La economía mundial: una ruleta donde por ahora reina la confusión

La economía mundial: una ruleta donde por ahora reina la confusión

¿Por qué los precios de las acciones y los rendimientos de los bonos se cayeron? 

Economía mundial

“A comienzos de diciembre, de repente, todo se descontroló: el S&P 500 cayó el 16 % sin ninguna razón aparente”, anota Kaletsky.

Foto:

Johannes Eisele / AFP

Por: Anatole Kaletsky - Project Syndicate
02 de febrero 2019 , 09:13 p.m.

Si hay una conclusión útil que economistas e inversores puedan extraer del alocado año pasado –y, por cierto, de toda la alocada década desde la Crisis Financiera Global de 2008– es que, como dicen en Hollywood, “nadie sabe nada”.

En la industria cinematográfica, los estudios y productores más ricos y más experimentados invierten enormes cantidades de tiempo y dinero en investigación sobre audiencias, pero siguen sin tener idea de si sus últimas creaciones serán éxitos o fracasos. ¿Por qué sorprenderse entonces si lo mismo es válido para los mercados financieros, para los precios de las materias primas o el desempeño corporativo?

¿Por qué asombrarse si la compañía más rica del mundo admite, como lo hizo Apple después de Navidad, que no tiene ni idea de cuántos iPhones venderá en China? ¿O si los operadores de energía mejor informados del mundo predicen una escasez de suministro global que llevará los precios del petróleo por encima de 100 dólares, justo cuando un exceso de oferta hace colapsar el mercado a 50 dólares? ¿O si el presidente estadounidense no sabe si odia o ama el comercio global? ¿O si los mercados bursátiles predicen un auge económico global cuando los mercados de bonos predicen una recesión y, luego, ambos se revierten repentinamente, contradiciéndose mutuamente en la dirección opuesta?

A esta misma altura del año pasado, las expectativas económicas eran casi universalmente optimistas
. Cada región del mundo parecía estar experimentando un auge simultáneo por primera vez desde la crisis de 2008. Los banqueros centrales confiaban en que podrían comenzar a retirar sin sobresaltos su extraordinario estímulo monetario, y los inversores de mercados bursátiles eran casi unánimemente alcistas. Sin embargo, 2018 se convirtió en el peor año para los inversores desde la crisis financiera, obligando a los banqueros centrales a empezar a descartar sus planes de normalizar la política monetaria, a los economistas a rebajar sus pronósticos de crecimiento y a muchas empresas a prepararse para una recesión en 2019 o 2020.

¿Qué es lo que salió mal? Los datos económicos fueron apenas más débiles de lo que se esperaba en la segunda mitad de 2018. El Banco Mundial, por ejemplo, ha reducido sus estimaciones de crecimiento global en 2018 y 2019 en apenas 0,1 puntos porcentuales, a 3 y 2,9 % respectivamente.

La principal causa de preocupación ha sido el comportamiento de los mercados financieros. Muchos economistas vieron el desplome simultáneo de las tasas de interés de largo plazo y de los precios de las acciones en diciembre como un indicador de recesión: o los inversores saben algo que todavía no aparece en las estadísticas o el sentimiento de mercado en baja se volvería una profecía autocumplida al hacer que las empresas o los consumidores reduzcan sus gastos.

Pero, antes de concluir que los mercados financieros siempre pueden predecir o forjar el futuro, deberíamos recordar que los cambios económicos y políticos mueven normalmente las expectativas financieras, no al revés.

¿Por qué sorprenderse entonces si lo mismo es válido para los mercados financieros, para los precios de las materias primas o el desempeño corporativo?

Un tablero complicado

¿Qué acontecimientos, entonces, aparte de la volatilidad de mercado, causarían una recesión o una seria desaceleración global? Una respuesta es, simplemente, el paso del tiempo. La expansión económica global que comenzó en 2009 ya ha durado casi diez años. Si una recesión no ocurre en Estados Unidos en el 2020, el país habría experimentado la mayor expansión ininterrumpida en su historia.

No hay nada en la teoría económica o en la experiencia histórica que sugiera que las expansiones mueren de viejas (o que las recesiones suceden espontáneamente). Pero las expansiones sí se tornan más vulnerables a las enfermedades cuanto mayor es su edad: tasas de interés elevadas, precios en alza de la energía, aceleración de la inflación o crisis bancarias que se originan cuando los precios insosteniblemente altos de la propiedad colapsan de repente. Y, si no se produce ninguno de estos infortunios económicos, los líderes políticos pueden llegar a pecar de una confianza excesiva, llevando a guerras, conflictos comerciales o una malísima gestión presupuestaria.

Varios de estos problemas empezaron a aparecer en 2018: crecientes tasas de interés en Estados Unidos, ajuste fiscal en Italia (hoy en recesión) y gran parte de Europa, una escalada de la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, la crisis con Irán y precios de la energía al alza en todo el mundo. No sorprende entonces que la economía mundial se desacelerara en 2018, en lugar de acelerarse, como esperaban la mayoría de los economistas (incluido yo).

Pero muchas de las fuerzas que causaron la desaceleración del año pasado hoy se están revirtiendo. Los precios del petróleo han caído, los rendimientos de los bonos estadounidenses han regresado prácticamente adonde comenzaron en 2018, los conflictos comerciales parecen estar cediendo y China está aliviando su política macroeconómica por lo menos en cierta medida (y probablemente pase a un estímulo directo si su economía se sigue debilitando).

Los cambios de políticas y los acontecimientos políticos recién descritos fueron, a las claras, los principales motores de las sacudidas de mercado del año pasado. De hecho, en octubre, cuando se desvanecieron varios de ellos, los mercados emergentes empezaron a tener un buen desempeño, los mercados bursátiles se estabilizaron en todas partes (inclusive en Europa), el precio del petróleo regresó a lo que parecía un rango estable presanciones de 60-65 dólares y terminó el fortalecimiento del dólar.

Los mercados parecían moverse en línea con los cambiantes fundamentos políticos y macroeconómicos, hasta que todo, de repente, se descontroló a comienzos de diciembre. Durante las tres semanas siguientes, hasta el 24 de diciembre, el S&P 500 cayó el 16 % sin ninguna razón aparente, el petróleo Brent se desmoronó de 61 dólares a 50 dólares, el dólar volvió a fortalecerse y los rendimientos de los bonos de Estados Unidos a 10 años cayeron del 3 al 2,7 %.

Si todos los fundamentos principales sugieren que el crecimiento económico en 2019 podría terminar siendo sólido, o inclusive más sólido que en 2018, ¿por qué los precios de las acciones y los rendimientos de los bonos colapsaron repentinamente el mes pasado?

¿Podría ser que los inversores estén tan confundidos por el caos político que han dejado de intentar anticipar lo que podría suceder a continuación? Si fuera así, entonces los mercados, en lugar de ser predictivos, se vuelven cada vez más reactivos, extrapolando simplemente los acontecimientos recientes. En un mundo en el que “nadie sabe nada”, los inversores tal vez no sean mejores que los magnates de Hollywood a la hora de predecir el futuro.

ANATOLE KALETSKY*
© Project Syndicate
Londres
* Anatole Kaletsky, economista jefe de Gavekal Dragonomics. Ha escrito en el ‘Times’, de Londres, en el ‘International New York Times’ y en el ‘Financial Times’.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.