La eficiencia empresarial fue clave en el avance de la competitividad

La eficiencia empresarial fue clave en el avance de la competitividad

Entre los puntos que favorecen al país se encuentran las prácticas empresariales y la productividad.

Es hora de apurar el paso en competitividad

En el indicador de las remuneraciones de los trabajadores,  el país ocupó el quinto lugar entre las naciones estudiadas.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: Economía y Negocios
28 de mayo 2019 , 09:18 p.m.

Después de tres años de permanecer estancado o, incluso, retroceder, Colombia volvió a subir en el escalafón mundial de competitividad del Instituto para el Desarrollo de la Administración (IMD), con sede en Suiza. El salto fue significativo, al ascender seis puestos, del 58 en 2018 al 52 este año, en un estudio que comprende a 63 naciones.

Las mejoras del sector empresarial fueron claves en el avance del país en competitividad. De hecho, en el factor de eficiencia empresarial hubo un avance de 9 puestos y en mercado laboral, el salto fue de 25 puestos.

Además de los temas empresariales, Arturo Bris, director del Centro Mundial de Competitividad del IMD, destaca que Colombia fue el único país latinoamericano con un ascenso significativo en el escalafón por la mejora de la situación macroeconómica y el aumento de las inversiones, combinadas con buenas decisiones en cuanto a regulaciones.

“Las mejoras son visibles en muchos indicadores, como evasión fiscal, transparencia del Gobierno, estabilidad del tipo de cambio, adaptabilidad del Gobierno a las condiciones económicas, legislación contra el desempleo”, explica Bris.

Entre los países americanos, Colombia también sube, del séptimo al quinto lugar, y entre los que tienen más de 20 millones de habitantes, avanza del 26 al 23. En el continente, es superado por EE. UU. (tercer lugar mundial), Canadá, Chile y México. En cambio, supera a Perú, Brasil, Argentina y Venezuela.

“Los buenos resultados que el país obtuvo en competitividad nos animan a seguir trabajando en importantes frentes como, por ejemplo, el aumento de la productividad de nuestras empresas y, también, en la facilitación de trámites y la eliminación de barreras, lo cual se ve reflejado en mayores facilidades para hacer negocios y en el mejoramiento de las relaciones de la ciudadanía con el Estado”, dijo el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

El IMD destaca que en los rubros en los que más avanzó el país son la inversión, la gente vinculada a investigación y desarrollo, y el crecimiento de la producción por habitante. En cambio, los principales retrocesos son en problemas de contaminación, el gasto en subsidios y la balanza de cuenta corriente.

El informe destaca las fortalezas y debilidades de los países. En Colombia, la principal fortaleza tiene que ver con los niveles de compensación, es decir, las remuneraciones de los trabajadores. En este indicador, el país ocupa el quinto lugar entre las naciones estudiadas.

Así mismo, se ubica en el sexto puesto en el índice de costo de vida, y en el octavo lugar en suscriptores de banda ancha móvil, costos de telefonía móvil y en inversión en telecomunicaciones. En cuanto a las debilidades, el país ocupa el puesto 62 en problemas de contaminación; el renglón 61, en economía paralela y en sobornos y corrupción, y el 60, en homicidios.

Las mejoras son visibles en muchos indicadores, como evasión fiscal, transparencia del Gobierno y estabilidad del tipo de cambio

Crecimiento de la economía

Junto a la elaboración del índice, el instituto realiza una encuesta sobre cuáles son los atractivos de cada país, y, según los consultados, en Colombia el principal es el dinamismo de la economía, con 61,4 por ciento; seguido por el trabajo calificado (51,2 por ciento) y ambiente amigable con los negocios (44,9 por ciento).

En donde hay menos atractivo es en fuerte cultura de investigación y desarrollo (9,4 por ciento de las respuestas) y aptitud del Gobierno (11 por ciento).

Según José Caballero, economista sénior del Centro Mundial de Competitividad del IMD, en el avance de Colombia intervienen varios elementos, entre ellos, el crecimiento de la economía.

“Es importante mencionar que todos los puntos de eficiencia empresarial han mejorado este año. Ejemplo: la productividad ha mejorado, así como las prácticas empresariales y las actitudes, y los valores. Al mismo tiempo, ha habido algunas mejoras en infraestructuras que han tenido un gran impacto”.

Sobre los avances de los factores empresariales, el experto destaca aquellos experimentados en la agilidad de las compañías y subraya la credibilidad en los administradores, en donde Colombia ocupa el puesto 27.

También resalta el uso de prácticas de auditoría y contabilidad, así como la capacidad de transformarse que tienen las compañías hacia lo digital. En este renglón, se ocupaba el puesto 57 y se escaló al 44. “Eso contribuye mucho al dinamismo económico”, dice Caballero.

Si bien en la eficiencia empresarial el país no está en la cima de la lista, hay un avance significativo. Caballero recuerda que en esa categoría, Colombia ocupaba el puesto 53 hace dos años, se descolgó hasta el 56 el año pasado y ahora da un salto al lugar 47.
“Colombia tiene indicadores de atractivo para la inversión extranjera y su mano de obra es barata; esto hace que el país tenga ventajas competitivas”, dice el experto.

Sobre los puntos débiles, Caballero señala que “Colombia tiene bastante bajas las percepciones sobre la eficiencia del sistema regulatorio. También, hay percepciones más o menos negativas sobre la flexibilidad de las políticas de gobierno o adaptarse a las realidades de los mercados. La transparencia está baja, la burocracia no contribuye a la competitividad y la corrupción está relativamente alta”.

Igualmente, está el tema del intercambio comercial, donde el país ha retrocedido. A esto se le suma el marco social en el que Colombia sigue manteniéndose en el puesto 61 y el marco institucional está de 56, y aunque haya una evolución, sigue en los puestos inferiores.

La educación es otro paisaje que no está pintando bien en el país, pues se mantiene en el puesto 59; la inversión total también ha caído y la calidad de la misma. En temas de educación universitaria, el puesto que ocupa es el 48 y la movilidad de los estudiantes está entre el 58 y 59.

Una de las razones para que se genere este tipo de cosas, según la firma IMD, es que no exista un modelo específico para mejorar la competitividad y los países se enfoquen más en la eficiencia del Gobierno.

Debilidad de la educación en Colombia

Un ámbito de rezago en Colombia es la educación. Si bien se ha mantenido la posición, esta es baja.

José Caballero, del IMD, señala que la inversión total ha caído por debajo del puesto 40, la calidad está en el 59, y en cuestiones de la eficiencia a nivel universitario, aunque se han mejorado algunas posiciones, el país está en el 48. Así mismo, la movilidad de los estudiantes se mantiene entre el 58 y el 59. Los logros educacionales caen y se mantiene en el 49.

“El problema con la educación –dice Caballero– es que no hay un modelo específico para mejorar su competitividad, hay países que se enfocan en la eficiencia del Gobierno. Países como Estados Unidos tienen una infraestructura bastante fuerte, pero la eficiencia del Gobierno es bastante baja. Lo que tenemos que entender es que no importa cuál de estos aspectos quieras tomar para mejorar tu competitividad, la educación es clave para todos ellos, porque se prevé el talento que necesitas para cualquier estrategia que quieras perseguir; pero en Colombia, la educación se mantiene bastante baja, lo cual no es una buena señal a largo plazo”.

La transparencia está baja, la burocracia no contribuye a la competitividad y la corrupción está relativamente alta

Los líderes mundiales y Latinoamérica

El país que encabeza el escalafón de competitividad del IMD es Singapur. Subió dos puestos y destronó a Estados Unidos, que el año pasado era el líder en esta lista.
Según José Caballero, economista sénior del Centro Mundial de Competitividad del IMD, la escalada de Singapur se debió “a que tiene instituciones, productividad y eficiencia del sector privado en general. Su intercambio comercial es alto, tiene las actitudes y los valores de la sociedad compatibles con la competitividad. Además, no hay un ángulo único para analizar. También, ha influido en el éxito el hecho de que tiene un sistema de salud bastante fuerte. Creo que es el número uno”.

De acuerdo con el experto, es importante que los países sepan en determinados momentos qué quieren hacer.

Por otro lado, Estados Unidos, que era el líder mundial el año pasado, bajó dos puestos y, ahora, se encuentra de tercero dentro del escalafón.

Una de las razones por las cuales este país cae es que “la confianza en el Gobierno ha bajado en la mayor parte de las percepciones. El año pasado, lo que la encuesta capturó en los estadounidenses fue la percepción positiva sobre la reforma de los impuestos de la administración de Trump, lo cual, obviamente, beneficiaba al sector privado. Este año, debido a los problemas con China, a la incertidumbre que se ha creado en el mercado, esa confianza que había del sector privado ha caído”, explica Caballero.

Aunque Estados Unidos haya descendido en la medición mundial de competitividad de este año, dentro de América, continúa siendo el número uno, seguido por Canadá, Chile, México, Colombia, Perú, Brasil, Argentina y Venezuela.

Latinoamérica

Los resultados del estudio del Centro Mundial de Competitividad del IMD muestran que Latinoamérica tiene un bajo rendimiento durante este último año. En el caso de Chile, que ocupaba, el año pasado, el puesto 35, ahora está en el 42, tuvo una caída de siete puestos dentro de la lista. Un panorama similar es el que vive Argentina, que estaba en el puesto 56 y ahora se encuentra de 61, perdiendo cinco puestos en el ranquin.

Para analizar estos resultados regionales, Arturo Bris, director del Centro Mundial de Competitividad, explica que en “la perspectiva de competitividad, existe el factor ‘gobierno nuevo’, que siempre beneficia a los países, y Chile y Argentina experimentaron una mejora por el efecto Piñera o Macri; y en el caso de Chile, particularmente, ese efecto ya no está allí y es como si hubiese decepción”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.