Tres puntos del PIB, lo que está en juego con el fracking

Tres puntos del PIB, lo que está en juego con el fracking

Importar petróleo les costaría a los colombianos $ 30 billones anuales.

Fracking

En el norte de Australia, desde el 2018 se levantó una prohibición para el fracking, buscando imitar el desarrollo de los recursos no convencionales que ha hecho EStados Unidos.

Foto:

IStockPhoto

Por: Ómar G. Ahumada Rojas
01 de abril 2019 , 08:19 p.m.

Si el país no avanza en los próximos años de forma progresiva en el desarrollo de los yacimientos no convencionales de petróleo y gas, usando la técnica de fracturamiento hidráulico de roca generadora, conocida como fracking, e iniciando por las pruebas piloto para identificar el potencial, como lo recomendó en febrero una comisión de expertos, la economía puede perder, a la vuelta de unos seis años, tres puntos en su crecimiento.

Esta es una tasa casi igual al aumento del PIB esperado para este año por el Gobierno (3,6 por ciento), que el país no tendría producto de una eventual pérdida de la autosuficiencia petrolera.

Así lo señala una estimación econométrica hecha por la Cámara de Servicios Petroleros (Campetrol), incluida en el libro ‘El fracking, una decisión de país’, un extenso documento de 177 páginas que busca profundizar el conocimiento sobre este tema y que analiza en un capítulo las graves consecuencias que tendría un desabastecimiento de petróleo y gas, no solo por sus implicaciones para la sostenibilidad fiscal, sino para la gente.

Lo anterior porque los consumidores tendrían que asumir, de su bolsillo y vía impuestos, la importación de petróleo para abastecer el consumo local de combustibles y derivados, ya que la transición hacia energías limpias se dará de forma progresiva.

Germán Espinosa, presidente Ejecutivo de Campetrol, advierte que ‘de los millenials para acá nadie sabe lo duro que puede ser caer en esta situación’.

“Llevamos 33 años continuos de autosuficiencia y las nuevas generaciones han vivido toda su vida con suministro confiable de hidrocarburos para transporte, generación eléctrica, gas domiciliario y no conocen lo grave que es no tenerla”, agregó.

La proyección, realizada bajo un modelo econométrico con base en las cifras del Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP) del 2018, mostró que al país las importaciones de crudo le pueden costar unos 30 billones de pesos anuales.

“Bajo el escenario de desabastecimiento y los precios del MFMP del 2018, el PIB real pasaría de tener un crecimiento anual promedio de 3,7 por ciento entre 2024 y 2029, a uno de 0,4 por ciento, en el mismo período”, agrega el documento.

En otras palabras, según el estudio de Campetrol, esta caída implicaría una pérdida anual para la economía colombiana de 155 billones de pesos cada año, en dicho lapso.

Además, las proyecciones, que fueron realizadas para el año 2025, indican que el peso se depreciaría de forma sustancial y un dólar pasaría a costar 4.300 pesos, mientras que la balanza comercial caería en 6 puntos del PIB para ubicarse en -8,1 por ciento del PIB, lo que llevaría a Colombia a tener el déficit comercial más alto de las últimas décadas.

Colombia perdería cerca del 30 por ciento de las exportaciones totales

El pronóstico, que se deriva de la necesidad que habría de importar cada año 11.000 millones de dólares en crudo para satisfacer la demanda interna, tiene en cuenta que en un escenario de desabastecimiento, las exportaciones petroleras pasarían a ser nulas en el 2024, equivalentes a una caída de 12.023 millones de dólares, según el MFMP del 2018.

“Colombia perdería cerca del 30 por ciento de las exportaciones totales”, agrega el documento.

Cuestión de tiempos

De acuerdo con Espinosa, el fracking es en el corto plazo, junto los proyectos de recobro mejorado (exprimir campos activos) la única posibilidad que el país tiene de aportar nuevos e importantes volúmenes de producción y reservas adicionales de crudo, pues la producción en el mar aún está muy lejana.

Y explica que el problema de Colombia es que tiene reservas de corto plazo (un poco menos de seis años), mientras el ciclo exploratorio es muy largo, entre ocho y nueve años.

“Si estamos por debajo de este tiempo, pues ya usted está en peligro porque hay que hacer sísmica, pozos, descubrir, confirmar la extensión del hallazgo, construir infraestructura de producción, hacer más pozos de desarrollo y poner el primer barril, y eso toma 8 años”, agrega.

Para el experto, el petróleo es muy importante para el país y lo va a seguir siendo, pero hay un horizonte de autosuficiencia muy precario y por eso es la importancia del fracking.

El documento también estima que las exportaciones petroleras podrían aumentar hasta 40 billones de pesos, frente a lo proyectado en el marco fiscal del 2018.

Incluso, Espinosa calcula que solo hasta finales del 2019 o comienzos del 2020 el país estaría iniciando las primeras actividades de los pilotos de exploración, toda vez que la Comisión de Expertos para el Fracking no ha terminado de entregar, al Gobierno y a las partes interesadas, el documento definitivo, dado el amplio y detallado volumen de información por consolidar.

Las regalías que recibirían las regiones en los próximos 10 años, si la producción de crudo sube en 250.000 barriles diarios, sumarían 52,6 billones de pesos.

Pruebas piloto de fracking serán de toda la industria

El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, aseguró que una vez el Gobierno tome decisiones sobre la forma en que el país comenzará a abordar los pilotos de fracking para determinar el potencial que hay en estos recursos, este proceso se haría de forma concurrente por parte de toda la industria petrolera.

Esto quiere decir, según Germán Espinosa, presidente Ejecutivo de Campetrol, que se planteará una visión de industria con la participación de las empresas de primer nivel que tienen interés en avanzar en este aspecto, entre ellas Ecopetrol, ExxonMobil, Conoco Phillips y Drumond, ya que a medida que se avanza en el terreno las formaciones geológicas cambian.

Según la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), si la exploración avanza y demuestra que los proyectos son viables y pasan a la etapa de desarrollo, la inversión podría alcanzar los 5.000 millones de dólares anuales, equivalente al 2 por ciento del PIB colombiano y a un incremento del 40 por ciento de la inversión extranjera directa frente al 2017.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor de Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.