Razones por las que no llegarían $ 11 billones en 2020, sin tributaria

Razones por las que no llegarían $ 11 billones en 2020, sin tributaria

A varios expertos no les dan las cuentas del hueco fiscal que quedaría en ese escenario.

Congreso

La reforma tributaria  tendrá esta semana su ponencia definitiva para que sea aprobada en las comisiones económicas conjuntas del Congreso.

Foto:

Cortesía Minhacienda

Por: Economía y Negocios
24 de noviembre 2019 , 11:25 p.m.

La preocupación por los ingresos fiscales del país en el próximo año ya existía desde antes de que la Corte Constitucional hundiera la ley de financiamiento, pero ahora varios analistas se sorprenden con las cuentas que ha presentado la Dian, según las cuales si no se aprueba la nueva reforma tributaria, que el Gobierno tuvo que volver a llevar al Congreso, se haría un hueco de 11,4 billones de pesos en el 2020.

La ley de financiamiento que originalmente se pasó en 2018 iba por 14 billones de pesos y terminó logrando solo 7,5 billones, lo que en su momento, según estimó la firma calificadora Fitch Ratings, permitía lograr la meta fiscal del 2019, pero “para 2020 puede haber un hueco debido a la aplicación, desde ese año, de la disminución en los impuestos a empresas, lo que representa un reto enorme para el Gobierno”, expresó entonces Fitch.

Las cifras que presentó el Ministerio de Hacienda fueron otras. Para ellos, en 2020 se espera compensar la balanza, pues mientras por un lado baja el ingreso al aplicar beneficios a las empresas, por el otro sube debido a un mayor crecimiento de la inversión, la generación de empleo y, en general, un mejor resultado de la economía, todo promovido precisamente por dichas ‘gabelas’.

Así, la expectativa es que la disminución progresiva del impuesto de renta a empresas (desde el 33 al 30 por ciento en 2022), más el incentivo a las megainversiones en algunos sectores como el turismo y el descuento total del IVA pagado por la compra de bienes de capital, se recupere por el lado del crecimiento de la economía al 4 por ciento en el próximo año (1,2 puntos de ese porcentaje provienen del efecto directo de la reforma tributaria y 1,4 puntos se deben a la confianza inversionista, según el Ministerio de Hacienda).

(Lea también: Duque llama a 'conversación nacional' para impulsar reformas)

Y es ahí donde, precisamente, los analistas tienen dudas, pues ya en el 2019 no se logrará una expansión de 3,6 por ciento en la economía, como lo estimó inicialmente el Ministerio de Hacienda.

Pero la cartera de las finanzas públicas sustenta la reforma tributaria, que esta semana tendrá su ponencia definitiva para que sea aprobada en las comisiones económicas conjuntas del Congreso, en la necesidad de contar con un monto de 11,4 billones de pesos para el año entrante para financiar programas sociales y obras.

Son supuestos que se amparan en el crecimiento económico que va a generar la reforma, lo que es subjetivo

De esta manera, un billón de pesos de los que cuenta el Gobierno provienen de la aplicación del IVA plurifásico a gaseosas y cervezas; 300.000 millones serán por el impuesto al consumo por venta de vivienda de más de 900 millones de pesos; 2,1 billones ingresarán como producto del aumento de tarifas de impuesto de renta a personas naturales y la unificación de las cinco cédulas con las cuales se liquida hasta ahora el tributo.

Otros 500.000 millones pesos provendrán del cobro de una tasa del 15 por ciento a la parte de las utilidades que no estaban gravadas y que se reparten entre las personas naturales (inversionistas). Y 800.000 millones de pesos se le deberán al recaudo por la tasa del 1 por ciento a los patrimonios de las personas que sean superiores a 5.000 millones de pesos.

¿Y el resto?

Esto significa que la mayor parte de los recursos con los que se completarían los 11,4 billones de pesos de los que habla el Gobierno, equivalentes a 0,6 puntos del PIB (unos 6 billones), tendrían que obtenerse de la disminución de la evasión tributaria, del 30 al 23 por ciento, del fortalecimiento de la Dian y del mayor crecimiento de la economía.

Pero esto, según Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, “son supuestos que se amparan en el crecimiento económico que va a generar la reforma, lo que es subjetivo; y a una mayor eficiencia de la Dian, que es algo que prometen en cada reforma”.

(Le sugerimos: Tras paro de ayer, centrales obreras piden reunión urgente con Duque)

Desde que el Gobierno emitió el Marco Fiscal de Mediano Plazo (junio del 2019) se mostró confiado en los números que arrojará esta ley para los ingresos públicos.

Los ingresos fiscales para el próximo año, según dicho documento, ascenderán a 16,5 por ciento del PIB y 14,2 por ciento provendrá de los impuestos. Hay que destacar que esa cifra, de por sí, ya es más baja de la contemplada en 2019, año en el que se estima que se logrará 14,3 por ciento del PIB en ingresos tributarios.

Así las cosas, algunos analistas ven que la cifra del resultado de la reforma tributaria es baja o es alta según la conveniencia del momento en el que se sustente. Por eso, Reyes, por ejemplo, insiste en que la cifra de 11,4 billones como faltante para el 2020 si se cae la ley de financiamiento suena más grande de lo que es en realidad.

A duras penas alcanzan a compensar lo que se pierde por beneficios tributarios concedidos a las grandes empresas del país

“Desde el hueco fiscal de los 14 billones con el cual el Gobierno justificó la ley de financiamiento en su versión original, estos faltantes han estado sobredimensionados”, indicó.

(Le puede inetresar: Desempleo en Colombia bajará más de un punto, calcula la Ocde)

El académico señala que en las cuentas iniciales que hizo el Ministerio de Hacienda se dijo que la ley reducía el nivel de recaudo tributario, e, inclusive, el efecto macroeconómico no alcanzaba a compensar la disminución en el ingreso. “Ahora, sin aclarar por qué los modelos están dando algo distinto, en la exposición de motivos de la nueva reforma tributaria hay otras cuentas que, además, a duras penas alcanzan a compensar lo que se pierde por beneficios tributarios concedidos a las grandes empresas del país”, insistió.

Y precisó que es clave que se esclarezca por qué la cifra por el efecto de la nueva propuesta (si no se aprueba) está dando casi el doble de lo que les daba en su momento, cuando académicos de todo el país firmaron una carta cuestionando la reducción en 9 billones de pesos en exenciones a las empresas.

Lo cierto es que en Colombia el recaudo tributario, como porcentaje del PIB, es bajo y en vez de subir ha bajado. El centro de pensamiento económico Anif ha sido crítico de las cuentas del ingreso tributario logrado con las reformas a los impuestos aplicadas en Colombia.

“La relación recaudo-PIB de Colombia se ha puesto estructuralmente en una preocupante trayectoria descendente. Estaría cayendo del pico del 14,5 por ciento en 2015 hacia un 13,6 por ciento en 2020 (similar a la observada en 2018) y probablemente a solo un 13,2 % para 2022”, dice.

Esta tendencia es precisamente la que ha llevado al país a necesitar una reforma tributaria cada dos años, fenómeno que debería ser abordado en el Congreso, estiman los expertos.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.