Secciones
Síguenos en:
Pérdida de ingresos, peor en Bogotá y mortalidad supera al promedio
Ocupación UCI Barranquilla

El informe de Anif señala que la capacidad del sistema de salud de absorber pacientes que requieren cuidado crítico es un factor importante en la reducción de la mortalidad por covid-19.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

Pérdida de ingresos, peor en Bogotá y mortalidad supera al promedio

Montería, Bogotá y Bucaramanga, con tasas altas de muertes por covid y mayores pérdidas de empleo.

Pese a que Bogotá concentra el 27 por ciento del ingreso de los hogares de todo el país, en la capital se dio el 33 por ciento de la caída de ingresos nacionales entre marzo y noviembre a causa de las restricciones a la actividad económica.

De marzo a noviembre, los hogares dejaron de percibir 29,2 billones de pesos en ingresos laborales, y la caída en Bogotá fue más que proporcional a lo que pesa en los ingresos del país, y aún así, ha registrado una tasa de mortalidad por covid superior al promedio nacional.

(Le puede interesar: 'Restricciones por covid-19 han evitado 15.000 muertes, dice estudio').

En Bogotá, al igual que en Montería y Bucaramanga, se perdió un porcentaje mayor de puestos de trabajo, pero esas ciudades están entre las que han sufrido mayor mortalidad por el covid-19, de acuerdo con un análisis del centro de estudios Anif.

En estas capitales, los cierres de la actividad significaron la pérdida de entre el 11 y el 19 por ciento de los puestos de trabajo entre junio y diciembre del año pasado frente al mismo periodo del 2019, superior al promedio de todas las ciudades, que fue 10,8 por ciento.

Y aun así, la mortalidad por covid en estas capitales superó al conjunto nacional: hasta comienzos de diciembre era de entre 1.200 y 1.800 muertes por millón de habitantes, en tanto que en todo el país había sido de 1.140 muertes por millón de habitantes.

Las actividades económicas se comenzaron a restringir o cerrar desde marzo del año pasado en Colombia, como una manera de frenar la expansión del nuevo coronavirus, y para abril ya había confinamiento total de la población, de manera similar a como ocurrió en el resto del mundo, lo que hizo que en todo el país en abril se eliminaran 5,3 millones de puestos de trabajo, en comparación con el mismo mes del año anterior.

(También: 'Las vacunas dan confianza, pero no borran del todo la incertidumbre').

Además del confinamiento, decretado a nivel nacional, las ciudades tomaron sus propias medidas. Por ejemplo, en Bogotá vinieron nuevos cierres por zonas hacia julio y agosto, cuando ya a nivel nacional se estaban reabriendo la mayoría de sectores de la economía.

La reapertura gradual de actividades económicas permitió la recuperación de empleos, pero en noviembre aún las personas ocupadas eran 1,5 millones menos que un año atrás.

Las cuarentenas no tienen un beneficio claro para contener la pandemia, pero sí ocasionan daños significativos sobre el bienestar de la población y la economía

Ingresos de los hogares

Así mismo, el freno en la actividad económica, con la consecuente pérdida de empleos, significó que entre marzo y noviembre los hogares hubieran perdido 29,6 billones de pesos en ingresos laborales, como lo muestra el análisis de Anif, con base en datos del Dane y el Ministerio de Hacienda.

Para tratar de mitigar esa crisis, durante el año se destinaron 19,7 billones de pesos en medidas como los subsidios para pagar salarios, Ingreso Solidario, giros extraordinarios de programas sociales, compensación del IVA a los más pobres y garantías para créditos y nómina.

Empleo y mortalidad

De acuerdo con el análisis de Anif, Medellín es la ciudad en donde había una relación más favorable entre los empleos perdidos y la mortalidad por covid-19. En la capital de Antioquia, la pérdida de empleos fue de alrededor de seis por ciento, en tanto que la mortalidad era de unas 800 personas por millón de habitantes; ambos indicadores por debajo de los promedios nacionales.

Entre tanto, la relación más desfavorable se da en Montería, en donde se registraban unos 1.800 fallecimientos por millón de habitantes, y una pérdida de más del 16 por ciento de los empleos. En Bucaramanga, la pérdida de puestos de trabajo fue la mayor, con el 18 por ciento, pero la mortalidad es menor que la de Montería, y es cercana a 1.400 fallecimientos por millón de habitantes.

(Además: El desempleo en Colombia se acerca al nivel previo a la pandemia').

Sobre los recursos de los hogares, los análisis de Anif destacan que el 33 por ciento de las pérdidas de ingresos se concentró en Bogotá, porcentaje más que proporcional a la participación de la ciudad en el total de ingresos del país, que es de 27 por ciento.

Entre tanto, en Cali también hubo una caída más que proporcional de los ingresos de los hogares. La capital del Valle percibe el 6 por ciento de ingresos en el país, pero durante la pandemia la pérdida de ingresos en la ciudad representó el 9 por ciento de la caída nacional.

Por su parte, en Medellín la disminución de los ingresos de los hogares fue menos que proporcional a su participación en el total de ingresos del país. Esta capital normalmente representa el 11 por ciento de los ingresos de los hogares en Colombia, y la reducción en la ciudad, por la pandemia, representó el 10 por ciento de la caída nacional.

En Barranquilla y Bucaramanga, la caída de los ingresos fue consecuente con su peso en el país. Estas ciudades representan el 4 y el 3 por ciento de los ingresos de los hogares de Colombia, y en la pérdida de ingresos por la crisis aportaron esos mismos porcentajes.

Cuarentenas

De otro lado, tras utilizar información de ciudades de varios continentes, el análisis realizado por Anif no encontró un efecto significativo de la severidad de las cuarentenas en mayor o menor mortalidad por covid-19.

“En cambio –se expresa en el informe–, la capacidad del sistema de salud de absorber pacientes que requieren cuidado crítico parece ser un factor importante para reducir la mortalidad por Sars-CoV-2”.

Para saber la magnitud de la severidad de las cuarentenas se utilizó la medición hecha con el indicador de la Universidad de Oxford.

Con la revisión de los datos se encontró que la mortalidad tiende a reducirse con el aumento de unidades de cuidados intensivos (UCI) por millón de habitantes.

Llama la atención que ciudades colombianas como Barranquilla y Bucaramanga tienen muchas más UCI por habitantes que ciudades como Estocolmo o Milán. Esta última es de las ciudades en el mundo con mayor tasa de mortalidad.

(Siga leyendo: 'Inflación del 2020, la más baja en la historia para un año completo').

El estudio también encontró que el ingreso por habitante también influye de manera estadísticamente significativa en una menor mortalidad, y la obesidad, en mayor mortalidad. En cambio, no hay influencia de niveles altos de colesterol.

A partir de esos resultados, Anif señala que “las cuarentenas no tienen un beneficio claro para contener la pandemia, pero sí ocasionan daños significativos sobre el bienestar de la población y la economía”.

Encuentre también en Economía:

Esto es lo que podrán subir los arriendos de vivienda en este 2021

Con nuevo mínimo, así se calcula pago del servicio doméstico en 2021

El país inició el año con alzas de 1,97 por ciento en tarifas y multas

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.