Hecha la ley de financiamiento, la tarea es apretar los gastos

Hecha la ley de financiamiento, la tarea es apretar los gastos

Recortes en gasto y subsidios, y cárcel a evasores, algunas esperanzas para evita otra reforma.

Aprobación de ley de financiamiento

Las proyecciones de recaudo se mantuvieron en cerca de 7,5 billones de pesos frente a una necesidad de 14 billones.

Foto:

Andrea Moreno / Archivo EL TIEMPO

Por: Ómar Ahumada
23 de diciembre 2018 , 06:34 p.m.

Tras un intenso y álgido debate que al comienzo se centró en la negativa de diversos sectores a la extensión del IVA a los productos de la canasta familiar, en el que estaba la médula del proyecto inicial de ley de financiamiento que el Gobierno pasó al Congreso, el país estrenará desde el 1.° de enero los cambios del estatuto tributario, que les bajará progresivamente el impuesto de renta a las empresas y debió buscar más recursos en aquellos que más tienen, ante el rechazo a la impopular idea de gravar los bienes básicos.

Aunque tanto Gobierno como parlamentarios destacaron que esta reforma no fue impuesta, sino que se logró luego de largas jornadas de trabajo entre el Ministerio de Hacienda, la Dian y los ponentes de la iniciativa, las cuentas finales muestran que de una necesidad de 14 billones de pesos para el 2019, la nueva le permitirá recaudar cerca de 7,5 billones de pesos, a la espera de que se hagan los últimos cálculos, incluyendo la sobretasa de renta para el sector financiero.

El propio ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, destaca que la tasa efectiva de renta para las medianas empresas bajará unos 25 puntos porcentuales, lo que le permitirá recuperar al país 0,4 puntos porcentuales de tasa de crecimiento en el primer año, efecto que subirá a 0,8 puntos porcentuales en el mediano y largo plazo.
Pero, al mismo tiempo, el funcionario reconoce que la menor carga impositiva para las empresas y el giro de recursos para gastos que no dan espera llevarán a que para el 2020, el país reduzca en unos 5 billones de pesos la tributación frente al valor actual.

Más detalles de los ajustes

Por ello, muchos observadores de las cuentas fiscales creen que a la vuelta de dos o tres años sería necesario presentar otro proyecto.

Tanto Carrasquilla como los ponentes dicen que si bien no se hizo la reforma estructural, que implicaba poner a pagar a una base mayor de contribuyentes, el ajuste de este año tiene diferencias importantes frente al del 2016.

El senador Fernando Nicolás Araújo dice que si bien nadie puede ver el futuro, la nueva ley, que deberá ser complementada con medidas de austeridad y reducción de gastos, prevé una mayor actividad económica que se debe traducir en ingreso para el fisco, pero también un componente de evasión, que desde el primero de enero será tipificada como un delito y cuyo foco serán los grandes capitales que no pagan impuestos.

El director de la Dian, José Andrés Romero, señala que este mensaje debe subir la cultura de tributación, pero el efecto pleno deberá verse dentro de cuatro años, período para el cual se calcula que el recaudo llegue a 3 puntos del PIB (unos 27 billones de pesos).

Por ahora, la facturación electrónica, que se inicia en enero, subiría el recaudo en medio punto del PIB (4,6 billones), mientras Carrasquilla prevé que los ahorros solo llegarían a 1,2 billones de pesos el primer año.

Observadores de las cuentas fiscales creen que a la vuelta de 2 o 3 años sería necesario presentar otro proyecto

Los nuevos impuestos

Al no poder gravar la canasta familiar con el IVA, la opción fue mirar quiénes tienen más ingreso, lo cual incluyó a algunos sectores y a los accionistas de las empresas.
Así, la venta de inmuebles de más de 918 millones de pesos tendrá un impuesto del 2 por ciento al consumo, lo que daría 1,7 billones de pesos.

Según Fedelonjas, gremio de las lonjas de propiedad raíz, si no se cumplen las metas, este gravamen debería ser eliminado, pues, al sumarse a otros impuestos, frenará a los inversionistas. Entre tanto, las cervezas y gaseosas, que al año facturan unos 20 billones de pesos, contribuirán con 0,9 billones al año por la extensión del IVA a estos productos en la cadena de distribución.

Juan Andrés Romero, director de la Dian, dice que mientras las grandes superficies deberán cobrar ese IVA y remitirlo a la entidad, para las tiendas y pequeños comercios uno de los cambios relevantes fue permitir su pago a través del impuesto simple.

Para ello se creó una tabla especial, con el fin de que su declaración incluya renta, industria y comercio, aportes parafiscales, a pensión, y el IVA a estos productos.
Asimismo, la remisión de utilidades al exterior por las empresas aportaría 0,4 billones al recaudo, mientras que el impuesto al patrimonio, que volvió al ruedo, generará ingresos por 0,8 billones de pesos. Este se les cobrará a quienes tengan un patrimonio líquido (descontando deudas) por encima de 5.000 millones de pesos.

Por su parte, quienes a través de acciones reciban el próximo año dividendos superiores a 10,8 millones de pesos pagarán el 15 por ciento de impuesto.Y durante tres años, el sector financiero pagará una sobretasa de renta del 4 por ciento para el 2019, que irá bajando gradualmente hasta quedar igual a la del resto de renglones en el 2022.

Renta de personas, la que más aportará

Con la nueva ley de financiamiento, quienes tengan ingresos hasta de 40 millones de pesos al año, en promedio, seguirán exentos de renta, mientras que para quienes reciben al año entre ese valor y 140 millones de pesos anuales (11,6 millones al mes), las tarifas siguen iguales, en 19 y 28 por ciento respectivamente, dependiendo del rango en que estén.

El cambio representativo, que hará que el impuesto de renta de personas naturales genere un recaudo adicional de 1,9 billones, consiste en que quienes devenguen al año más de 4.100 unidades de valor tributario (más de $ 140, 5 millones anuales) no tendrán una tarifa de 33 por ciento sino que, a medida que sube su ingreso, pagarán más tarifa, para lo cual se crearon tres nuevas tarifas, del 35, 37 y 39 por ciento.

En cuanto al efecto en las empresas, para Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), si bien lo aprobado dista mucho del proyecto originalmente presentado por el Gobierno, la mezcla de impuestos y ajustes atenderá las necesidades de financiamiento del Estado y significa un importante avance en la nivelación de condiciones tributarias de Colombia frente a países competidores.

La mayoría de los beneficios para empresas son graduales y entrarán en vigor en tres años”, aseguró el dirigente gremial, quien recalcó que la ley debe ir acompañada de un recorte permanente del gasto para ser sostenible, pero advirtió que tiene algunas distorsiones que se deben solucionar, como la sobretasa al sector financiero.

ÓMAR GERARDO AHUMADA
Subeditor Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.