En bancos, y sin ejecutar, hay $ 22 billones de entidades públicas

En bancos, y sin ejecutar, hay $ 22 billones de entidades públicas

Acueductos, colegios, hospitales y cientos de vías se podrían hacer con este dinero, hoy engavetado.

obras civiles

Con los recursos engavetados, la posibilidad de desarrollar obras civiles se ha aplazado.

Foto:

Reuters

Por: Sebastián Londoño Vélez
25 de agosto 2018 , 10:00 p.m.

Los recursos que las entidades regionales han dejado de gastar y que podrían aprovecharse para construir muchas de las obras que le faltan al país ascienden a 22,2 billones de pesos.

Están en decenas de cuentas bancarias de todo el país, guardadas, cuando podrían destinarse –por ejemplo– para el desarrollo de más de 1.500 kilómetros de carreteras, cerca de 10 hospitales nuevos, colegios para unos 150.000 estudiantes e, incluso, 77 acueductos como el que necesita Mocoa.

El inventario de estos recursos, engavetados en todo tipo de vehículos financieros, forma parte de un estudio hecho por el auditor general de la república, Carlos Hernán Rodríguez, y su equipo, quienes encontraron que, solo en el 2017, había en los bancos más de 12,8 billones de pesos sin utilizar, en tanto que los casi 10 billones restantes estaban acumulados de años anteriores, es decir, quedaron almacenados y nunca se ejecutaron.

Cuentas corrientes y de ahorro, CDT, fondos especiales y hasta depósitos en el exterior hacen parte del ‘portafolio’ de recursos sin utilizar por las entidades regionales, aunque las dos primeras tienen la mayor parte: 95,44 por ciento del total.

Déficit by Gabriel Florez on Scribd

El inventario de estos recursos, engavetados en todo tipo de vehículos financieros, forma parte de un estudio hecho por el Auditor General de la República

Rodríguez le aseguró a EL TIEMPO que esta cifra se suma a los más de 14 billones de pesos que, de acuerdo con cálculos de la Contraloría General, fueron desviados.

“Acá llama la atención que el Estado no está para tener la plata guardada, sino para ejecutarla. Esto está afectando el desarrollo de programas que cada entidad tiene que realizar, sobre todo porque todas están constantemente solicitando más recursos, y eso es válido, pero, entonces, ¿por qué no ejecutan estos 22,2 billones de pesos?”, aseguró. Y agregó que se revisará qué han hecho las contralorías regionales en cada uno de estos casos, porque –añadió– “si no han anunciado ninguna actuación, pues ellas tendrán que asumir su parte de responsabilidad ante la Auditoría”.

No obstante, explicó que la presunta culpabilidad directa en estos casos sería de los alcaldes y gobernadores, por la falta de ejecución, y, por esto, la entidad le remitió una copia del informe a la Procuraduría, con el objetivo de que determine si existe alguna investigación disciplinaria a la que haya lugar”.

En su concepto, sí la hay, sobre todo por la contundencia de los hallazgos. Y es que una de las principales conclusiones a las que llegó este órgano de control fue que “durante los últimos tres años, se han mantenido importantes saldos de recursos financieros en el sistema bancario, privilegiando en cierta medida la especulación financiera frente a la atención de las necesidades básicas insatisfechas de la población”.

Presunta culpabilidad directa sería de alcaldes y gobernadores, por la falta de ejecución. Por eso, se remitió una copia del informe a la Procuraduría

Ranquin de ‘ahorradoras’

Esto lo han hecho, sobre todo, los departamentos de Antioquia, Meta, Cundinamarca, Casanare y Santander, que lideran el ranquin de las entidades regionales más ‘ahorradoras’: entre las cinco tenían más de 3,5 billones de pesos en cuentas corrientes y de ahorro, según los datos registrados con corte al 31 de diciembre del año pasado.

Por el lado de los municipios, los que más recursos tenían guardados en cuentas bancarias, también con corte al año pasado, eran Medellín, Cali, Puerto Gaitán (Meta), Soacha y Santa Marta, entre las cuales hay casi 2 billones de pesos aún sin ejecutar.
Como si esto no fuera poco, la Auditoría también denunció que hay entidades que no ejecutaron un solo peso en varios sectores. Por ejemplo, Riohacha y Barrancas, ambas en La Guajira, tenían –en total– más de 10.000 millones de pesos para obras de transporte, pero todo el dinero quedó engavetado.

De hecho, se encontró que casi veinte entidades a lo largo y ancho del país tienen ejecuciones menores al 10 por ciento durante toda la vigencia 2017, panorama que se repite en los sectores salud, educación, y agua potable y saneamiento básico, entre otros.

Lo anterior llevó a que Rodríguez planteara la necesidad de tramitar una profunda reforma del sistema de control fiscal, a través del Congreso de la República, sobre todo porque “la falta de ejecución de dineros públicos es tan perjudicial como su desvío, y no es posible que haya excedentes de liquidez depositados en cuentas del sistema financiero, sin generarles mayores beneficios a las entidades depositarias”, concluyó.

SEBASTIÁN LONDOÑO VÉLEZ
seblon@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.