2,2 millones de colombianos viven con menos de dos dólares al día

2,2 millones de colombianos viven con menos de dos dólares al día

En índice de pobreza extrema del Banco Mundial, Colombia ocupa el puesto 70 entre 164 países

POBRES

En el caso de Colombia, esta nación se ubica en el puesto 70, en un escalafón de 164 países incluidos en el informe ‘Pobreza y prosperidad compartida’.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: ECONOMÍA Y NEGOCIOS
19 de octubre 2018 , 06:43 a.m.

Así como el mundo ha avanzado en los últimos 25 años en la erradicación de la pobreza extrema, Colombia no se ha quedado atrás. Mientras que en 1990 un 35,9 por ciento de la población global estaba en esa condición, la cifra bajó al 11,2 por ciento en 2013 y dos años después, en el 2015, se ubicó en el 10 por ciento, el equivalente a 736 millones de personas.

En el caso de Colombia, esta nación se ubica en el puesto 70, en un escalafón de 164 países incluidos en el informe ‘Pobreza y prosperidad compartida’, presentado esta semana por el Banco Mundial, según el cual el porcentaje de personas afectadas por este fenómeno es de 4,5 por ciento de la población, es decir, 4 de cada 100 colombianos solo tienen un poder adquisitivo diario de 1,90 dólares. No obstante, el avance es notorio, pues en 1990 la cifra era del 22,5 por ciento (22 de cada 100).

El total de ciudadanos en esta condición en el país es de 2,2 millones, lo que ubica a Colombia como un país intermedio en la misión de reducir el número de quienes viven con poco bienestar. Precisamente, el Plan de Desarrollo para los próximos 4 años, que aún está en etapa de construcción, se está enfocando en la erradicación de la pobreza extrema en las ciudades.

ODS busca llegar al 3 %

Pero, en general, los avances se han dado en todas partes. En el mundo, entre 2013 y 2015, 68 millones de personas salieron de la pobreza extrema. Para el 2030, entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de Naciones Unidas, está el de diezmar la pobreza extrema hasta llevarla al 3 por ciento, aunque esa meta sigue preocupando debido a que el ritmo de reducción de ese flagelo que llevaba el mundo se ha menguado.

Además, el informe del Banco Mundial advierte que el progreso hacia la eliminación de la pobreza extrema ha sido desigual, lo que evidencia las brechas entre países. Así, en 1990, el 80 por ciento de los pobres extremos vivían en Asia oriental y el Pacífico o el sur de Asia.

Hacia el 2015, más de la mitad de los pobres del mundo estaban concentrados en África subsahariana, donde el 40 por ciento de los pobladores están en la franja de la pobreza extrema. La situación se agrava en la República Centroafricana, donde el 77,7 por ciento de la población sigue inmersa en esta maraña.

16 países ostentan cero pobreza extrema, entre estos Suiza, Suecia, Finlandia, Alemania y Francia.

Por el contrario, en los niveles opuestos, donde parece existir un bienestar pleno para todo el mundo, 16 países ostentan cero pobreza extrema, entre estos Suiza, Suecia, Finlandia, Alemania y Francia.

En general, la pobreza abarca un déficit en ingresos y consumo, al igual que un bajo nivel educativo. Por ello, uno de los frentes que es necesario afrontar para permitir aumentar más los avances logrados es la educación. El informe del Banco evidencia que a menor educación, las demás condiciones para el ser humano empeoran: mala salud, bajos niveles nutricionales, falta de acceso a los servicios básicos, entre otras características de los países con economías de bajo crecimiento y, por ende, de escaso bienestar para sus pobladores.

El ingreso es clave

Alrededor de la pobreza se presenta una serie de redes que atrapan al ser humano en una trampa de la que es difícil escapar. Así, en un país con poco desarrollo es más difícil acceder a la educación; con bajo nivel de formación es más complejo entrar en el mercado laboral o, al menos, tener ingresos suficientes para darles mejores oportunidades a los hijos. Por esa razón, aunque se diga que el ingreso no es la fuente de la felicidad, en términos de reducción de la pobreza sí es clave.

El informe del Banco Mundial coloca a Noruega como el lugar en el que los habitantes tienen mayor ingreso per cápita. Allí, el promedio es de 70,92 dólares al día, mientras que en el otro extremo está Níger, con 2,59 dólares al día.

Colombia, que en términos per cápita se ubica en el puesto 49 entre 91 países, tiene un ingreso por habitante de 14,28 dólares al día. Adicionalmente, en nuestro país hay una honda desigualdad, pues solo el 1 por ciento de la población concentra el 20 por ciento de los ingresos.

Otro indicador de nuestro país, a través del cual se evidencia la marcada desigualdad socioeconómica, es que el 40 por ciento de personas ubicadas en la franja de menor ingreso viven con 4,24 dólares al día, es decir, un peldaño más arriba que el de extrema pobreza.

El ritmo de reducción de la pobreza se ha desacelerado en los últimos años

Entorno mundial

Del informe del Banco Mundial se desprende que, entre 164 países, más de la mitad (84 países) han alcanzado niveles de pobreza extrema por debajo del 3 por ciento a partir de 2015. En contraste, tres cuartas partes de los países del África subsahariana tenían tasas de pobreza superiores a 18 por ciento en 2015.

Si se mira la situación a nivel global, el Banco Mundial advierte que se ha bajado la guardia. “El ritmo de reducción de la pobreza se ha desacelerado en los últimos años”. Muestra de ello es que, en los 25 años, de 1990 a 2015, la tasa global de pobreza disminuyó en poco más de 25 puntos porcentuales, equivalentes a una disminución promedio de un punto porcentual al año; sin embargo, los dos años últimos del estudio (2013 y 2015) solo disminuyó 1,2 puntos, es decir, 0,6 puntos porcentuales por año.

Para el organismo internacional, una de las razones de esa desaceleración es la creciente concentración de la pobreza extrema en el África subsahariana, lo que está relacionado con un crecimiento económico más lento que el promedio. Tal situación debe ser una alerta para países como Colombia, que en los últimos dos años estuvo sumida en la desaceleración económica, sin lograr crecer su producción más allá del 2 por ciento ni reducir aún más el desempleo en las grandes ciudades.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.