Los salarios crecen muy poco y el mundo debería preocuparse

Los salarios crecen muy poco y el mundo debería preocuparse

Crecimiento del salario en 2017 fue menor que en 2016 y es la tasa más baja desde 2008.

Protestas de empleados en Londres

Empleados de JD Wetherspoon marchan en Londres exigiendo un mínimo de 10 libras esterlinas por hora de trabajo y mejores condiciones.

Foto:

Wiktor Szymanowicz / AFP

Por: Jayati Ghosh - Project Syndicate
22 de diciembre 2018 , 10:03 p.m.

Ya es oficial: en todo el mundo los trabajadores se están quedando económicamente rezagados. Según el último Informe Mundial sobre Salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con excepción de China, en el 2017 el salario real (descontando la inflación) creció solo el 1,1 %, en vez de 1,8 % del 2016. Y este es el crecimiento más lento desde el 2008.

En las economías avanzadas del G20, el salario real promedio creció apenas un 0,4 % en el 2017, contra el 1,7 % en 2015. El salario real creció 0,7 % en EE. UU. (contra 2,2 % en 2015), pero se estancó en Europa, donde pequeños aumentos en algunos países fueron devorados por caídas en Alemania, España, Francia e Italia.

La desaceleración de casos de éxito como Alemania y EE. UU. es particularmente sorprendente, en vista del creciente superávit de cuenta corriente del primer país y de la reducción del desempleo en el segundo.

En los mercados emergentes, el crecimiento salarial promedio fue más veloz que en las economías avanzadas del G20: 4,3 %, pero sigue siendo inferior al del año anterior (4,9 %). Asia obtuvo el mayor crecimiento del salario real, debido en buena medida a China y a unos pocos países más pequeños como Camboya, Sri Lanka y Birmania. Pero en general, el crecimiento salarial en las economías asiáticas se desaceleró en 2017. Y en América Latina y África varios países experimentaron una disminución.

Además, el informe anota que en el 2017 se mantuvo una amplia divergencia entre crecimiento salarial y productividad laboral.

Se plantea una pregunta obvia: en vista de la recuperación de la producción mundial en años recientes, ¿por qué las condiciones laborales en la mayoría de los países no tuvieron una correspondiente mejora?

La culpa no es enteramente atribuible a ninguno de los dos sospechosos usuales (el comercio internacional y la tecnología). Es verdad que la profundización de la integración con el mercado global de las economías con grandes excedentes de mano de obra, combinada con un aumento del uso de la automatización y de la inteligencia artificial, debilitó el poder de negociación de los trabajadores y trasladó la demanda de mano de obra a sectores muy específicos y limitados. Pero estos factores no alcanzan para explicar la falta de progreso material para la mayoría de los trabajadores.

La verdadera razón del trato injusto obtenido por los trabajadores no es tanto económica, sino más bien institucional y política

La verdadera razón del trato injusto obtenido por los trabajadores no es tanto económica, sino más bien institucional y política. En muchos países, decisiones legislativas y judiciales están limitando derechos laborales reconocidos hace mucho tiempo.

Por ejemplo, gobiernos que solo piensan en mejorar la “flexibilidad del mercado laboral” han seguido políticas que privilegian los intereses de los empleadores sobre los de los trabajadores. La obsesión con la consolidación fiscal y la austeridad impidió el tipo de gasto social capaz de aumentar el empleo público y mejorar las condiciones de los trabajadores. Y el actual entorno regulatorio está aumentando la capacidad de las grandes corporaciones para ejercer poder en forma irrestricta, lo que se traduce en un aumento de su renta monopólica y de su poder de negociación.

En síntesis, la captura intelectual de la política económica por parte del neoliberalismo en muchos países está dando lugar a que la mayoría de los asalariados queden excluidos de las ganancias del crecimiento económico. Pero no era inevitable. Al fin y al cabo, China obtuvo un veloz crecimiento salarial, y la participación de sus trabajadores en el producto nacional está en aumento, pese al énfasis del país en el comercio internacional y en el empleo de tecnologías que provocan un veloz reemplazo de la mano de obra.

Tal vez el éxito de China le dé la razón a un modelo propuesto por el difunto premio Nobel de Economía W. Arthur Lewis, que explica de qué manera el empleo en nuevos sectores más productivos puede absorber el excedente de mano de obra y generar un aumento general de salarios. Pero más concretamente, China amplificó este efecto por medio de políticas estatales sistemáticas pensadas para mejorar las condiciones laborales.

Por eso, el salario mínimo nominal promedio en China casi se duplicó entre 2011 y 2018, y los salarios de los trabajadores de empresas estatales crecieron incluso más rápido. Al mismo tiempo, el Gobierno amplió otras formas de protección social para los trabajadores, sin dejar de aplicar políticas industriales que estimulan la innovación y el crecimiento de la productividad y ascienden el país en la escala global de valor.

Es cierto que la economía política de China es inusual. Podría ser que la preocupación del Gobierno por el bienestar de los trabajadores solo obedezca a la necesidad del Partido Comunista de asegurar su posición política interna. En tal caso, ha forjado un contrato social fáustico típico de las autocracias del este de Asia.

Sin embargo, si China puede ir contra la tendencia del estancamiento salarial, otros países también pueden. Pero antes, las autoridades económicas de todo el mundo tendrán que librarse del paradigma neoliberal, que las volvió incapaces de imaginar políticas alternativas. Como proyecto político, el neoliberalismo está agotado. Para que los trabajadores vuelvan a participar de las ganancias del crecimiento, es necesario que los gobiernos comiencen a adoptar políticas alternativas más progresistas.

Felizmente, la OIT y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, lo mismo que algunos políticos en Estados Unidos, el Reino Unido y otros países, han comenzado a promover un debate en torno de políticas más razonables. Pero para lograr una economía al servicio de toda la sociedad se necesitará un esfuerzo concertado mucho mayor.

JAYATI GHOSH*
© Project Syndicate
Nueva Delhi
* Jayati Ghosh es profesora de Economía en la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi.

Ellas ganan un 20 por ciento menos

El cierre de la brecha salarial entre hombres y mujeres ha tenido avances, pero sigue siendo un pendiente para la humanidad. El principio de a ‘igual trabajo, igual salario’, consagrado en los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, sigue siendo una mentira para ellas, pese a sus logros educativos y su mayor participación en el mercado laboral.

Las estimaciones mundiales de la OIT oscilan entre el 16 (en el caso del salario medio por hora) y el 22 % (en el caso de los salarios mensuales medios). Con lo cual, la conclusión es que a las mujeres se les paga hoy aproximadamente un 20 % menos que a los hombres.

Sin embargo, hay grandes variaciones entre los países. La brecha salarial promedio por hora por género, por ejemplo, oscila entre el 34 por ciento en Pakistán y 32,5 en Corea del Sur, frente a un 4,5 de Eslovenia y 3 por ciento en Uruguay.

Otra cosa que hay que anotar es que para casi todos los países la brecha salarial de género es mayor cuando la estimación se basa en salarios mensuales en lugar de salarios por hora, lo que sin duda refleja que el trabajo a tiempo parcial es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres, lo cual se confirmó en el 93 % de los 73 países analizados. Y esto, como se sabe, ellas no lo hacen por elección, sino por necesidad, pues las tareas domésticas y las responsabilidades de cuidado en el entorno familiar siguen cayendo principalmente sobre sus hombros, subraya la OIT. Esto explica por qué la brecha en el caso de salarios mensuales es del 39,7 % en Holanda y del 36,7 en el Reino Unido.

También, dice la OIT, hay que tener en cuenta el alto costo que implica que las mujeres tengan menos oportunidades de trabajo a tiempo completo. A nivel global, la brecha de género por participación en el total de la fuerza laboral se calcula hoy en 27 puntos porcentuales.

Las autoridades económicas de todo el mundo tendrán que librarse del paradigma neoliberal, que las volvió incapaces de imaginar políticas alternativas

El primer ‘mínimo’ de Duque sería el mayor ajuste real en décadas

El incremento real del salario mínimo en Colombia para el 2019 podría ser el mayor en 36 años. Si al 6 % de aumento anunciado esta semana se le descuenta la inflación anual a noviembre, 3,27 % –dato que su utiliza para este cálculo por cuanto no suele diferenciarse mucho de la que se registra en diciembre–, el aumento real estaría alrededor de un 2,7 %. Y este sería el mayor desde 1984, cuando el incremento en términos reales fue de 5,4 %. El segundo mayor incremento del salario mínimo en la historia reciente del país ocurrió en el 2014, durante el gobierno de Juan Manuel Santos, cuando se decretó un ajuste del 4,5 %, frente a una inflación anual del 1,9 % (2013), con lo cual el incremento real para ese año fue de 2,6 %. El dato final de inflación en el 2018 se conocerá el 5 de enero.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Ponte al día

Tendencias

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.