Candidatos por coaliciones y firmas desdibujan a los partidos

Candidatos por coaliciones y firmas desdibujan a los partidos

Para gobernación, 71 lo hicieron por coaliciones; mientras que para alcaldías, fueron 1.315.

Elecciones presidenciales en Colombia

Las elecciones del 27 de octubre definirán quiénes serán los futuros mandatarios locales y regionales.

Foto:

Jáiver Nieto / EL TIEMPO

Por: Mateo García
12 de octubre 2019 , 07:11 p.m.

Los partidos políticos no serán los protagonistas de los resultados de las próximas elecciones en las que se elegirán los futuros mandatarios regionales y locales. ¿La razón? La mayoría de aspirantes se inscribieron por firmas, armaron coaliciones y muy contados llegarán al poder con un logo exclusivo de un partido tradicional.

Son tan variadas y sorprendentes las coaliciones que hay casos de aspirantes que exhiben en el tarjetón el respaldo de los partidos Liberal y Conservador, una situación impensable para los mayores, que recuerdan que la violencia partidista se encendió porque no podían ni verse.

Elsa Noguera, por ejemplo, quien lidera la intención de voto para la gobernación del Atlántico, cuenta con el aval de esos dos partidos tradicionales, pero también de Cambio Radical, el Centro Democrático y ‘la U’. Y, además, la candidatura la hizo a través de un movimiento ciudadano llamado La Clave es la Gente.

(Le sugerimos leer: Encuesta: Galán, 34,3 %; Claudia, 31,2 %; Uribe, 18,3 %; Morris, 10,8%)

Es un salpicón de colectividades difícil de entender para cualquier elector. El caso de Noguera es similar al de Aníbal Gaviria, quien aspira a la gobernación de Antioquia.
Gaviria ha sido liberal toda la vida, pero se inscribió por firmas y tiene el respaldo del Partido Liberal, Alianza Verde, ‘la U’, Cambio Radical y un sector del Partido Conservador.

Cifras de la Registraduría dejan en evidencia esta tendencia para los comicios del 27 de octubre, en los cuales se elegirán ediles, concejales, alcaldes, diputados y gobernadores.

De los 176 candidatos inscritos para las gobernaciones, 71 lo hicieron por coaliciones, y no hay un solo departamento donde no se haya aplicado esta figura; mientras que de los 5.187 aspirantes a las alcaldías, 1.315 fueron a través de coavales.

Aunque la ideología permanece, es cada vez más negociable por los intereses de poder

Las coaliciones no son las únicas protagonistas, los grupos significativos de ciudadanos, es decir, los candidatos que se inscribieron por firmas, también tienen relevancia. En total, 315 grupos recogieron firmas.

Analistas políticos coinciden en que esta situación es una prueba de la crisis que viven los partidos políticos, pues hace 50 años la elección se definía entre dos movimientos y ahora se hace entre más de 100.

En palabras de Carlos Arias, profesor de la Universidad Externado y experto en temas electorales, los partidos están perdiendo fuerza en el electorado colombiano, pues hay un “descrédito” y “aunque la ideología permanece, es cada vez más negociable por los intereses de poder”.

Para Arias, el elector “ya evidenció que esos partidos no son representativos de su participación política”, pues los ciudadanos evidencian que estos “se convirtieron en empresas electorales que solo son funcionales en el momento de elección, pero que no acompañan al ciudadano en la construcción de políticas públicas que lo benefician”.

¿Habrá ganador?

En cada elección regional, los jefes de los partidos con mejores resultados salen a reclamar el triunfo. Y probablemente este año no será la excepción, pues todos los movimientos buscan quedarse con la mayor cantidad de alcaldías y gobernaciones, y tener una representación significativa en los concejos y asambleas.

Sin embargo, este año, a propósito de la tendencia de inscripciones por cédulas y de coaliciones, será difícil determinar quién es el ganador. Puede darse la insólita situación que en la noche de la elección todos salgan a reclamar el triunfo.

Por ejemplo, retomando el caso de Elsa Noguera, ningún partido podría reclamar ese triunfo de manera individual. Si bien ella ha sido cercana a Cambio Radical y a la casa política de los Char, se inscribió por firmas y la respaldan varias colectividades.
Pero donde sí se medirá la fuerza de los partidos es en las elecciones a concejos y asambleas.

Esto deja en evidencia que en este segmento las colectividades sí tienen un peso específico, ya que se mueve toda la estructura de la maquinaria. En este caso, de alguna manera, se podrá reclamar el triunfo.

Esta situación, explicó Arias, es contraria a lo que sucede cuando se trata de elecciones presidenciales y a alcaldías y gobernaciones, pues en estos casos las personas sí votan por los candidatos.

Los partidos no pesan en esta votación porque el elector no vota por el partido, sino que vota por el candidato y la imagen pública que haya construido el candidato

Para la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, quien es la cabeza del Gobierno en cuanto a los temas electorales y la campaña, que los partidos no tengan candidatos únicos obedece a intereses distintos a los ideológicos.

Esto, afirmó, significa que se ha perdido la esencia de las colectividades, que se ve reflejado en la violación de topes de campaña y enfrentamientos entre los copartidarios.

“Las coaliciones significan que no hay una identidad programática e ideológica en torno a un partido, sino a otras circunstancias”, afirmó Gutiérrez.

Pero ¿por qué se llegó a esta situación? “Los partidos no pesan en esta votación porque el elector no vota por el partido, sino que vota por el candidato y la imagen pública que haya construido el candidato”, aseveró Arias.

Por esta razón tener el respaldo de poderosos partidos políticos cuando se trata alcaldías y gobernaciones no significa que la elección esté ganada. Por ejemplo, en algunos casos hay candidatos que tienen coavales importantes, pero en las encuestas no figuran como favoritos.

¿Hay salidas? La ministra Gutiérrez volvió a insistir en que es necesaria una reforma política en la cual, por ejemplo, se vote por las listas y no por los candidatos.

“Estoy convencida de que se requiere una reforma política. Depende de la decisión de los partidos, porque la reforma la presentó el Gobierno, pero depende de la voluntad de los partidos políticos para sacarla adelante”, agregó.

El único consuelo es que la crisis de los partidos políticos no es un asunto exclusivo de Colombia. Se trata de un fenómeno global que genera, sin embargo, mayores riesgos en una democracia en formación como la nuestra.

MATEO GARCÍA
Redacción Política

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.