Cerrar
Cerrar
Cuidado con el veraneo del carro: esto sucede si maneja hacia tierra caliente
Los puntos clave que debe revisar en su carro antes de viajar

Tenga en cuenta que los componentes de carro a otra altura pueden sufrir cambios.

Foto:

iStock

Cuidado con el veraneo del carro: esto sucede si maneja hacia tierra caliente

Tenga en cuenta que los componentes de carro a otra altura pueden sufrir cambios.
FOTO:

iStock

Al igual que el cuerpo humano, el vehículo sufre ‘bajando a tierra caliente’. Siga estos consejos.

Seguramente a estas alturas del año usted ya estará en camino o pensando en dejar el frío bogotano para pasar esta temporada de vacaciones en tierra caliente. Tomó todas las precauciones, ropa fresca, calzado cómodo, bebidas, aire acondicionado o ventilador para evitar un golpe de calor, repelente para los mosquitos, etc., pero ¿pensó en lo que le puede pasar a su carro?

Nuestra geografía permite pasar con relativa facilidad de climas fríos a cálidos en poco tiempo, sin recorrer largas distancias. Este cambio tiene incidencia en el comportamiento de los motores, al punto de que muchos sienten que el carro camina mejor.

Hay quienes piensan que es la temperatura la que produce ese cambio pero la verdadera causa es la altura, porque es posible, en algunos países, estar a nivel del mar a temperaturas muy bajas, incluso, por debajo de los cero grados. Esta es la explicación para entender por qué los fabricantes prueban sus nuevos modelos a nivel del mar, pues es allí donde se logran las cifras máximas de potencia y par motor.

(Lea también: Soat: ahora el problema es dónde comprarlo).

Al cambiar la altura, se reduce la presión atmosférica, es decir, que el aire del exterior que entra al motor lo hace a la presión ambiente en la que se encuentre el carro en ese momento y en ese lugar. Por eso los motores rinden dependiendo de la altura, porque mientras menor presión haya, es más baja la densidad del aire, en palabras profanas más delgado, lo cual hace que la presión de la mezcla en las cámaras sea inferior y por lo tanto, la reacción del pistón al empujar el cigüeñal es menor. O sea, menos fuerza o torque.

Los motores de los autos rinden dependiendo de la altura, En tierra caliente, por ejemplo, tienen menos fuerza.

Foto:

iStock

Según los cálculos, por cada mil metros de altura se pierde un 10 por ciento de potencia. En el caso de Bogotá, se caen unos 26 caballos de los motores atmosféricos o los aspirados normalmente. Cuando hay el turbocompresor, este suple ese faltante porque lo que hace es inyectar más aire y a mayor presión a las cámaras.

Ahora, a mayor altura no es que haya menos oxígeno, la proporción siempre es la misma (21 por ciento), pero la presión atmosférica es menor y eso hace que sea más difícil obtener la cantidad de oxígeno necesaria para una combustión precisa.

Los motores de combustión necesitan de dos elementos importantes, la gasolina y el aire en una mezcla muy precisa para funcionar. Para comprenderlo, lo primero es saber que la combustión es una reacción química en la cual un combustible (gasolina, ACPM, alcohol o gas) se oxida rápidamente.

Para esto se necesita de un carburante, el oxígeno del aire que, con el aumento de la temperatura, reacciona con el carbono del combustible y genera un encendido a alta velocidad que empuja los pistones. Por eso es que en 'tierra caliente' el motor tiene mucho mayor torque o arranque ya que hay aire "más grueso" y por lo tanto mayor reacción interna y en consecuencia más potencia. O de otra manera, el auto se siente más ágil, acelera más, pero a veces no logra la velocidad punta que alcanzaría en tierra fría o en altura, pues la densidad del aire opone menor resistencia al avance.

(Siga leyendo: Estas son las marcas que más vehículos vendieron en Colombia durante octubre).

Pero entonces, ¿qué pasa con los motores y el calor y la altura? Cuando se comprime cualquier gas, en este caso la mezcla aire/gasolina, siempre se aumentan la presión y la temperatura del elemento. Cuando esa condición pasa de ciertos límites la mezcla se auto inflama antes de que saltee la chispa de la bujía, se produce un choque interno de ondas tan fuerte que se oye y se conoce como el pistoneo.

Cuando se mezcla el aire con la gasolina, se aumenta la presión.

Foto:

iStock

Hay dos formas de evitarlo: una, la esencial, con los reglajes correctos del motor y otra quitándole a la gasolina esa rapidez de inflamación agregándole elementos que se calibran como octanos en la misma, es decir, gasolina extra.

Cuando está en tierra caliente, hay un componente adicional que aumenta la temperatura de funcionamiento del motor y acerca el fenómeno del pistoneo. Es el aire que refrigera el motor al pasar por el radiador del agua que va a llegar con 10 o más grados con respecto al de la "tierra fría" como la sabana de Bogotá.

Por esto es normal que en muchos casos el termómetro suba más de lo usual, lo cual no es preocupante mientras la aguja no invada la zona roja del instrumento o encienda el testigo. Asimismo, esos grados adicionales se suman a los que se generan en las cámaras de combustión por lo cual puede pistonear con mayor facilidad.

(De interés: Soat: los factores que se deben tener en cuenta para bajar el costo del seguro).

También hay que tener en cuenta que al llegar al trancón en la carretera, situación muy normal por esta época, el motor puede recalentarse con mayor facilidad si no están todos los sistemas a punto, ya que el radiador no está lo suficientemente enfriado por la corriente de aire.

Si ocurre la temida 'recalentada' no destape el sistema porque está presurizado. La tapa del radiador mantiene el agua a presión, 12 y más libras, para subir el punto de ebullición y evitar que se hagan burbujas de aire en las partes calientes del motor que se podrían poner al rojo, dilatarse, y generar lo que se conoce como la "fundida" de algunos componentes o quemada del empaque de la culata.

En los trancones, el motor del carro puede recalentarse con mayor facilidad.

Foto:

iStock

El sistema funciona exactamente como la olla de presión de la cocina, en la cual se fabrica presión para que el agua no hierva en su punto normal, 100 grados a nivel del mar, unos 90 a los 2.640 metros que está Bogotá y eso hace que los alimentos estén más rápido y más blandos.

En baja altura el carro va a caminar más, habrá más potencia, necesitará menos acelerador y consumirá un poco menos de combustible. Pero el viaje para llegar a tierra caliente tiene implicaciones para otros elementos como la caja, sea esta mecánica o automática, y los frenos, pero las consecuencias negativas de una posible falla están muy asociadas a la conducción.

En el caso de las cajas y en particular en las automáticas, al bajar, la mejor opción es hacerlo en el modo manual, en tercera velocidad o mejor, en el mismo cambio que usaría para subir esa pendiente, dejando rodar el carro sostenido por el motor sin pisar mucho acelerador.

(Puede leer: Haga cálculos: los impuestos que se deben pagar al comprar un carro nuevo).

De paso, eso ahorra mucha gasolina. El tráfico tampoco permitirá más, salvo que necesite hacer un sobrepaso. Si deja una distancia prudente con respecto al carro precedente no solo le hace un favor a la caja sino también a los frenos porque necesitará usarlos menos.

La misma recomendación es casi perentoria para las cajas automáticas al ‘subir’ a Bogotá. La razón es que en el modo automático (D) la caja va a estar constantemente buscando la mejor marcha en ascenso, pero como el tráfico no fluye, esto causará un recalentamiento de la unidad y una posible neutralización hasta cuando se enfríe. Si esto le pasa, detenga el vehículo y dele un buen respiro de al menos un cuarto de hora porque el aceite es muy lento en enfriarse.

En carretera, la recomendación es no abusar del pedal. 

Foto:

iStock

En cuanto a los frenos, la primera recomendación es no abusar del pedal. Si este se pone duro o esponjoso lo mejor es rodar muy despacio –si es factible y seguro– mientras el líquido pierde las burbujas que se hacen por sobrecalentamiento entre discos y pastillas. La mejor forma de enfriar los frenos es andando, y eso se hace a través de las canales de los discos que reciben aire fresco, lo hacen pasar por esos ductos y se dispersa finalmente por los huecos de los rines. Si se detiene, todo el calor se concentrará más en los discos, pastillas y zapatas porque se corta el flujo de aire.

Por nada del mundo rellene el depósito del líquido de frenos si está por debajo del nivel, lo cual está indicando es que hay un desgaste de las pastillas para lo cual es obligatorio cambiarlas y, de paso, vaciar todo el sistema hidráulico y reponer el líquido. Si le sobra no lo guarde, deshágase del sobrante pues este se contamina una vez abra el frasco.

(Además: Luego de seis meses de repunte sólido, la venta de vehículos cayó, ¿por qué?).

Por último, hay un punto clave: la presión de las llantas. Esta aumenta porque el piso les transmite más calor al andar más tiempo a una velocidad mayor. La llanta se calienta básicamente por la rotación de la misma pues al pasar por el piso se aplana por lo cual las cuerdas de acero de su carcasa tienen fricción que produce calor y esta a su vez genera que el aire coja más presión. Por eso, hay que calibrar las llantas en frío. En esto último debe tener en cuenta la capacidad de carga del vehículo, no exceda esos límites.

Otras recomendaciones

Parquear a la sombra.

En el caso de los carros, no aplica el famoso refrán que dice que al que a buen árbol se arrima, buena sombra la cobija. Los excrementos de los pájaros son muy dañinos con la pintura, lo mejor es buscar otro lugar cubierto y usar parasoles en el limpiabrisas para evitar daños en el interior y el excesivo calor dentro
de la cabina.

Use el aire acondicionado, no solo le brinda comodidad sino que también es un elemento que le ayuda a conducir más despierto que con el sopor de los 30 grados hacia arriba.

Mantenga los vidrios limpios.

Si durante el viaje se pegan insectos al parabrisas no use las plumillas, pare y lave el vidrio. El jabón líquido de loza es una buena opción.

Por último, no olvide tener todos los documentos en regla, licencia de tránsito y de conducción, revisión técnico-mecánica y Soat. Aunque son digitales, llévelos impresos ya que en algunas zonas de las carreteras no hay internet.

También puede leer:

Carros híbridos: ventajas, desventajas y todo lo que debe saber

Renault Zoe E-tech: el referente de vehículo eléctrico en Colombia

Las ventas de vehículos crecen al 10,4% hasta agosto

La inflación es lo que más despierta preocupación en viajeros de cara a Navidad

Pico y placa en Bogotá cambiará desde el 10 de enero del 2023

REDACCIÓN VEHÍCULOS

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.