¿Quién apoya a las constructoras? / Opinión

¿Quién apoya a las constructoras? / Opinión

Hay que hacer ajustes cuando se presentan retrasos en los proyectos para evitar que se liquiden.

Construcción de vivienda

Cuando las construcciones se demoran o no se terminan, hay efectos económicos y patrimoniales serios para quienes intervienen en el proceso.

Foto:

Foto. 123rf

10 de agosto 2018 , 07:30 p.m.

El Producto Interno Bruto (PIB) del sector constructor decreció 2 por ciento el año pasado, mientras que en el primer trimestre de este se contrajo 8,2 por ciento, debido a la desaceleración económica. Las alzas en las tasas de interés hasta finales del 2016 y las precauciones de los bancos en préstamos hipotecarios también afectaron la demanda de vivienda y las ventas.

A tasas efectivas de crédito del 12 por ciento, el retraso de un año en la comercialización de cualquier proyecto genera costos adicionales de la magnitud que los mayores intereses pagados. Así, un retraso de 18 meses recorta cualquier expectativa de ganancia para los accionistas y un retraso mayor implica una menor recuperación en el capital invertido o una pérdida para el banco que financia. Y parte del problema está en la poca atención que esto ha despertado en el gobierno y el empresariado.

Un gobierno que ha definido como prioridad el crecimiento económico, debe asegurar que este no presente números en rojo, lo cual incluye revisar tasas de interés que generen garantías y rentabilidad para las constructoras, y un costo razonable a compradores.

De lo contrario, no hay otra salida que liquidar el proyecto. Por otro lado, tras la contracción en la actividad, un gran número de constructores sufre; algunos proyectos han consumido sus presupuestos de costos en pagar los intereses bancarios, que han excedido lo presupuestado obligando a las constructoras –en muchos casos– a parar sus obras o a asumir las pérdidas con dinero propio.

Clave revisar tasas de interés que generen garantías y rentabilidad para las constructoras, y un costo razonable a los compradores

Ante la necesidad de otorgar más recursos para finalizar la obra, los financistas piden nuevas garantías, aportes de capital, recortes de gastos de administración de obra, firmas solidarias calificadas, etc. Y no siempre el dinero está disponible y los activos prescindibles son escasos.

Entonces, el empresario liquida el proyecto con efectos económicos y patrimoniales serios para la mayoría de los acreedores. Si tuvieran la fortuna de encontrar otro constructor interesado en la obra, los valores al comprar serán una fracción de lo invertido, afectando la recuperación.

En una liquidación, los compradores pueden alegar preferencia y, así, su prelación de pagos podría ubicarse por encima de los inversionistas con garantía hipotecaria, afectando lo que esperan recibir de sus préstamos y nadie gana. Para evitar esto urge un entendimiento de los efectos de una liquidación, voluntad y buena fe de las partes.

*Presidente Concordia Investments S.A.S

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.