Los restaurantes de carretera siguen varados

Los restaurantes de carretera siguen varados

Pilotos para la reactivación no tienen en cuenta a estos lugares que, si abren, no tienen clientes.

Terpel

Estos establecimientos no han podido hacer uso de los domicilios, pues ese no es su modelo de negocio.

Foto:

Suministrado

Por: Carlos Camacho
26 de junio 2020 , 05:19 p.m.

Con la expedición del Decreto 878 que habilita a los alcaldes para implementar los pilotos para la reactivación de los restaurantes, sus dueños comienzan a ver la luz al final del túnel, después de casi cuatro meses de cierre que llevó a muchos a su cierre definitivo.

Pero el alivio no es para todos. En veremos siguen miles de restaurantes y paradores de comidas de las carreteras en varias regiones del país que viven de los turistas y de los comensales de paso. Sus dueños siguen preocupados.

“Los restaurantes de carretera llevan la peor parte, a diferencia de los que están en la ciudad o en los municipios, porque no podemos vivir de los domicilios, no es nuestro modelo de negocio”, dice Mauricio Hurtado propietario de los restaurantes Veleño en la región del Tequendama.

(Le puede interesar: Lluvias provocan deslizamiento en tramo de la vía al Llano).

Como el Veleño, están otros como Juan José, el Rancho de Jairo, La Vara y la Fonda de Otavio, ubicados en la vía Bogotá-La Mesa-Girardot, y muchos otros en diferentes regiones del país .

Aquí vivimos es del tráfico que hay en la vía, del bus, del turista, entonces la situación es aún peor”, agrega Hurtado.

Todos los restaurantes están cerrados ante las restricciones a la circulación de vehículos particulares. “Estamos mal, solo tengo abierto el de La Mesa, ahí puedo hacer domicilios pero no es lo mismo, no nos da”, dice don Juan José Londoño, propietario de los restaurantes típicos que llevan su nombre.

El inconveniente para nosotros es que no hay tráfico ni transporte particular

“Los protocolos ya se mandaron, estamos que esperando que el Alcalde nos diga porque él es el que tiene la autonomía, tenemos que esperar”, dice con resignación Londoño.

El problema es que la espera los está matando. En estos restaurantes los fines de semana y puentes festivos estaban atestados de comensales y de carros, “hoy es muy triste ver esta soledad”, se lamenta don Octavio Herrera, dueño de la Fonda de Otavio, un tradicional restaurante de comida paisa.

“Lo del decreto es una buena noticia, nos da un poquito de esperanza, pero el inconveniente para nosotros es que no hay tráfico ni transporte particular. Qué nos ganamos con abrir sino a quien venderle”, agrega el señor Herrera.

(Lea también: El paseo familiar a las vitrinas ahora es una experiencia digital).

Pero el problema no es solo para los dueños. Este tipo de restaurantes tienen una planta fija de 20 trabajadores y los fines de semana o festivos emplean entre 80 y 100 más para atender a los turistas. Y se surten de las frutas y verduras que les venden los campesinos de la región.

“Yo en aguacate me gastaba entre 300 y 400 kilos un fin de semana, entre 20 y 40 canastillas de naranja y otro tanto de mandarinas, se las compraba a los campesinos, ahora no compro nada, entonces estamos todos perjudicados”, dice Londoño.

Casi todos tuvieron que prescindir de sus empleados y como el cierre por la pandemia fue sorpresivo se quedaron con un gran volumen de inventario en alimentos. Tuvieron que regalarlos pues a diferencia de los restaurantes de capitales, allí no hay domicilios.

(También puede leer: Estos son los beneficios a conductores por el covid-19).

La única salida es que nos dejen empezar a trabajar, así sea un poquitico

“Vamos a ver hasta dónde podemos aguantar, pero ya estamos reventados, los recibos de los servicios públicos llegaron más caros en vez de bajar”, dice don Juan José, quien mantiene la esperanza de que los alcaldes de Tena y La Mesa, Cundinamarca, los tenga en cuenta.

“La única salida es que nos dejen empezar a trabajar así sea un poquitico, que nos dejen atender la gente en el negocio, con los protocolos de bioseguridad esto mejoraría porque a la gente le gusta venir aquí al negocio”, agrega Juan José.

“Uno está acostumbrado a trabajar en el negocio, ha sido sencillito pero muy apetecido por muy buenos comensales, atendiéndolos con gusto; y de la noche a la mañana que le digan cierre y acuéstese a dormir, eso es muy duro, y más cuando uno está generando empleo a la gente de la región. Eso da muy duro ver esa gente con las manos cruzadas”, dice Octavio Herrera.

(Además: ¿Tiene el carro en patios? Ahora el trámite de salida será virtual).

Según el Decreto 878 los alcaldes podrán implementar los planes piloto para establecimientos que presten servicio de comida, para brindar atención al público en el sitio de manera presencial o a la mesa”. Pero, dicen los dueños de restaurantes eso aplica para las ciudades. Sin comensales ni turistas quedamos por fuera, dicen los dueños de restaurantes de carretera.

CARLOS A. CAMACHO
SUBEDITOR VEHÍCULOS 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.