Las seis amenazas que ve el BID si se hunde la Ley de Financiamiento

Las seis amenazas que ve el BID si se hunde la Ley de Financiamiento

Esta reforma enfrenta 32 demandas. Rafael de la Cruz habla de las repercusiones. 

Rafael De la Cruz

Rafael de la Cruz, gerente general del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para los países andinos y representante del organismo en Colombia. Cortesía BID

Foto:

Cortesía Bid

Por: Economía y Negocios
26 de septiembre 2019 , 08:36 a.m.

A dos semanas de que inicien las discusiones en la Corte Constitucional para tomar la decisión definitiva sobre las demandas que piden tumbar parte del articulado o toda la ley de financiamiento, el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Rafael de la Cruz, se sumó a las voces que han expresado preocupación por los efectos nefastos que podría tener un fallo encaminado a hundir esa normatividad.

Según el vocero del organismo internacional la preocupación es por la eventual reducción de recaudación tributaria que tendría un efecto dominó sobre todo el naipe que se ha armado para tratar de reducir pobreza, generar empleo, hacer crecer la economía, desarrollar la infraestructura y, en general, procurar el bienestar ciudadano.

De acuerdo con De la Cruz, a la par con el riesgo de menores ingresos que podrían presionar el déficit fiscal está toda la expectativa por el cambio en lo social que viene teniendo Colombia, cuyos resultados se evidencian en las cifras.

“En el BID siempre pensamos que la ley de financiamiento va en la dirección correcta, de la mano con la ley de regla fiscal, que avanza en la meta de llevar el déficit fiscal hacia el 1 o el 1,5 por ciento en el mediano y largo plazo”.

Según el experto, el mantenimiento, e, incluso, el incremento en los ingresos tributarios que provienen de la ley de financiamiento es clave para la obtención del crédito que necesita el país. “La estimación de riesgo crediticio le da al país una buena puntuación, pero si no se cumple la regla fiscal, esta puede descender y, en consecuencia, cualquier tipo de financiamiento se haría bastante más caro”.

¿Qué está en juego?

Desde la perspectiva del BID, Colombia es uno de los países de América Latina que puede dar más rápidamente un salto, de país de ingresos medios, a país de ingresos altos.

1. Más ingreso por habitante.

“Pasar desde los 12.000 dólares en los que estamos hoy, a 30.000 dólares per cápita a la vuelta de 10 0 20 años requiere hacer crecer la economía más rápidamente, a través de un aumento de la inversión pública, de tal manera que pasemos de 3 a 3,5 % del producto interno bruto (PIB) de inversión pública, a 6 o 7 % del PIB. Esto aceleraría el crecimiento de la economía a tasas cercanas al 5 y 6 %”.

2. Más clase media.

Si la economía crece de manera sostenible, como lo espera el BID con un aumento de la inversión pública proveniente de los ingresos que aportan los ciudadanos a través de los impuestos, en dos décadas se estaría hablando del 70 por ciento de la población colombiana en la clase media y, por lo menos, el 50 % sería consolidada y no vulnerable como hoy; habría una eliminación prácticamente total de la pobreza extrema y una tasa de pobreza de alrededor del 10 por ciento, desde el 25 que hoy se tiene.

Estamos hablando de una transformación espectacular de la economía. Y no aspiramos a nada tan alto como Suiza u otros países de Europa que tienen un ingreso tributario del 22 % del PIB

“Estamos hablando de una transformación espectacular de la economía. Y no aspiramos a nada tan alto como Suiza u otros países de Europa que tienen un ingreso tributario del 22 % del PIB, sino a tener 4 o 5 puntos más del PIB y que, de estos, 2 o 3 sean solo para hacer inversión. Nada de esto se podría realizar con una reducción de ingresos por una anulación de la ley de financiamiento”.

Para De la Cruz, lograr esas metas no es una utopía. "Es un desarrollo que ha venido sucediendo muy lentamente, pero la gente no se da cuenta y ahora el país tiene la oportunidad de ir más rápido”.

3. Inversionistas con seguridad jurídica.

Durante el primer semestre del 2019 la Inversión Extranjera Directa (IED) aumentó un 24 por ciento, lo que fue considerado como una de las cifras más altas de América Latina, sin embargo, parte de la llegada de inversionistas se debió a las mejores condiciones tributarias. “La seguridad jurídica es un tema complejo. Si hay un inversionista y le cambian las reglas, probablemente le afectan sus proyectos”, indicó De la Cruz.

El experto agregó que el BID insiste mucho en la inversión, tanto pública como privada, porque “es lo que genera empleo. La única manera de reducir la pobreza, no solo en Colombia sino en cualquier parte del mundo, es por la vía del empleo. Todo el que tiene un empleo, incluso informal, está de la línea de pobreza hacia arriba, ya no es pobre, de manera que nuestra aspiración no es tecnocrática sino netamente social”.

4. Desgaste con otra tributaria

Aunque no está claro todavía cuál va a ser el rumbo que seguirá el estudio de la Corte, sobre la exequibilidad de la ley de financiamiento, algunos expertos empiezan a temer que sea necesaria una nueva reforma tributaria. Para De la Cruz, “lo que si es cierto es que vamos a necesitar estos recursos que la ley de financiamiento prevé. El BID apoyó al Gobierno y al Congreso en la decisión de aumentar los ingresos fiscales y hacerlo sin presionar a los sectores que ya pagan, generando así un incentivo para la inversión. Esto va en el sentido correcto para tener una Colombia desarrollada en corto tiempo.

5. Préstamos a bajo costo para el país.

Para De la Cruz, las calificadoras de riesgo podrían mostrar una preocupación importante si hay una caída de los ingresos tras un hundimiento de la ley.
“Habría riesgo de una reacción negativa de parte de las evaluadoras de riesgo. Eso no lo quiere nadie”.

Tener un grado de inversión implica un prestigio, un respeto muy grande en el mercado. Esto es consecuencia de lo que ha hecho Colombia en los últimos años en términos de su disciplina fiscal, indicó De la Cruz.

Para nosotros, la Ley de Financiamiento no es un tema de corto, sino de largo plazo. El país va en la dirección correcta para lograr ser un país desarrollado en el lapso de 20 años. Estamos convencidos deque se puede lograr pese a que aún hay tropiezos de los cuales el país se va a levantar con toda seguridad.

6. Las otras ventajas

La Ley de Financiamiento, según el experto, no es solo para aumentar ingresos, “está ayudando a disminuir la evasión fiscal a partir del fortalecimiento de la Dian, la introducción de la factura electrónica que dentro de poco debe estar funcionando de manera normal para todo el país”, indicó De la Cruz.

Desde la perspectiva del representante del BID en Colombia, aunque a nadie le gusta pagar impuestos, los ciudadanos deben entender que es el camino para transformar las naciones, como lo han logrado muchas. “China ha venido creciendo de la manera como lo ha hecho -por encima del 10 por ciento durante 2 décadas-, entre otras razones, porque han destinado el 10 % del Pib a la inversión, a la modernización del país. Algo así es lo que queremos para Colombia”.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.