Tres historias de soluciones con nuevas tecnologías

Tres historias de soluciones con nuevas tecnologías

Estas aplicaciones partieron de problemáticas concretas, y en algunos casos, de alto impacto social.

Kupi

Alberto Martínez (centro) junto al equipo de Kupi.

Foto:

Cortesía Laura Giraldo

Por: ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO
28 de octubre 2018 , 11:45 a.m.

En medio del intento por solucionar problemáticas sociales, varios emprendedores colombianos han encontrado respuestas a necesidades del día a día de los colombianos en ámbitos como el transporte, la seguridad y la economía.

Con la globalización y la llegada de herramientas tecnológicas al país, el desarrollo de proyectos digitales ha tomado fuerza y, ahora, es posible encontrar plataformas con inteligencia artificial, software especializado, interactividad y comercio electrónico.

En efecto, varias de ellas han sido reconocidas por su historia, avance e impacto social como Kupi, que ganó el premio Everis-Semana Cámara de Comercio de Bogotá o los emprendimientos Viewy y Tpaga, que se encuentran en el ranking de los mejores emprendimientos latinoamericanos, generado por la plataforma 100 Open Startups, evento promovido por Connect Bogotá Región.

Un crédito inclusivo

El día en que un colaborador contactó a Alberto Martínez porque estaba siendo amenazado de muerte porque debía dinero luego de pedir un crédito informal, fue el punto de partida para idearse una solución para ese problema.

Su vida ha estado guiada por el emprendimiento. Se graduó a los 16 años del colegio e intentó estudiar Medicina en Cali, pero se retiró.

En su afán de ser productivo, vendió un televisor que le había regalado su padre para comprar un carro de comidas rápidas y vender perros calientes y hamburguesas, su primer negocio. Después, trabajó en un local de ropa, al que le vinculó servicios tecnológicos como la recarga de celulares, la venta de tarjetas SIM y el arreglo de aparatos electrónicos.

Con el respaldo de su esposa, Carolina Mejía, logró identificar la respuesta al problema de los créditos informales y, hace cinco años, fundó Kupi, una plataforma de préstamo de dinero para empleados o asociados de empresas que buscan comprar establecimientos para el comercio.

El modelo permite que las compañías vendan sus productos o servicios a crédito y les otorga a los trabajadores un cupo rotativo entre 50.000 y 600.000 pesos para que paguen su compra sin ningún tipo de interés o cobro adicional.

“Viví todas las etapas del emprendimiento”, indica Martínez, y recuerda que en el 2017 su proyecto estuvo en el ‘valle de la muerte’ porque la inversión en el proyecto se había reducido y no había una salida rápida que lo librara de la crisis que atravesaba.

La perseverancia de Alberto fue lo que rescató a Kupi. No importaba el cansancio ni las largas caminatas para ir de empresa en empresa y mostrar su proyecto. Así logró aliarse a plataformas que sirvieron de canales para que los fondos de empleados y las cooperativas empezaran a creer en el modelo.

Aunque la sede principal está en Tuluá, llegaron a Bogotá con el fin de ampliar su alcance y visibilidad. Para esto, lograron vincularse a Connect Bogotá Región, que les permitió relacionarse con organizaciones dentro y fuera del país. “Han sido un verdadero apoyo para el desarrollo del proyecto”, señala Martínez.

El 31 de mayo de este año, ganaron el premio Everis-Semana Cámara de Comercio de Bogotá, compitiendo con otros 126 emprendimientos. Hoy, son finalistas en la categoría ‘Negocios sin fronteras’ de los premios Corporación Ventures y Google Developers Launchpad, que se llevarán a cabo en Cartagena la próxima semana.

Una apuesta virtual para los negocios
Viewy

Viewy fue reconocido en el 100 Open Startups de Brasil.

Foto:

Archivo Particular

La mezcla entre alegría, sorpresa y nerviosismo que recuerda Juan Felipe Santos cuando recibió, junto con Manuela Ospina, Carlos Rojas y Marco Rojas, los premios que reconocieron a Viewy como la mejor startup, entre más de 250 emprendimientos, de los eventos 100 Open Startup, de Colombia y Brasil, fue el resultado del trabajo arduo de varios meses.

Durante un año, se reunieron en la casa de Carlos para estructurar el modelo de negocio.Pero fue el 24 de enero del 2017 que la pizza y la cafeína, protagonistas de las reuniones, pasaron a un segundo plano, pues ese día lanzaron de manera oficial el proyecto que usa las realidades inmersivas (realidad virtual, aumentada y mixta) para crear campañas de mercadeo, ventas y entrenamiento en las empresas.

Lo curioso es que el nombre se escogió un par de días antes, cuando Carlos, quien tiene una maestría en Marketing, le dijo a sus compañeros que Creative Minds (mentes creativas), como se llamaba antes el proyecto, debía transformarse en algo relacionado con el concepto viewers que se usa en Google cuando se habla de realidad virtual.

Entonces, a partir de esa palabra y luego de varias ideas, llegaron a la expresión viewy (llamativo). Desde ese momento inició un viaje que les transformó la vida por completo.

Juan Felipe, Carlos y Marco se graduaron del Hult International Business School y Manuela de la Universidad de los Andes. Durante un año viajaron por el mundo, visitando ciudades en Estados Unidos, Europa y Asia para identificar cómo se estaban usando las realidades inmersivas en el ámbito empresarial.

Su misión fue identificar experiencias de inmersión para traerlas al país. “Nos encanta cumplir metas y la meta de los cuatro es ayudar a Colombia, para que no seamos el país al cual le llega la tecnología después de un tiempo sino que seamos referentes tecnológicos”, indica Santos.

La meta de los cuatro es ayudar a Colombia, para que no seamos el país al cual le llega la tecnología después de un tiempo sino que seamos referentes tecnológicos

La empresa se basa en dos modelos de negocio: uno, relacionado con experiencias inmersivas “a la medida”, entendiendo las necesidades de las empresas para desarrollar un contenido que impacte en la estrategia de la organización.

Esto puede incluir una aplicación interactiva, videos desarrollados para este tipo de formatos y grabaciones de 360 grados. También, la empresa fabrica gafas Google Cardboard, que están hechas de cartón, son personalizables y permiten vivir la experiencia interactiva con el celular.

El segundo modelo, por otro lado, se fundamenta en la creación de aplicaciones según los objetivos de las empresas, como por ejemplo, Viewy Connect, una aplicación pionera en América Latina que sincroniza varios dispositivos de realidad virtual al mismo tiempo para ver experiencias colectivas sin conexión a internet.

La nueva billetera móvil
Andrés Gutiérrez

Andrés gutiérrez, fundador de las aplicaciones Tappsi y Tpaga.

Foto:

Cortesía Andrés Gutiérrez

Una de las decisiones que le demostraron a Andrés Gutiérrez que debía guiarse por el camino del emprendimiento fue cuando se devolvió de Estados Unidos a Colombia para intentar “salvar” la empresa de café que tenía su familia.

El riesgo de perder un negocio tradicional lo puso a pensar en alternativas y, junto a Juan Salcedo, su socio, crearon una página web para vender los productos. Fue tal el éxito de la idea que crearon otros proyectos digitales como cotiza.com, un portal web que evolucionó el concepto de las páginas amarillas.

Sin embargo, no fue próspero y los llevó a tener momentos de crisis. Uno de esos días, estaban esperando un taxi y, ante la larga espera, se preguntaron cuál sería la solución más coherente para pedir un taxi seguro.

De ahí surge Tappsi en el 2012. La aplicación no solo se convirtió en un canal para pedir transporte público en las ciudades, sino que garantizó la seguridad de los viajes en taxi.

Para emprender, hay que tener
una idea que pueda impactar al mundo. También es importante construir un buen equipo de trabajo y tener acceso a capital de riesgo

Tres años después se cuestionó, junto con Juan Salcedo y Sebastián Ortiz, por el riesgo que corren los conductores al tener altas sumas de efectivo durante sus jornadas de trabajo. La respuesta: Tpaga, un proyecto que busca darles respuesta de pago a las personas sin cuentas bancarias, pero que requieren manejar dinero de manera constante.

Esta ‘billetera móvil’ permite que las empresas transfieran dinero a cuentas de las personas en la aplicación para que puedan retirarla, hacer pagos de facturas o comprar en tiendas. De hecho, es la primera aplicación en América Latina que facilita tanquear los vehículos con dinero virtual.

Cabe resaltar que el emprendimiento fue seleccionado por Y Combinator, una aceleradora de startups en Silicon Valley, para ser parte de un programa en el que se logra una financiación semilla y los emprendedores asisten a asesorías que permiten explorar el potencial y la viabilidad de la idea.

Además, fue el primer proyecto del Sandbox (arenera) de la Superintendencia Financiera, un mecanismo en el que la entidad permite probar los productos de innovación del país.

Hoy, Andrés es mentor de la aceleradora Rockstar de Holanda y es inversor ‘padrino’ de Muvo, un sistema de bicicletas eléctricas compartidas en Bogotá.

ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.