Subieron los impuestos al trago, pero ventas de licor no disminuyeron

Subieron los impuestos al trago, pero ventas de licor no disminuyeron

Ley de licores puso más tributación a consumo de vinos y aperitivos. Cerveza, con IVA plurifásico.

Lo que debe saber si quiere tomarse una cerveza mientras ve el Mundial

La intención de las leyes establecidas, como sustentó en su momento el Gobierno, no es aumentar el recaudo.

Foto:

123rf

Por: Economía y Negocios
23 de octubre 2019 , 10:51 p.m.

La demanda de vino en Colombia no ha menguado, no obstante las nuevas tarifas del impuesto al consumo de licores, vinos, aperitivos y similares que rigen desde enero del 2017, luego de la aprobación de la ley de licores, que agregó un cobro por cada grado de alcohol y uno ad valorem (del 20-25 % sobre el precio de venta al público).

Tampoco se redujo el consumo de cerveza que, de acuerdo con lo establecido en la ley de financiamiento, recientemente derogada por la Corte Constitucional, introdujo un IVA plurifásico a esta bebida, al igual que a las gaseosas.

Por el contrario, de acuerdo con las cifras de la firma Kantar, entre junio de 2018 y junio de 2019 la cerveza es la quinta categoría con mayor crecimiento en los hogares colombianos: “322.000 nuevos hogares incluyeron esta categoría en su canasta”.

Estas estadísticas coinciden con las cifras que tiene la Federación de Departamentos, según las cuales los giros por impuesto al consumo de cervezas y licores siguieron aumentando (de cervezas pasó de $ 91.000 millones en 2017 a $ 109.000 millones en 2018; y de vino era de $ 125.700 millones y subió a $ 126.900 millones).

Impuestos saludables

La intención de las leyes establecidas, como sustentó en su momento el Gobierno, no es aumentar el recaudo. Inclusive, según la tendencia en el mundo, las medidas similares buscan crear impuestos saludables que, según varios estudios publicados, entre ellos uno de la revista The Economist, sí deberían reducir el consumo: “la adopción de sobretasas impositivas tarde o temprano termina afectando el consumo”.

Hay que recordar que tomar este camino, que le costó sudor y lágrimas al Legislativo, buscaba honrar los acuerdos que Colombia tenía que hacer para su ingreso a la Ocde, porque los licores nacionales e importados cargaban impuestos diferentes, lo que se consideraban prácticas inequitativas.

En Colombia, si bien hubo efectos iniciales en las ventas, todo parece indicar que el mercado se reacomodó pues, de acuerdo con estadísticas del Grupo Éxito, que vende el 61 por ciento de vinos en el canal moderno, este segmento de las bebidas mantiene la participación del 13,9 por ciento entre el abanico de productos de esta categoría.

“Entre 2017 y 2018, el Grupo Exito tuvo un mejor comportamiento y terminó creciendo en volumen en 4 por ciento, y en ventas en 5 por ciento”, indicó la compañía.

Solo por IVA a licores el recaudo pasó de $ 17.379 millones en 2017 a $ 20.640 millones en 2018.

Este incremento se aprecia también en el recaudo tributario, que, de acuerdo con las cifras de la Dian, solo por IVA a licores pasó de $ 17.379 millones en 2017 a $ 20.640 millones en 2018.

“Corresponde a declaraciones de IVA, así como a las declaraciones de importación correspondientes a productos de las partidas arancelarias 2203 a 2208 (cerveza de malta, licores de anís, alcohol etílico sin desnaturalizar inferior a 80 grados)”, según la Dian. Es decir, varios de los tocados por los nuevos impuestos.

Para Martha Patricia González, expresidenta del gremio Acodil, que asoció a importadores de licores, “el mercado cambió. Hay desplazamiento a categorías inferiores para amortiguar el impacto del impuesto ad valorem, no se han reducido volúmenes y los recaudos de impuestos siguen creciendo”.

También la firma Raddar, experta en consumo, confirma esa tendencia. “En la ley de financiamiento y en normas anteriores les impusieron más tributos a las gaseosas, vinos y otros licores. El efecto aparentemente fue absorbido por el mercado, ya que, con el crecimiento del gasto general, el mayor valor no afectó el consumo y generó recaudo”, indicó Camilo Herrera, líder de esta firma.

Así va el recaudo

El director ejecutivo de la Federación de Departamentos, Carlos Camargo, dice que este gremio “tiene un aplicativo que controla toda la información del impuesto al consumo de licores de origen extranjero. Se llama Fondocuenta”.

En dicha base de información, agrega Camargo, “los contribuyentes liquidan y pagan lo correspondiente de acuerdo con los productos que importan”.

Las cifras dan cuenta de que el recaudo por licores importados ha venido en ascenso.

En el 2016 fue de 406.600 millones de pesos; luego pasó a 433.606 millones en el siguiente año y a 470.928 millones en 2018. En lo que va del año (a septiembre), la cifra es de 530.950 millones.

En el caso del IVA plurifásico, que tiene que ver con el IVA a la cerveza, según el reporte que va a la Dirección de Crédito Público y del Tesoro Nacional del Minhacienda, para los bimestres 1 al 3 y cuatrimestre 1 de 2019 “el impuesto reconocido por la venta de cerveza y autoliquidado en las declaraciones de IVA, producción de malta, elaboración de cervezas y otras bebidas malteadas”, fue de $ 492.088 millones, liquidado a la tarifa general; con base en este impuesto y los impuestos descontables declarados en los períodos observados, el valor de recaudo equivale a $ 283.502 millones…”, según las estadísticas de la Dian.

En el total del 2018, en los bimestres del 1 a 6 y cuatrimestres del 1 al 3, el ingreso ascendió a $ 1,0 billón, quedando al final $ 733.596 millones, tras restar los impuestos descontables declarados en 2018, según lo permite la norma.

Los reportes del Dane de importaciones de bebidas alcohólicas también indican que hay una tendencia al alza. Solamente en agosto de este año (la más reciente medición en esa entidad), el crecimiento en importaciones fue de 38,6 % (variación anual) correspondiente a 25’089.551 dólares en compras externas de estos productos por parte de Colombia.

¿Por qué no bajaron cifras?

Para Beatriz Elena Jaramillo, directora de la Cámara de Industrias Asociadas de Bebidas Alcohólicas (Caba), la explicación de esta tendencia en el consumo de licores tocados por los impuestos es que “el consumo no necesariamente es legal, el impuesto aumentó y por ende el recaudo, el consumo aparentemente aumenta pero el mercado ilegal también, lo que hemos evidenciado es que modalidades como la falsificación y adulteración de productos han crecido exponencialmente en aperitivos”.

Agregó: “Otro impacto lo estamos viendo en vinos de alta gama. En este sentido, se han presentado casos en los que envasan ‘alcohol’ en botellas de vinos que cuestan $ 2 millones, botellas reutilizadas, y que se comercializan a $ 15.000”.

Según Jaramillo, “en el caso de los llamados aperitivos que registran en sus etiquetas, por ejemplo, 3.4 grados y al hacerles el análisis tienen 28 grados. Esto es claramente una evasión fiscal que afecta el recaudo de los impuestos”.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.