Con el GPS para hacer mapas se reemplazó labor que hacían 15 personas

Con el GPS para hacer mapas se reemplazó labor que hacían 15 personas

En los distintos momentos de cambio en la producción se reducen los costos y sube la productividad.

foto 33

Josué G. Urrea es topógrafo. Adelantó la geodesia cuando el dato se enviaba en clave morse.

Foto:

Cortesia

Por: ECONOMÍA Y NEGOCIOS
01 de octubre 2019 , 01:48 p.m.

"Operadora, necesito una llamada a Nueva York”. “Telegrafista, envíeme este mensaje”. Esas frases que eran parte del mercado laboral de hace varias décadas ya son piezas de un museo que cada vez se agranda más. La obsolescencia progresiva de muchos puestos de trabajo es una de las razones de la destrucción de empleos que hoy está impulsando las cifras de desocupación en Colombia.

En esa lista encaja la topografía como se realizaba en el pasado, profesión de Josué Germán Urrea, quien guarda en su mente verdaderas reliquias. El trabajo de campo era el insumo principal y las aventuras de Urrea cuando salía a recorrer el terreno, para que luego se lograra dibujar el mapa del territorio, ahora suenan casi bucólicas.

Y, de no ser porque los vientos en materia laboral soplaron a su favor, este maestro de la topografía hubiera sido un desempleado más, otro relevado por la automatización de los procesos que en la actualidad se usan para la toma de datos con los que se elabora un mapa.

Era el año 1970. Urrea iniciaba su actividad laboral en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), en el área de geodesia. Tenía 48 años cuando todo empezó a cambiar. Para esa época ya había recorrido largos trechos, montado a caballo por terrenos escabrosos durante meses para captar la información que llevan los mapas del país.

Antiguamente, la geodesia era muy diferente. Cuando uno salía a campo no llevaba las herramientas que hoy existen: las digitales. Solo se contaba con una foto aérea y un pin para marcar la imagen. Una de mis misiones era hacer clasificación de campo, para confirmar los nombres que se ubican en los mapas. Con el pin se pinchaba la foto y señalaba la iglesia. Si la hoja se llenaba seguía al respaldo”.

El río, la quebrada, la cancha de fútbol, la escuela. Cada punto de la geografía nacional que aparecía en la foto tenía que ser verificado en el terreno. Esto lo hacía un equipo integrado por un ingeniero encargado de la misión, cuatro topógrafos y varios auxiliares que acompañaban la caravana.

“Se tenían que desplazar mínimo 12 personas. No había carreteras, había que ir en mulas hasta cierta área en la que se armaba el campamento, por lo que se hacía necesario conseguir personal local para otras labores y poder comenzar así el trabajo”.

El teodolito y el distanciómetro, los antecesores del GPS, fueron compañeros de Urrea en sus andanzas como por el país. “Estos aparatos permitían capturar ángulos horizontales y verticales para luego calcular las coordenadas y la cota, es decir, la altura sobre el nivel del mar de la zona. Una vez obtenidos los datos se transmitían casi de inmediato, en clave morse, a un compañero que los recibía en un sitio urbano". 

Se tenían que desplazar 12 personas. No había carreteras,  había que ir en mulas hasta cierta área. Se armaba el campamento, se conseguía personal local para otras labores y poder comenzar el trabajo

En los años 90, cuando vino el GPS, ya no había que hacer tantos pasos, ni siquiera desplazarse hasta el sitio. "Se ubica el aparato sobre el punto y este mismo da la coordenada”, cuenta.

Y es en ese tránsito en el que se pierden miles de empleos en cada sector que se apropia de la tecnología, como sucedió en el Igac, entidad en la que hoy los instrumentos que usó Urrea son exóticos aparatos que solo se exhiben en las vitrinas del recuerdo.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.