajo su responsabilidad el cuidado de 1.533 candidatos, le dijo al Congreso que las empresas que prestan este servicio a la UNP “no tienen el personal ni el número de vehículos” blindados “disponibles”. Por eso, el martes próximo será un día crucial.

Al fin y al cabo, la responsabilidad de los aspirantes para no agraviar al otro es tan importante como la de los ciudadanos a tomar distancia con los mensajes que reciben. “En época electoral, a los líderes de opinión, a los candidatos y a los ciudadanos de a pie nos corresponde, para lograr unas elecciones transparentes, deponer los odios, generar un lenguaje menos agresivo, evitar compartir noticias falsas y valorar más los programas de gobierno que los diseños de sonrisa”, reflexiona Víctor Solano, especializado en comunicación digital.

Palabras como puños
La guerra sucia salpica las campañas políticas

Fuente: Unidad Nacional de Protección (UNP).

Foto:

El Tiempo

Es necesario mirar con distancia los contenidos que llegan a través de la web para evitar daños peores. Un ejemplo: este miércoles, Juan David Quintero, joven aspirante al Concejo en Bogotá, hizo público un video en el que un hombre lo ataca a puño “sin siquiera escucharme me acusó de ser uribista paraco, todos los políticos son una ratas”. Por eso, él clama: “La intolerancia nos está matando”.

Y es que el mal uso de las redes sociales es muy tóxico para una democracia. En el mundo, muchos dirigentes se han dado cuenta de su enorme poder y hasta contratan equipos especializados para diseminar mentiras de sus adversarios. Es lo que se llama fake news.

¿Qué puede hacerse ante una herramienta tan nociva? Por ahora, poco. A Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), le llama la atención que las mentiras en asuntos tan trascendentales como las elecciones viajen con tanta impunidad a través de las redes pertenecientes a megagigantes de la tecnología, mientras que, en cambio, sí están en alerta para frenar agresiones de persona a persona.

“Las redes sociales tienen mecanismos para tratar de desactivar los casos de ciberacoso”, recuerda. Sin embargo, destaca que estas mismas plataformas no tienen una herramienta para filtrar los contenidos agresivos en un debate político. “Es mucho más serio el segundo caso, pues es cuando el uso de las redes sociales busca generar terror o una respuesta en materia de preferencias electorales”.

No todo, empero, está perdido. De hecho, a principios de este mes, la Fiscalía General de la Nación informó de tres condenas por amenazas contra periodistas, defensores de derechos humanos y líderes sociales. Se trata, según el ente acusador, de un resultado que responde a la estrategia de priorización para la investigación y judicialización de amenazas contra defensores de derechos humanos, implementada desde hace un año, y que ha arrojado en ese período: 3 condenas, 9 imputaciones y otros 8 casos en juicio. Varios analistas consultados por EL TIEMPO reconocen que este es un enorme avance.

De ahí la importancia del llamado de analistas y líderes de los partidos políticos a la prudencia y adelantar una campaña limpia. Lo que está en juego es la posibilidad de pensar diferente sin temor a una amenaza, un insulto o, peor aún, un disparo.

Así está el panorama regional

Magdalena: encuestas falsas

Desde canciones con letras ofensivas hasta noticias y encuestas falsas conforman el abanico de estratagemas a las cuales han apelado algunos equipos de campaña en el departamento del Magdalena para dañar la imagen de sus adversarios y generar confusión entre el electorado. Según el analista político Edison Muñoz, en esa región las propuestas han sido reemplazadas por señalamientos de un candidato a otro. “Prevalece el ‘por qué él no’, en lugar de ‘yo ofrezco esto’ ”, dice el experto. Por eso, Muñoz pide a las campañas enfocarse en las propuestas y no en la “guerra sucia” electoral.

Medellín: volantes e insultos

Varios candidatos en la capital antioqueña han denunciado la aparición de elementos publicitarios engañosos no solo en redes sociales, sino también en las calles. Juan Valderrama, candidato del movimiento Todos Juntos, denunció la aparición de un volante en el cual se invita a apoyar la recolección de firmas a cambio de dádivas. Lo propio hizo el candidato Daniel Quintero, del movimiento Independientes, quien alertó sobre noticias mentirosas y falsos apoyos a su candidatura. Por su parte, Alfredo Ramos Maya, del partido Centro Democrático, denunció el robo de tres de sus doce vallas.

Santander: perfiles falsos

A través de perfiles falsos en redes sociales se vienen publicando noticias mentirosas y videos editados con el propósito de perjudicar la imagen de algunos contradictores políticos para las elecciones locales en Santander. Una víctima de esos mensajes ha sido el candidato a la gobernación Leonidas Gómez, a quien incluso le plagiaron el logo de su campaña. Yamil Cure, experto en marketing político, considera que estos ataques pueden tener como fin mover las emociones de los votantes para que reaccionen al “voto castigo”, con lo que terminarían apoyando al que realizó los ataques y no al atacado.

Cali: rechazan los montajes

En Cali, dos campañas políticas han manifestado su alarma por falsas noticias que solo buscan dañar la imagen de sus candidatos. Por ejemplo, una fotografía de una visita de Jorge Iván Ospina, del partido Verde, a una zona de concentración de desmovilizados de las Farc, en 2017, ha sido utilizada ahora en su contra. El partido Verde calificó esa imagen como un montaje. Y la campaña de Alejandro Eder, inscrito por firmas, también denunció que una fotografía suya, que había sido publicada en un medio regional, fue utilizada en una 'fake news' sobre un tema sensible de la ciudad.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.