Secciones
Síguenos en:
Qué le puede servir a Colombia de los hallazgos de los Nobel de Economía
Guido W. Imbens, Joshua Angrist y David Card.

Los galardonados Guido W. Imbens, Joshua D. Angrist y David Card. 

Foto:

AFP

Qué le puede servir a Colombia de los hallazgos de los Nobel de Economía

Los galardonados Guido W. Imbens, Joshua D. Angrist y David Card. 

FOTO:

AFP

La Academia Sueca valoró los nuevos conocimientos que han aportado al mercado laboral. 

Rigurosos, divertidos, cercanos e inspiradores. Así definen a los recién galardonados con el premio Nobel de Economía 2021 David Card, Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens varios de los economistas colombianos que fueron sus alumnos.

Incluso, uno de ellos, Juan Miguel Villa, actual presidente de Colpensiones, tuvo la oportunidad de compartir con los tres. Card fue su instructor en el desarrollo de habilidades para la evaluación de intervenciones del mercado laboral y participó con él en 2011 en una publicación en esta área para el BID. Asistió a cátedras y sesiones de formación en métodos de evaluación de impacto con Angrist en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y con Imbens en la Universidad de Harvard.

(Además, lea: Futuro de jefa del FMI, tema crucial en encuentro anual)

Este dice que sus contribuciones han servido para identificar qué programas o intervenciones son efectivas para lograr un mayor desarrollo económico y que Colombia ya ha aprendido, en especial, de Card y su implementación de programas para la formación técnica de jóvenes, lo que ha permitido mejorar la empleabilidad.

“Jóvenes en Acción es un programa ‘hijo’ de ese tipo de análisis. Card fue el más cercano profesionalmente y me inspiró al desarrollo de software econométrico. Es espectacular. No termina la clase hasta que todos entiendan y formen su criterio”, recuerda.

Aunque no llegó a tomar curso con Angrist, el profesor asociado de la Universidad de los Andes Leopoldo Fergusson cuenta que interactuó con él en seminarios cuando hizo su doctorado en MIT. Recuerda que siempre usaba humor en sus comentarios y mensajes y con ello lograba que algunas de las críticas más duras pudieran pasarse también con una sonrisa.

El economista Joshua D. Angrist. 

Foto:

AFP

“El humor se nota también en sus escritos, nada más claro que su libro en el que popularizó mucho de lo que hoy le merece el Nobel. Se llama Mostly Harmless Econometrics, implicando por supuesto que hay cierta econometría (el uso de estadística para el análisis económico) que puede hacer mucho daño. Y coincido plenamente con él, porque en ciencias sociales es muy fácil sacar conclusiones apresuradas de la relación entre algunas variables, sin reconocer con el cuidado suficiente que el mundo social es tremendamente complejo”, dice Fergusson.

Igualmente, la economista Ana María Tribín, quien actualmente trabaja en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), y Maria Angélica Bautista, profesora asociada de la Universidad de Chicago, tomaron clase con Angrist. También la economista Ángela Fonseca, profesora asociada de la Universidad Javeriana, fue alumna pero de Imbens.

(Puede leer también: Procaps quiere acelerar su estrategia de fusiones en EE. UU. y México)

¿Qué se les reconoce?

La Real Academia Sueca de Ciencias concedió la mitad del premio al canadiense Card, de la Universidad de California Berkeley, por sus contribuciones empíricas a la economía laboral y la otra conjuntamente para el estadounidense-israelí Angrist, del MIT, y el neerlandés-estadounidense Imbens, de la Universidad de Stanford, por sus aportes metodológicos al análisis de las relaciones causales.

Han demostrado que se pueden responder muchas de las grandes preguntas de la sociedad. Su solución es utilizar experimentos naturales, situaciones que surgen en la vida real

De todos ellos, la Academia destacó que han demostrado que se pueden sacar conclusiones de experimentos inesperados y aplicarlos al análisis del mercado laboral. “Han demostrado que se pueden responder muchas de las grandes preguntas de la sociedad. Su solución es utilizar experimentos naturales, situaciones que surgen en la vida real que se asemejan a experimentos aleatorios”, dice la Academia.

Por un lado, del economista Card se destaca su análisis sobre los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación en el mercado laboral; y de los otros dos, sus contribuciones metodológicas que han demostrado que los experimentos naturales se pueden convertir en una rica fuente de conocimiento.

En concreto, se nombra una investigación que realizaron a mediados de la década de 1990 donde demostraron cómo se pueden extraer conclusiones precisas sobre causa y efecto a partir de experimentos naturales, como por ejemplo en materia de educación.
Estos se preguntaron si es posible sacar alguna conclusión sobre el efecto de un año extra en la escuela. Entre sus hallazgos clave está que hay una relación directa entre el tiempo de escolaridad y los ingresos de las personas.

(Le recomendamos: ¿Por qué Anif pide contemplar retiro del uso del tapabocas al aire libre?)

¿Cómo afecta el alza del salario mínimo al empleo?

La demostración empírica de que subir el salario mínimo no acarrea necesariamente efectos negativos sobre la creación de empleo es una de las investigaciones que ha llevado a Card a recibir este premio. Entre otros, el economista hizo un experimento junto al ya fallecido Alan B. Krueger tomando como referencia la industria de las comidas rápidas, es decir, McDonald’s, Burger King o KFC, entre otras.

En abril de 1992 aumentó el salario mínimo de Nueva Jersey de 4,25 a 5,05 dólares por hora. Para evaluar este impacto, encuestaron a 410 restaurantes de comida rápida en este estado y en el este de Pensilvania antes y después. Sin embargo, no encontraron indicios de que debido a este aumento se redujera el empleo.

“El análisis fue referente para que el presidente estadounidense Bill Clinton gestionara el aumento del salario mínimo federal. Esta es una discusión frecuente en todas partes, el tema duro es determinar hasta qué punto el contexto norteamericano aplica para nosotros. Por eso es necesario estudiar estos impactos para salir de la duda con las herramientas que los propios premios Nobel han desarrollado”, indica el presidente de Colpensiones.

Foto de archivo de 2012 del profesor David Card en su salón de clases en la Universidad de California, en Berkeley.

Foto:

EFE

Para Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, una cosa es el contexto estadounidense en el que se hizo esta investigación en el cual el salario mínimo es bajo con relación al mediano y la informalidad es diminuta y otra es la realidad colombiana en la que el mínimo es alto con respecto al salario mediano y la informalidad alta.

“Extrapolar entre un contexto y otro es una limitación y el reto es cómo los economistas colombianos pueden entender mejor estas relaciones no solo en el contexto de Estados Unidos sino aplicarlas a la realidad de aquí, lo cual tiene dificultades metodológicas importantes. Esta investigación nos da nuevas herramientas para pensar sobre estas preguntas en nuestro propio contexto”, manifestó Reyes.

(Puede leer: Días sin IVA: habrá descuentos para todo tipo de productos)

Los efectos positivos de la inmigración

Trochas en la frontera de Venezuela. 

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Card ha abordado en sus investigaciones el tema de la inmigración y sus impactos en la economía. En uno de sus estudios más reconocidos analizó el efecto que tuvo la gran migración de exiliados cubanos hacia Miami, en Estados Unidos, en 1980, cuando Fidel Castro declaró que todos aquellos cubanos que quisieran emigrar eran libres de hacerlo desde el puerto de Mariel.

Según la investigación, estos inmigrantes aumentaron la fuerza laboral de Miami en un 7 por ciento. Especialmente, creció la mano de obra para ocupaciones menos calificadas. Sin embargo, esta afluencia de personas no tuvo ningún efecto sobre los salarios o las tasas de desempleo, ni siquiera entre la población de cubanos ya existentes.

“Ahora sabemos que los ingresos de las personas que han nacido en un país pueden beneficiarse de la nueva inmigración, mientras que las que inmigraron en una época anterior corren el riesgo de verse afectadas negativamente”, dijo la Academia Sueca sobre sus investigaciones.

Para Juan Carlos Guataquí, consultor en temas laborales, estas investigaciones son relevantes para Colombia en medio de la inmigración venezolana. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la economía local tiene problemas estructurales.

“Comprar esa idea de que la migración no es perjudicial como casi una ley inexorable y no tener una investigación rigurosa y objetiva también es un problema porque los estudios son en mercados laborales de países desarrollados que no tienen unas tasas de informalidad al 50 por ciento y los problemas de cobertura y de calidad que hay aquí”, dijo.

En ese sentido, Maribel Castillo, directora de la carrera de Economía de la Universidad Javeriana de Cali, dijo que en un paper que desarrolló con otros dos profesores y que se está evaluando para publicarse también demostraron que el efecto de la inmigración de los venezolanos fue positiva para el empleo en Colombia.

Vieron que la primera ola de migrantes estaba sobreeducada, es decir, tenía un nivel educativo mayor al requerido en el puesto de trabajo, y en promedio mayor nivel que los colombianos por sectores económicos. Sin embargo, para la última ola encontraron que estos tenían menor nivel educativo y no encontraban empleo, por tanto, esta situación incrementaba el desempleo.

“La pandemia tuvo un efecto importante en esta población de migrantes que se dedican básicamente a actividades informales. Esther Duflo premio Nobel de Economía 2019, nuestra segunda mujer en recibirlo, también planteó en su libro Buena economía para tiempos difíciles los efectos positivos de la migración en términos de calidad de vida”, dijo.

Lea también en Economía: 

El dólar caro impulsará la llegada de turistas extranjeros a Colombia

Así aumentan los ingresos en Colombia a medida que se estudie más

Ecopetrol declara producción comercial de dos campos en Santander

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.