¿Podrá la polarización poner en riesgo crecimiento económico del país?

¿Podrá la polarización poner en riesgo crecimiento económico del país?

Expertos analizan qué tanto los roces políticos pueden arriesgar la dinámica económica del país. 

PIB

La economía creció 3,3 por ciento en el tercer trimestre, la mayor velocidad registrada en los últimos cuatro años.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: Martha Morales Manchego
17 de noviembre 2019 , 12:52 a.m.

En el ajedrez económico de Colombia las señales que envían los indicadores presentados esta semana por el Dane muestran que el país tiene muchas piezas a favor, como para ganar la partida, pero no hay que desconocer que sobre el tablero puede haber movimientos que pongan en riesgo las expectativas de un crecimiento para todo el 2019, proyectado por el Gobierno en 3,6 por ciento.

Por el momento, la economía creció 3,3 por ciento en el tercer trimestre, la mayor velocidad registrada en los últimos cuatro años, y previo a la temporada de final de año, que por tradición es dinámica en demanda de productos y servicios y, por consiguiente, generadora de empleo, lo que a su vez conduce a que los ciudadanos tengan plata con qué comprar. De hecho, en el tercer trimestre se volvió a evidenciar que el gasto de las familias es el que está poniendo el 70 por ciento de todo el valor que generó la economía entre julio y septiembre.

En el país hay consumo, con un gasto de las familias que se expandió en 4,94 por ciento en el tercer trimestre y una inversión que creció en 5,5 por ciento; por lo tanto, son dos piezas claves que deben seguir aceitándose para que el motor continúe funcionando. Es bueno recordar también que, si bien las personas se están endeudando un poco más, es por cuenta de bajas tasas de interés y de una inflación anual que se mantiene controlada por debajo del tope del rango meta (entre 2 y 4 por ciento), en 3,86 por ciento a octubre, lo que confirma que entre julio y septiembre “la economía tuvo un contundente rebote”, como indicó el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

El comercio, gran generador de empleo, está creciendo al 5,9 por ciento, lo que, seguramente, llevará a un último trimestre del año aún mejor en materia de puestos de trabajo.

Y hay otros sectores que muestran algo del bienestar de la gente, como el de la administración pública, en el que se incluyen planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y servicios sociales, que crece al 4,3 por ciento.

Claro está, hay otras ramas de la economía a las que todavía les va mal y a otras que no les va tan bien. El subsector de edificaciones, por ejemplo, cayó en 8,1 por ciento; mientras que la industria creció 1,5 por ciento, frente al 2,3 por ciento que registraba en el mismo trimestre del 2018. Entre tanto, el agro se impulsó a un ritmo de 2,6 por ciento.

Pero aún la aceleración del crecimiento económico no frena el desempleo, que completa 5 años con tendencia al alza, desde que la economía sufría el fenómeno contrario, de desaceleración.

Este indicador sigue en dos dígitos (10,2 por ciento), en medio de un mercado laboral cambiante que además recibe el flujo de migrantes venezolanos, un millón y medio de personas en los últimos años.

Las personas mayores de 18 años le asignan una nota de 3,6 (en promedio) a su satisfacción con su situación laboral actual.


De acuerdo con Juan Daniel Oviedo, director del Dane, “en una escala de 1 a 5, siendo 5 el mayor nivel de satisfacción, las personas mayores de 18 años le asignan una nota de 3,6 (en promedio) a su satisfacción con su situación laboral actual. Este tipo de resultados muestran por qué las personas, a pesar de observar un buen crecimiento económico, pueden sentirse insatisfechas y promover una sensación general de pesimismo respecto a la actividad económica”.

Qué esperar

En conjunto, la economía colombiana, como lo han repetido en los últimos tiempos organismos internacionales como el FMI y la Cepal, está mucho mejor que la de sus vecinos (el crecimiento de Colombia en el primer semestre es de 3 por ciento; el de Chile, 1,8 por ciento; el de Perú, 1,7 por ciento; el de Brasil, 0,7 por ciento, y el de México 0,2 por ciento). Y aunque, si bien nuestro país ha resistido los coletazos del entorno internacional generado por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, los expertos estiman que podría ser más vulnerable a situaciones internas como el riesgo de deterioro del orden público en el paro del 21 de noviembre, lo cual terminaría erosionando el terreno que ya venía abonado.En medio de este panorama está la confianza, menguada por una polarización política. ¿Qué se puede esperar entonces?

Regiones y PIB 2

Bogotá fue una de las zonas con mayor crecimiento económico en 2018, teniendo un alza en el PIB de 3 %.

Foto:

istock

Richard Francis, director de calificaciones soberanas de Fitch Ratings, anunció que esta calificadora, que se sorprendió con el resultado trimestral, pues “fue un poco mejor de lo esperado”, subirá la proyección actual, desde 3 por ciento que tenía para 2019 a una cifra que aún no se ha definido.

A juicio del experto, como “los buenos resultados no han mejorado la tasa de empleo, entonces mucha gente no siente la mejora en la economía”.

Esta percepción es precisamente lo que motiva a protestas, sobre lo que, para Raúl Ávila, académico de la facultad de economía de la Universidad Nacional, “se debe tener cuidado porque las protestas que se prevén para el cierre de año pueden afectar las decisiones de inversión y llevar a que esos recursos se vayan para otros mercados, como el africano o centroamericano como ejes de crecimiento de países en desarrollo, previendo que los paros son un proceso que se viene dando en Suramérica”.

La polarización política frena la economía o, por lo menos, impide que el efecto multiplicador de beneficios tributarios

Ávila recordó que sectores como manufactura y minas, que no solo tuvieron crecimientos bajos en el trimestre, sino que vienen en la misma tendencia a lo largo del año, tradicionalmente son jalonadores de inversión extranjera.

Por su parte, el analista José Roberto Acosta dice que “la polarización política frena la economía o, por lo menos, impide que el efecto multiplicador de beneficios tributarios, como los incluidos en la ley de financiamiento (ahora reiniciando proceso de aprobación en el Congreso), tengan el alcance esperado”.

Lo que se requiere, desde la perspectiva de Acosta, es hacer crecer la economía desde el punto de vista de la oferta, pues hasta ahora fue la demanda la que impulsó el PIB en el tercer trimestre, es decir, parte de lo que se consumió no se produjo en el país, lo que se evidenció en datos como el que muestra que “el comercio importó 10 por ciento más de bienes”.

“Para hacer crecer la oferta se requiere ampliar la capacidad instalada empresarial y mejorar la infraestructura pública, de manera que se abarate la comercialización de productos, tanto en el mercado interno como para exportar. Esto mejoraría la demanda de mano de obra y generaría empleo”.

MARTHA MORALES MANCHEGO
En Twitter: @marthamoralesm

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.