Secciones
Síguenos en:
Carrera por la presidencia: queda un pulso de 8 semanas
Encuesta presidencial 2018

Se cree que unos 18 millones de colombianos podrían concurrir a votar en la primera vuelta presidencial.

Foto:

Diego Caucayo / Archivo EL TIEMPO

Carrera por la presidencia: queda un pulso de 8 semanas

Empieza la recta final. Será una carrera por alcanzar a Duque y Petro, punteros en encuestas.

Este lunes comienza la partida final por la presidencia de la República. Aunque las consultas interpartidistas del pasado 11 de marzo y las encuestas sobre intención de voto han marcado unas tendencias (el uribista Iván Duque, a la cabeza entre los favoritos, seguido, muy lejos, por Gustavo Petro, Colombia Humana), en las próximas ocho semanas se van a producir decisiones políticas que podrían confirmar ese rumbo o cambiar su dirección. Nada está resuelto todavía.

Germán Vargas, inscrito con el apoyo de firmas ciudadanas; Humberto de la Calle, liberal, y Sergio Fajardo, de la Coalición Colombia, quienes están relegados en el ranquin de intención de voto, tras el proceso de las consultas interpartidistas, han dicho que para ellos la campaña apenas empieza ahora.

Algunos hechos que podrían cambiar o confirmar el rumbo de la campaña presidencial son: los debates por televisión, la avalancha de propaganda política pagada, las decisiones que ‘la U’ y los conservadores tomen, probablemente esta misma semana, sobre a quién apoyar, y la suerte de la alianza que trabajan los candidatos De la Calle y Fajardo.

Desde cuando el demócrata John F. Kennedy le ganó la presidencia de Estados Unidos al republicano Richard Nixon, en 1960, fundamentalmente a raíz del impacto que tuvieron sus debates por televisión, este recurso se volvió definitivo a la hora de ganar elecciones presidenciales en todo el mundo.

En Colombia, los debates televisados también han sido decisivos en el momento de inclinar las tendencias. Y de aquí al 27 de mayo, los colombianos van a ver a los candidatos presidenciales enfrentarse en directo, por televisión, lo que podría incidir en el voto final.

“Esos debates tienen una gran incidencia, especialmente entre los indecisos, los que no tienen en firme un candidato o se están debatiendo entre dos aspirantes”, dijo Patricia Muñoz, catedrática de la Universidad Javeriana.

Según ella, allí juegan las posiciones del candidato y la forma como dice algo. “Esa seguridad y certeza van a calar mucho entre los electores”, dijo.

Otro aspecto que tendrá mucho impacto en la contienda presidencial será la publicidad política pagada, sobre todo en televisión.

Solo los candidatos que estuvieron en las consultas interpartidistas tuvieron acceso a propaganda en televisión. En este campo también habrá sorpresas, pues las campañas preparan una fuerte ofensiva publicitaria para impactar a los electores.

Esos debates tienen una gran incidencia, especialmente entre los indecisos, los que no tienen en firme un candidato o se están debatiendo entre dos aspirantes

Apoyos partidistas

Una de las decisiones más esperadas es hacia dónde se moverán ‘la U’ y los conservadores. Cada uno de estos partidos obtuvo casi 2 millones de votos en las pasadas elecciones legislativas, y, como no tienen candidatos presidenciales propios, deben apoyar a alguno de los que ya están en el partidor.

Vargas Lleras ya avanzó en conversaciones para hacerse con el apoyo de ‘la U’. Hace una semana se reunió con la mayoría de los congresistas de ese partido, y se cree que la decisión podría darse esta semana. Claro, tiene resistencias en algunos de ellos, como los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti.

Los conservadores también están a punto de decidir. En las filas azules hay seguidores de Vargas y de Duque.

Las directivas del conservatismo están citadas para este jueves, y ahí podrían comenzarse a tomar decisiones.

La apuesta de Vargas es poder contar con el apoyo institucional de esos dos partidos. Duque, en cambio, no se ha mostrado tan decidido a hacer pactos formales con ellos.

Fajardo y De la Calle

Sergio Fajardo y Humberto de la Calle, quienes representan el centro del espectro político, intentarán en los próximos 15 días resolver las dudas jurídicas sobre si están en condiciones de hacer una alianza para ir en unidad a la primera vuelta presidencial, este 27 de mayo.

Aunque ambos se tomaron un café esta semana para iniciar los contactos para la alianza, las primeras conclusiones no fueron tan halagadoras. Primero que todo, tendrán que resolver si jurídicamente es viable esa unidad. Los dos enfrentan una fuerte presión de sectores políticos aliados para intentar una alianza, la cual todavía no es clara.

Según la Ley 1475 de 2011, De la Calle no puede pactar alianzas con otro candidato inscrito. Lo que le quedaría por hacer, según el exdirector electoral de la Registraduría Alfonso Portela, sería “una adhesión”.

Portela explicó que, como ya terminaron los plazos para modificar las inscripciones, lo que le restaría a uno de los dos candidatos es renunciar para apoyar al otro.

Ni Fajardo ni De la Calle han dicho cómo sería su alianza.

De la Calle, por lo demás, pasa por momentos difíciles, pues tiene un liberalismo fragmentado y hay congresistas de su partido buscando otros candidatos presidenciales.

Contra la polarización

De la Calle y Fajardo pretenden, mediante una alianza suya, romper la polarización que, a juicio de ellos, protagonizan los candidatos de las “extremas”, Iván Duque (desde la derecha) y Gustavo Petro (desde la izquierda).

Duque y Petro, con el ímpetu que les dejaron las consultas, están proponiendo a sus seguidores ganar en primera vuelta.

Más allá de las dificultades jurídicas que deben resolver para definir su proyecto de unidad, los dos candidatos del centro también tienen que examinar que ni unidos amenazan en términos reales a los punteros, según las encuestas de intención de voto.

Duque y Petro se apoderaron de los primeros lugares en la intención de voto para las presidenciales gracias a las consultas interpartidistas en las que participaron y que se convirtieron en el fenómeno político de este debate presidencial.

Las consultas tienen, en todo caso, la singularidad de que la mayoría de los electores que participaron en ellas son, al parecer, de opinión.

Lo que estaría por aparecer es el voto de las maquinarias o de las estructuras de partido, que también cuentan.

El debate presidencial apenas empieza para algunos; para otros, las cosas podrían estar más o menos definidas. Pero quedan 8 semanas, que en una campaña presidencial pueden significar todo.

POLÍTICA
redaccionpolitica@eltiempo.com.co
En Twitter: @PoliticaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.