‘Para mí (Sergio) Fajardo es Duque II': Gustavo Petro

‘Para mí (Sergio) Fajardo es Duque II': Gustavo Petro

El jefe de la Colombia Humana habla de los movimientos para las elecciones regionales de octubre.

Gustavo Petro

El jefe de la Colombia Humana decidió apoyar a Holman Morris para la alcaldía de Bogotá.

Foto:

Mauricio León. EL TIEMPO

Por: Política
01 de agosto 2019 , 05:58 a.m.

La relación entre el excandidato presidencial de izquierda Gustavo Petro y la candidata a la alcaldía de Bogotá Claudia López está pasando por un punto de alta tensión, luego de que el senador reveló que se había logrado un acuerdo político entre ellos dos que, al final, ella nunca cumplió.

En diálogo con EL TIEMPO, Petro se refirió a ese acuerdo fracasado y dijo que cree que la “estrategia” de la excongresista era “sonsacar” a varios integrantes de su movimiento, Colombia Humana, para luego hacer un “cerco” sobre él.

Igualmente descartó que en el fracaso de ese pacto político con Claudia López haya tenido que ver el excandidato presidencial Sergio Fajardo, de quien dijo, en todo caso, "es Duque II”.

¿Cómo llegó a decidirse por la candidatura de Hollman Morris?

Fue un proceso de meses. Varias personas de Colombia Humana se candidatizaron en su momento. Cuando el Consejo de Estado anuló la elección de Ángela María Robledo y decidió sacarla del Congreso, quedaba la posibilidad que ella fuera la candidata y es lo que yo asumo como la mejor propuesta para la Colombia Humana, siempre que ella quisiera. Hicimos una rueda de prensa, dejamos fluir las reacciones y al final ella tomó la decisión de no aspirar en espera de una tutela que había puesto para recuperar la curul.

(Le puede interesar: Ángela María Robledo le dice no a Petro para ir por alcaldía de Bogotá)

¿Y entonces qué pasó?

Empezamos a trabajar, incluso con Ángela María y María Mercedes Maldonado, la opción de un acuerdo con Claudia López. Soportamos el suceso de sus insultos, cuando nos llamó los ‘pepes’, no los respondimos. Ella se dio cuenta del efecto negativo de sus palabras y ella misma se decidió a ver si era posible un acuerdo. Me reuní con ella. En mi opinión llegamos a un acuerdo, que se centraba en dos puntos: acoger la política de seguridad de la inclusión social de la juventud como la prioridad y el metro subterráneo.

Claudia López y Gustavo Petro se reúnen para hablar del apoyo de la Colombia Humana a la candidatura de López

La reunión tuvo lugar en el apartamento de Ángela María Robledo.

Foto:

Twitter: @angelamrobledo

¿Por qué al final no hubo acuerdo?

De la reunión que tuvimos con Claudia López, María Mercedes Maldonado salió a hacer el texto y a preparar un acto público de presentación y yo salí a hablar con Jorge Rojas y Hollman Morris para que supieran que, si eso se firmaba, entonces ellos -era mi propuesta- se bajaran de sus candidaturas.

El acuerdo nunca tuvo respuesta después de hecho, de finiquitado, porque lo que vino fue el acto de algunos precandidatos que se juntaron con Claudia López, un trino diciendo lo contrario a lo que habíamos acordado, que no respondí pensando que era la impulsividad de ella, y al otro día, públicamente, ella dijo ‘con Petro no vamos’, que fue la respuesta a un acuerdo ya hecho. Me sentí obviamente engañado y con una sensación fea, pero esa fue la realidad.

(Lea también: Claudia López y Gustavo Petro, una historia de amores y odios)

¿Y entonces solo le quedaba Hollman Morris?

Ante esos hechos, a tres días que se cerraran las inscripciones y tras la noticia de que Ángela María tampoco aceptaba encabezar la lista al Concejo de Bogotá, tomé una decisión más personal -no tenía tiempo de convocatorias a una asamblea- que fue cerrar la lista al Concejo para potenciar al máximo Colombia Humana en la sociedad bogotana, encabezada por mujeres, y apoyar a Hollman.

Mucha gente se pregunta, ¿por qué Hollman Morris?

Porque es el único candidato que queda, después de inscripciones, defendiendo el programa de Colombia Humana, no hay más.

¿Esa decisión fracturó a Colombia Humana?

No. El movimiento de Colombia Humana son básicamente sus electores. El proceso organizativo de militancia está apenas comenzando y no se puede hablar de fractura en algo que aún no ha empezado. Más bien tenemos que preguntarnos si esas decisiones logran impactar en esa base electoral tan grande y que en el caso de Bogotá es 1,1 millones de bogotanos que, en la primera vuelta presidencial, votaron por Petro. Lo que habrá que ver es si la candidatura de Hollman logra impactar, sintonizarse con ese 1,1 millones de personas y volverlo una potencia capaz de ganar la alcaldía.

¿Y qué pasa con los dirigentes de Colombia Humana que se han retirado?

Hay unas personas que se retiraron y otras muchísimas que han llegado. Reconozco en María Mercedes, que hasta ahora es la única que ha dicho que se retira, una de las mejores funcionarias que ha tenido Bogotá y compañera mía de muchas luchas. Ella fue alcaldesa, fue mi secretaria de Planeación y ha sido una estructuradora de mis políticas a nivel distrital y nacional, y es lamentable. De resto no ha pasado nada más. Colombia Humana está vivita y coleando.

Si Hollman hubiera cometido un delito no podría ser candidato y hoy nadie puede decir eso

¿Cree que ese 1,1 millones de electores que, según usted tiene Colombia Humana en Bogotá, escogería como alcalde a alguien que supuestamente ha maltratado a su mujer?

Lo primero que hay que superar es que lo conozcan. De los elementos que gravitan en contra de Hollman uno de los principales es que no lo conocen. Sobre todo que lo conozcan en los sectores de mayor incidencia en Colombia Humana, que es el sur de Bogotá, los estratos 1 y 2. Y la necesidad de llegar al 3, que es el que determina quién es el alcalde. El estrato 3 votó por Peñalosa y votó por Sergio Fajardo. Después decidió votar por Petro y pasamos a 1,8 millones. Ahí están los retos.

¿Y el tema personal de Hollman Morris?

Hay un tema personal que involucra a su familia y que tiene que ser resuelto con ella y ojalá en los mejores términos, privilegiando antes que nada, en mi concepto, la protección de los hijos.

¿Y qué pasa con los postulados de su movimiento hacia la defensa de la mujer?

Respeto a una política hacia la mujer en el Distrito, que nosotros iniciamos porque fuimos los creadores de la Secretaría de la Mujer, creo que tenemos que ir más allá y tener una política pública de liberación de la mujer, una mujer con libertades, y creo que Hollman debe presentar ese proyecto como un resarcimiento. Si Hollman hubiera cometido un delito no podría ser candidato y hoy nadie puede decir eso. Existe un proceso de acuerdos mutuos en una serie de aspectos de la separación, en los que yo no quiero intervenir, lo único es que ojalá eso funcione y se proteja a los niños.

¿Es decir que, para usted, Hollman Morris debe hacer un resarcimiento a las mujeres por sus supuestas faltas?

La actitud que cuestiona a Hollman dentro de esos procesos debe implicar un resarcimiento de la sociedad por ser un dirigente público. Ese es el costo de ser un dirigente público. Una persona cualquiera que se separa en cualquier término no tiene esa connotación, pero nosotros sí. Y ese resarcimiento a la sociedad, proveniente de un cuestionamiento a la vida personal, que no es delictivo, porque si lo fuera no podría ser alcalde ni militante de Colombia Humana, debe ser una segunda oportunidad, la cual necesitan todos los seres humanos.

¿Cree que en el fracaso del acuerdo con Claudia López influyó su pleito político con Sergio Fajardo?

No, para nada, ni siquiera se mencionó el nombre de Fajardo y yo sabía que Claudia lo apoyaba, ese no era un secreto. No tengo ni idea qué le pasó a Claudia. Me parece irracional que alguien llegue a un acuerdo, no solo para triunfar en la alcaldía, sino para mostrarle al país una primera imagen de una candidata apoyada por dos candidatos presidenciales que insinuaría, ni más ni menos, el poder político de Colombia, y no lo siga.

(Le sugerimos leer: El guiño de Claudia López a Sergio Fajardo que molestó al petrismo)

¿Y cómo quedó su pleito político con Fajardo después de este episodio?

Continúa porque para mí Fajardo es Duque II.

¿Es decir que no existen posibilidades de alianzas futuras con Fajardo?

Todo esto no quiere decir que hayamos separado completamente cobijas políticas. Creo que en Colombia se están forjando fuerzas con maduración hacia la vida, que es lo que yo quiero convocar. ¿Con qué candidatura?, con la que sea capaz de defender la vida a plenitud en Colombia. Si soy yo, seré yo. Ya verá usted cómo en Colombia Humana -y quizá parte de estos problemas que hoy tenemos tienen que ver con esto- se va abrir una competencia entre aspirantes para escoger el próximo candidato presidencial de este movimiento.

¿Pero entonces usted está dispuesto a una alianza con Fajardo en 2022?

Con todo aquel que quiera defender un programa. Creo que algo que han aprendido las fuerzas que se autodenominan de centro es que con nosotros se habla es a través de programas, no de estrategias ni de guiños. Creo que Claudia ensayó una estrategia, al final fracasada, con nosotros que fue sonsacarnos la gente. Hablar aquí con congresistas, allá con amigos del proyecto, importantes, para ver si hacía una especie de cerco sobre mí, con quien no habló sino hasta hace unos pocos días y creo que así no es. Esa es una manera errónea de mirar las cosas. Si estos autodenominados de centro, que son en realidad neoliberales, quieren hablar con nosotros, hay que hablar de programas.

¿Por qué hubo tanto ruido en la lista de Colombia Humana al Concejo de Bogotá?

Eso pasa en todos los partidos. Es un cupo limitado y son muchos aspirantes. Cuando son más las aspiraciones que los cupos siempre hay ese problema y que genera dolores de cabeza. La mejor fórmula posible fue una lista de coalición que la integran Colombia Humana, la UP y el Mais. La lista es cerrada con la que, espero, empiece a generarse otra cultura que no sea la de la competitividad entre personas, muy propia del neoliberalismo, sino la defensa de un proyecto en común, que es la Colombia Humana. Veremos. Y pusimos cuatro mujeres destacadísimas en los primeros lugares y con el mecanismo de alternar los nombres. Cualquier que sea nuestra votación habrá más mujeres que hombres.

¿Y qué decirles a los insatisfechos con la conformación de la lista?

Que eso siempre pasará, pero que así es la vida. Yo también me quemé una vez cuando quise ser senador y no pude. Eso pasa.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.