En la historia electoral no se habían acabado tarjetones en elecciones

En la historia electoral no se habían acabado tarjetones en elecciones

Lo que sucedió este domingo no había sucedido nunca en Colombia durante unos comicios.

Indignación por falta de tarjetones a consultas presidenciales

La escasez de tarjetones para consultas obligó a los ciudadanos a fotocopiarlos para poder votar.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

11 de marzo 2018 , 05:33 p.m.

Ante la indignación ciudadana por la falta de tarjetones para votar a consultas, durante las elecciones de este domingo, queda la pregunta, ¿ya se habían acabado los tarjetones durante unas elecciones anteriormente?

La respuesta es: No. No existen antecedentes históricos en Colombia sobre escasez de tarjetones electorales.

Antes de la constitución de 1991, los partidos políticos imprimían sus propios tarjetones y los entregaban a sus militantes para que éstos pudieran votar.

A partir de 1994, el Estado colombiano, en cabeza de la Registraduría Nacional, asumió la obligación de garantizar el derecho fundamental al voto a todos los colombianos. Para ello, se disponen dineros públicos y la Registraduría imprime y custodia los tarjetones que recibirán los ciudadanos únicamente en las mesas de votación, siendo esta la primera vez en la historia que las papeletas no alcanzan.

En consultas para elegir directores ya se había denunciado falta de tarjetones

El 26 de octubre de 2008, los partidos Conservador, de la U y el Polo realizaron consultas para la elección de los directivos y delegados de sus colectividades. En aquella ocasión, como este domingo, las elecciones internas de los partidos políticos se vieron alteradas por la falta tarjetones en todo el país.

Efraín Cepeda, líder de los conservadores, el partido con más votos en esa jornada, calificó la falta de tarjetones como “un desastre mayúsculo” y aseguró que su partido hubiera obtenido trecientos mil votos adicionales si no se hubieran presentado los inconvenientes.

Por su parte, Carlos Gaviria, entonces director del Polo, también descalificó la labor de la Registradora durante las elecciones y le solicitó al Congreso que realizara una audiencia de control político. En la consulta interna del Polo, los menores de edad, previamente registrados, estaban habilitados para votar.

El Registrador de la época, Carlos Ariel Sánchez, debió autorizar que se votara con fotocopias de los tarjetones firmadas por el registrador local. Las personas tuvieron que esperar horas para poder sufragar.

Al final de la jornada, el Registrador defendió su gestión argumentando que el número de tarjetones se imprimió con base en los registros de las elecciones previas, pero que la falta de tarjetones se explicaba porque para esos comicios votó más gente.

ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.