La mirada femenina en la construcción de Colombia

La mirada femenina en la construcción de Colombia

Arquitectas hablan de la profesión y de sus aportes. Líderes gremiales también impulsan procesos.

Arquitectas 1

Elly Burckhardt, María Elvira Madriñán y Martha Fajardo.

Foto:

Archivos particulares

Por: Diana M. Díaz G. y Gabriel E. Flórez G.
12 de marzo 2019 , 04:54 p.m.

La arquitectura de Colombia tiene un capítulo importante para las mujeres que se han abierto más espacios en gremios y oficinas del sector edificador. Por eso, en línea con la reciente conmemoración de su día, la sección Vivienda de EL TIEMPO se suma al reconocimiento con los aportes de seis profesionales que cuentan qué significa ser arquitectas en el país.

Como complemento se destacan algunos gremios del sector, que, vale reconocerlo, tienen más cargos directivos bajo la batuta de mujeres.

Elly Burckhardt

“¡Ni sueñan el mundo maravilloso que se van a encontrar cuando conozcan el valor real de la arquitectura!”, comenta la arquitecta Elly Burckhardt, quien les recomienda a las nuevas generaciones “no dejarse limitar por las teorías de sus profesores. Esa es la base, pero lean, lean y lean, y como una obligación, estudien su ciudad y ámenla”.

Burckhardt también resalta que de sus obras, la que más le gusta es su casa, en la que vive hace cincuenta años y la cual diseñó con su esposo, el arquitecto Tulio Echeverri. Además, tiene un cariño especial por Cali, a la que ha dedicado gran parte de su vida profesional, y al espacio público, como Bulevar del Río, que cada día es más valorado por la ciudadanía.

Agrega que cuando entendió lo que es la arquitectura supo, una vez más, que su buena suerte la había llevado donde era. “Hoy, la situación de la mujer es respetada y ha evolucionado”.

María Elvira Madriñan

Consciente de la responsabilidad que recae sobre las nuevas arquitectas, María Elvira Madriñán recomienda que “antes de emprender un proyecto, se le dedique mucho tiempo a reflexionar, a decantar las ideas para responder a sus búsquedas e inquietudes personales. Las nuevas generaciones deben tener claro que lo más importante de la arquitectura es llegar a producir emoción en quienes habitan las construcciones”.

Madriñán agrega que, “aunque la historia ha sido ingrata con las arquitectas, pues no se ha reconocido su invaluable labor al lado de grandes figuras de la profesión, afortunadamente los tiempos han cambiado y la labor de la mujer en todos los campos empieza a destacarse por su compromiso y responsabilidad, pero –sobre todo– por su capacidad creadora, la sensibilidad y el sentido social al crear las obras”.

Martha Fajardo

Esta arquitecta inició su carrera gracias a su padre, quien le enseñó, a través de su oficio de constructor, “el amor de crear espacios bellos para la felicidad”. Con tres décadas de trabajo y el desarrollo de proyectos en Bogotá como el parque Metropolitano El Tunal y el de la 93, Fajardo les dice a las nuevas generaciones que “deben aprovechar las herramientas que tienen hoy.

Cuando yo estudié arquitectura no existían materias como la ecología del paisaje, el desarrollo sostenible, el urbanismo ambiental o el diseño biofílico, componentes que me hubiera gustado tener, aunque luego los busqué con maestrías y doctorados en el exterior. De paso, comprendí que la principal responsabilidad como profesional es moldear hábitats que influyan en el desarrollo de comunidades, combinando creativamente la ecología (la ciencia), el arte y la tecnología”.

Arquitectos2

Gilda Toro, María Camila Leal y Ana María Estrada.

Foto:

Archivos particulares

Gilda Toro

Experta en accesibilidad, esta arquitecta explica que la magia de la profesión está en responder a miradas integrales para interactuar asertivamente. “Esto es, entender que las megaconstrucciones y megalópolis necesitan intervenciones que aporten a las comunidades, sin importar condiciones ni estratos”. Según Toro, “es vital saber que la arquitectura tiene música y suena, tiene climas y huele, tiene superficies y se siente; es decir, tiene vida, ¡existe!”.

Por eso, “el espectro de la profesión no excluye ni a hombres ni a mujeres, por el contrario, ha empezado a visibilizar su trabajo en temas conquistados por las más innovadoras, para ser instrumento de creación de oportunidades y de participación ciudadana. Clave, además, que los jóvenes conozcan el abanico de posibilidades que perfila la profesión y que inicia en el proceso académico”.

María Camila Leal

‘Ad portas’ de su graduación, a su corta edad ha logrado destacarse profesionalmente y ha ganado, con varios compañeros, premios en Colombia y Argentina. La joven señala que quienes deciden estudiar arquitectura deben tener disciplina y dedicación para cumplir los sueños. “Hay que manejar la presión, ser autocríticos y, al mismo tiempo, crecer con las críticas de los colegas, y, lo más importante, nunca, nunca hay que dejar de aprender”.

También reconoce que la profesión en el país “a veces no se toma con la seriedad que debe ser. La gente no valora el conocimiento, esto afecta a los hombres y en mayor medida a las mujeres, sobre todo porque aún se lee como un tema masculino”. En este contexto, Leal reconoce que “hay que fortalecer la idea de que es de ambos, a través de debates, e incluso, creando contenido donde la visibilidad no sea por ser mujer, sino por meritocracia”.

Ana María Estrada

“Hacer arquitectura es una labor grupal y, por eso, hay que generar consensos sin ceder las posturas propias. Ese es, tal vez, el reto más grande, que, incluso, puede ser más difícil siendo mujer”, explica la arquitecta Ana María Estrada, quien recomienda visibilizar y recuperar la memoria del trabajo del género en la profesión, creando comunidad y aportando, todos (hombres y mujeres), al cambio de paradigma en la profesión.

"Esto implica derribar el mito del arquitecto ‘genio-creador’ e implementar una forma de trabajo más colaborativa, con espacio para todos, donde las mujeres no tengan que elegir entre su realización personal (la maternidad) y la profesional”, enfatiza Estrada, quien agrega que se debe buscar la equidad. “Podemos aportar una ‘forma de trabajar femenina’, de equilibrio en las tareas, con una mirada más amplia”, anota.

Los gremios también tienen el sello de ellas

También hay que resaltar la dinámica de los gremios, a los cuales también han llegado mujeres.

Tercera

Sandra Forero y María Clara Luque, presidentas de Camacol y Fedelonjas.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por ejemplo, la actual presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, es una de ellas. Asumió el cargo en el 2011 y desde entonces ha tenido la responsabilidad de ser la representante del sector en diferentes instancias y escenarios. Esto la ha llevado a liderar varios procesos y a consolidar al gremio como un órgano consultor ante el Gobierno y otras entidades, con un impacto importante al evaluar –entre otras– las políticas públicas. Un dato relevante, según la directiva, está relacionado con el liderazgo de las mujeres de Camacol en el país, pues de las 19 regionales, 14 son gerenciadas por ellas.

En la misma línea está María Clara Luque, presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), quien desde su cargo ha impulsado con sus afiliados temas como la profesionalización inmobiliaria y otros de igual trascendencia. En el caso de esta agremiación, de 20 gerencias, 6 están en cabeza de mujeres.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), Flavio Romero, destacó la importancia de la mujer en la historia de la arquitectura del país y recordó su presencia en la dirección de la organización. “La SCA ha tenido cuatro presidentas: Elly Burckhardt, Sara María Giraldo, Patricia Torres Arzayús y Sara Zamora, de los 44 que la han liderado”.

Aunque es una cifra baja, en el ámbito regional la dinámica es diferente, pues 27 sedes son presididas por mujeres. “Ellas tienen las puertas de la SCA abiertas, que –de hecho– entre sus representantes cuenta con decanas o directoras de programa de las facultades de arquitectura”, señaló Romero.

DIANA DÍAZ Y GABRIEL FLOREZ
Redacción Vivienda

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.