Colpensiones, un ‘milagro’ reciente que no se recuerda

Colpensiones, un ‘milagro’ reciente que no se recuerda

Hace seis años asumió el régimen de prima media. Hoy es un caso de éxito en administración pública.

Colpensiones

En mes y medio, Colpensiones resuelve las solicitudes de pensiones, cuando la ley da 4 meses.

Foto:

Alexis Múnera

Por: Mauricio Olivera*
28 de diciembre 2018 , 08:39 a.m.

Colpensiones inició sus operaciones el primero de octubre de 2012. Hace seis años se hizo cargo de administrar el régimen de prima media que anteriormente administraba el Instituto de Seguros Sociales (ISS). Muchos ciudadanos habían padecido los atrasos y la corrupción en el ISS durante años. Sin embargo, solo en el 2016 Colpensiones pasó del último al primer lugar en el top of mind, las marcas en las que piensan los colombianos.

El mismo año se ubicó en el primer lugar del top of heart, que identifica las entidades más queridas en el país. Colpensiones es la única entidad pública, al lado de grandes marcas tradicionales de Colombia, en figurar en estas listas.

Cabe destacar que aunque estos logros se dieron en la administración del expresidente Juan Manuel Santos, se trata de una política de Estado. La decisión de diseccionar los tres componentes del ISS –salud, riesgos laborales y pensiones– llevó a la creación de la Nueva EPS y de Positiva, en el 2008. Quedaba la difícil tarea de liquidar el componente de pensiones del ISS y crear una nueva entidad.

Colpensiones se crea por la Ley 1151 del 2007, y la tarea se inició con el diseño de una institución que eliminara la ineficiencia y la corrupción que existían en el ISS. La venta de semanas para completar la historia laboral, la liquidación de pensiones diferentes dependiendo de en qué seccional del ISS se decidía (podía ser diferente si se liquidaba en Medellín o en Bucaramanga) y los atrasos en la toma de decisiones que llevaban a los ciudadanos a esperar años, incluso décadas, para que esta decisión se tomara, fueron factores determinantes para el diseño de la nueva entidad.

Los retos eran enormes. Desde la revisión del modelo de servicio y atención al ciudadano hasta la automatización de las decisiones para minimizar en cuanto fuera posible la intervención de personas y aumentar la eficiencia. Se creó un equipo técnico para implementar Colpensiones como una entidad eficiente y volcada al ciudadano. Y todo esto alrededor de una gran discusión, inclusive con la Contraloría, argumentando que existían dos entidades (el ISS en funcionamiento y Colpensiones en diseño) desarrollando las mismas actividades.

Cuando abrió sus puertas, el primero de octubre del 2012, las expectativas eran enormes. Dada la incredulidad en el ISS, y las fake news respecto a Colpensiones, los primeros días largas filas empezaron a presionar el accionar de la entidad. El inventario de solicitudes que tenía atrasadas el ISS no estaba identificado.

Se necesitó casi un año y medio, hasta marzo del 2014, para cuantificar este inventario (cerca de 360.000, de las cuales varias llevaban décadas sin decidir), a lo que se sumó el número de tutelas (cerca de 100.000) y de inconsistencias en las historias laborales de millones de afiliados (cerca de 21 millones).

La presión de los organismos de control era enorme. Por eso, como estrategia interna, pero también entendiendo que era necesario que todas las entidades del Estado trabajaran de manera unida, abrió las puertas a la Contraloría, la Procuraduría, la Defensoría y la Superintendencia Financiera. La Contraloría y la Superfinanciera tuvieron oficinas en Colpensiones casi de manera permanente durante cerca de dos años, mientras que en la Procuraduría se creó un equipo permanente de Colpensiones para trabajar los casos que allí llegaban, y a la Defensoría se le presentaban informes periódicos.

Esta presencia de los organismos de vigilancia no era tarea fácil para los funcionarios. Por lo general, el papel de estas entidades es encontrar errores, no las cuestiones que funcionan bien. Junto a esto, con la Fiscalía se inició un trabajo conjunto de investigaciones a partir de denuncias presentadas por la misma Colpensiones, con el fin de atacar las posibles prácticas de corrupción heredadas del ISS.

Sin embargo, el apoyo más importante se dio en la Corte Constitucional. El acercamiento entre el Ministerio del Trabajo, Colpensiones, la Defensoría del Pueblo y la Corte Constitucional permitió identificar que, debido a lo heredado del ISS, Colpensiones estaba inmerso en un estado de cosas inconstitucional.

Esta figura ya había sido usada por la Corte en varias ocasiones; por ejemplo, frente a las deficiencias del Inpec, de la política de desplazados y del sistema de salud. Es una figura que la Corte decidió implementar para intervenir en políticas públicas que estuvieran altamente afectadas por una evidente violación masiva de derechos fundamentales.

Se les estaba violando el derecho al mínimo vital a miles de colombianos

Respecto a Colpensiones, debido a los grandes atrasos heredados del ISS, se les estaba violando el derecho al mínimo vital a miles de colombianos (por lo menos a 360.000, cuyas solicitudes de liquidación de pensiones estaban atrasadas frente a los cuatro meses que permitía la ley). La Corte inició el trámite del estado de cosas inconstitucional en julio de 2013, dando órdenes de prioridad para los casos atrasados, y sin permitir que los nuevos casos que se radicaran se atrasaran. Además, diseñó un plan de seguimiento para que la entidad superara ese estado. Cada mes, Colpensiones debía entregar un reporte de sus actividades, y la Corte invitó a la Procuraduría, la Contraloría, la Defensoría y a la Superintendencia Financiera para avalar esos reportes. Por su parte, la Presidencia de la República, el Ministerio del Trabajo y el Ministerio de Hacienda dieron un apoyo permanente a la entidad.

Finalmente, gracias a la labor conjunta de estos actores, el 18 de diciembre del 2015 se superó el estado de cosas inconstitucional. Aunque no es un hecho muy relevante para los ciudadanos, sí es un hecho histórico. Desde que la Corte empezó a usar esta figura en 1997, es la primera y única vez que una política pública supera este estado.

Así lo manifestó la propia Corte Constitucional en el comunicado de prensa respectivo: “En un hecho sin precedentes en la historia de la Corte Constitucional, la Sala Novena de Revisión declaró superado el estado de cosas inconstitucionales verificado en la transición del ISS a Colpensiones y archivó el trámite incidental de desacato seguido en contra del presidente de esta última”.

Lo que sí fue relevante para los ciudadanos es que después de que en el ISS tuviesen que esperar años para recibir una respuesta, en Colpensiones las pensiones se liquidan, en promedio, en un mes y medio. La ley da cuatro meses para esa labor.

No fue una tarea fácil. Las órdenes de arresto por tutelas no resueltas del ISS seguían apareciendo, afectando el accionar de los funcionarios de la nueva entidad. Sin embargo, era claro que defenderse de las tutelas, sin dedicar la mayoría de recursos y de capital humano a eliminar los atrasos en las solicitudes de pensiones y ser eficiente en resolverlas, era un craso error.

Si los ciudadanos continuaban identificando como única solución acudir a la tutela, estas se seguirían generando y el círculo vicioso no se rompería. Era necesario trabajar en lo misional.

Además, fue necesario desarrollar un proyecto para recibir, organizar y digitalizar cerca de 1’800.000 expedientes que tenía el ISS en papel, en bodegas donde eran comidos por roedores. Era necesario organizar las historias laborales de millones de ciudadanos y salvaguardar esta información. Sumado a esto, Colpensiones tenía otra labor: implementar y administrar el nuevo programa de Beneficios económicos periódicos (Beps), encaminado a ayudar a quienes por encontrarse en la informalidad laboral no contaban con recursos suficientes para cotizar en el sistema pensional y obtener su pensión.

Entonces montó dos líneas de trabajo importantes. Por un lado, la historia laboral y, por otro, la divulgación de los Beps. La primera era necesaria porque todos los días se recibían solicitudes de ciudadanos que en el momento de solicitar su pensión, identificaban que hace muchos años un empleador, que ya no existía, no les había cotizado, y por eso no obtenían la pensión. Era necesario invitar a los ciudadanos a entender que la historia laboral es la cuenta de ahorros más importante: la de los ahorros para la vejez, y hay que revisarla permanentemente.

Sobre Beps, se inició un trabajo con otras entidades del Estado, como gobernaciones, alcaldías, Prosperidad Social, y otras. Hoy, cerca de un millón y medio de personas informales están vinculadas a Beps, aunque la tarea de incentivar su ahorro aún es grande. Colpensiones entendió que parte de su labor es enseñar a los ciudadanos que es importante estar pendientes de la pensión desde que inician la vida laboral y que para obtener su pensión hay que pensar a largo plazo.

Finalmente, hubo que sanear las finanzas de la entidad, específicamente las heredadas del ISS, y reestructurar la entidad, pensando en el futuro. Frente a los padecimientos que sufría la población afiliada al ISS, Colpensiones puede considerarse un caso de éxito en la administración pública. Y esto es extremadamente importante en Colombia.

La mayoría de los colombianos no confiamos en las instituciones del Estado, las consideramos ineficientes, en muchos casos corruptas, sin pensar en el ciudadano. Por esto, Colpensiones es un ejemplo de que el Estado puede funcionar y es una entidad que se debe seguir cuidando y fortaleciendo para que continúe cumpliendo con los derechos de los ciudadanos.

MAURICIO OLIVERA
* Exviceministro de Empleo y Pensiones y expresidente de Colpensiones

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.